"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL IMÁN Y LA BRÚJULA

Juan Ramón Biedma nos habla en “El imán y la brújula”, recientísimamente galardonada con el premio NOVELPOL a la mejor novela policíaca del año 2007 y finalista del premio Hammett de Semana Negra; de temas tan actuales, duros y controvertidos como las snuff movies, las sectas religiosas, la corrupción de menores, los asesinos en serie, la masoneria, el fascismo y el colonialismo.



Arranca la narración con un primer capítulo, hiperbreve, que impacta y sacude al lector por su crudeza, como si hubiera caído, de pronto, en un pozo ciego de terror salvaje, protagonizado por un asesino serial, cruel y despiadado: “Para no mirar la agonía de la niña a sus pies, intenta fijar la mirada en el calendario de la pared, que le sirve para recordar... que el 23 de noviembre de 1926 aún no ha terminado.”

Sí. Estamos en 1926. En esa Sevilla que tanto gusta a Biedma. Y no se trata de un flash-back, ni mucho menos. Porque uno de los grandes logros de “El imán y la brújula” es contar una historia brutalmente contemporánea, que toca esos temas de triste actualidad que hemos reseñado, radicándola en una década tan improbable como la de los años veinte que, en este caso, distan mucho de ser felices.



Uno de los aspectos que más me subyugan de la prosa de Biedma, como ya dijimos en la reseña que escribimos sobre “El efecto Transilvania”, es la capacidad que tiene de generar y transmitir sensaciones táctiles a través de las páginas de sus libros. Y, desde luego, en “El imán y la brújula”, lo consigue de largo, generando en el lector una agobiante y permanente sensación de oprobiosa angustia.

Estamos ante un libro posmoderno que, para contar muchas de los vicios de las sociedades actuales, hunde sus raíces en una época turbulenta de la historia de nuestro país, que ya anticipaba lo que estaba por venir a través de la amenazante figura de un militar que andaba haciendo la guerra de Marruecos.



Un grupo de iluminados se basan en las enseñanzas del Marqués de Sade para renunciar a Dios. Gente poderosa y bien conectada, que no dudará en defender sus privilegios cuando, de repente, un don nadie empiece a husmear en sus asuntos, acompañado de una singular caterva de personajes que, como ha señalado Paco Ignacio Taibo II, hacen que “Biedma se haya convertido en un artista de una nueva novela negra, esperpéntica, que podría calificarse de nieta de Valle Inclán.”

Efectivamente, los personajes que deambulan por la Sevilla y el Madrid tan atractivamente recreados por Biedma, parecen provenir de aquel Callejón del Gato de los espejos deformantes, transmitiendo una visión subjetiva, personal y muy particular de la realidad circundante.

Una novela adictiva y atractiva, con personajes bien trazados, una historia compleja y rica en matices que tiene su punto fuerte en la densidad y sensación de angustiosa realidad que el autor consigue transmitir en cada capítulo, en cada página, en cada párrafo.



Una novela soberbia y sobresaliente que deslumbrará a lectores de todo tipo y condición y que confirma a Biedma como uno de los autores españoles de culto y cabecera, de imprescindible seguimiento.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , ,

9 comentarios:

Alberto Bueno dijo...

snuff movies??? y eso que e' lo que e' shiquillo???

Jesús, ¿a qué ritmo posteas día tras día? Impresionante... :-)

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

La próxima novela tras Lorenzo Lunar, a la que le hundiré el diente será ala de Biedma.

Jesús Lens dijo...

Alberto, haciendo a tu apellido, no sabes qué es una Snuff movie y créeme que no seré yo quién te saque de tu bendita inocencia.

Alter, Bieda es muy, muy grande.

Alberto Bueno dijo...

Ale, ya he buscado lo que es una snuff movie... en google (esto en referencia al artículo que has publcado acerca de "la puta más buena del mundo" jejeje). Internés, que da pa to'. Si quiero conservar mi bendita inocencia (Jesús, me conoces pocooo jaajja), tendré que dejar de leer este blog).

Por cierto, vaya cosa rara las snuff movies. Otros pillaos de la cabeza, como el de la búsqueda de la puta.

SamurayaCanela dijo...

"Shiquillos", así por ser:
El snuff movie es un tipo de película en que la víctima y el victimario no son actores sino personas reales. Responden a un guión previo y la gracia es que todo sea verídico. No confundir con documentales acerca de derechos humanos ni con los noticiarios. "Guinea Pig" fue considerada una snuff movie hasta que se supo que la mina que era torturada y asesinada en pantalla era una actriz y seguía viva. Muchos piensan que las mujeres asesinadas en Juárez han servido al propósito de filmación de snuff movies. Interesante género.

SamurayaCanela dijo...

Y algo que olvidé decir en el comentario anterior: ¡¡Quiero leer a Biedma!! y ya asumí que es casi imposible que encuentre su libro en estas tierras...o al menos, no aún.
Aparte...él está muy guapo.

Jesús Lens dijo...

Bueno, Alberto. Pero yo no fui el que te enseñó esas cosas feas, que conste.

Canela, las novelas están a la altura del autor y él al de ellas. Una altura muuuuy alta.

Tengo una deuda lectora con usted que no he cumplido porque soy un desastre y encuentro el mensaje con los archivos. Imprimí y perdí. Porque vivo instalado en el caos.

SamurayaCanela dijo...

Jesus: ya no me acuerdo lo que te mandé...si quieres te envío mi cuento Snuff movie...una snuff tercermundista con ánimo de globalizarse.
Lo de la guapeza de Biedma no lo creo solo yo, sino también algunas minas que estaban conmigo cuando me metí al blog.

Jesús Lens dijo...

Mándame ese de Snuff Movie, que luego se lo haremos seguir a Alberto Bueno para corromperle un poco ;-)

Bueno, bueno, veo que Biedma va rompiendo corazones!!!!!!!