"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL TREN DE LAS 3.10 A YUMA

Debería comenzar esta reseña advirtiendo al lector que, para mí, un tipo montando a caballo y disparando un Colt mientras su frente suda bajo un sombrero de ala ancha, quemado por el inclemente sol del desierto; es la mejor imagen que se puede ver en una sala de cine. Esto es, que el cine del Oeste, los westerns, me flipan.



Y, como por desgracia el género está en horas bajas y apenas nadie filma ya pelis del Oeste, poder ir a un cine de estreno y, en pantalla grande, tener la posibilidad de ver un filme protagonizado por pistoleros, indios, vaqueros y demás paisanaje; es un lujo. Un privilegio.

Así que, por supuesto, entré a “El tren de las 3.10 a Yuma” con la ilusión de un crío chico al que llevan a ver la última película de Pixar. Receptivo, abierto y optimista, firmemente dispuesto a disfrutar de las hazañas de Christian Bale y Russell Crowe, pistola en mano.



Y me gustó. Bastante. Mucho. Excepto el episodio final, que me pareció excesivamente forzado y tontorrón, toda la película tiene un desarrollo muy coherente, bebiendo de esa histórica tradición, literaria y cinematográfica, que analiza la figura del héroe, el arquetipo del mito y su influencia en la realidad.

La película arranca con un niño que se despierta, por la noche, asustado. Enciende la lámpara y coge un librito que reposa encima de su mesa. Una novela del Oeste sobre un pistolero mítico. Y, sobre la marcha, el caos. Unos villanos entran a galope tendido en el rancho y queman el establo, sin que el padre del chaval -un ajustado Christian Bale- haga nada por evitarlo.



Al día siguiente, el chaval tendrá ocasión de contemplar otra actuación, mucho más excitante, protagonizada por un tipo carismático, un pistolero rápido como el demonio, letal, que parece rodeado por un aura en lugar de por la tristeza que apesadumbra a su padre, un labriego con un inequívoco sombrero de campesino que jamás podría hacer frente a alguien como el personaje interpretado por Crowe.



A partir de ahí se entreteje una muy bien contada historia de amor/odio y atracción/repulsión entre dos modelos paternos tan diferentes como complementarios que, como decíamos, solo flojea al final.

Entre medias, por supuesto, asaltos a diligencias, duelos, tugurios, chicas fáciles, whiskey, charlas nocturnas en torno a un fuego, venganzas, maldades y asesinatos. El western, o sea.

Después están los secundarios, con Peter Fonda a la cabeza. Muy bien trazados. La acción, muy bien resuelta. La fotografía, excelentemente conseguida. Un ritmo tranquilo en el devenir de la historia. Pausado. Introspectivo.



Un estupendo western del siglo XXI que bucea en las raíces y la esencia del género, cuestionando algunos de sus postulados históricos. Por supuesto, no vamos a pensar que, a raíz de “El tren de las 3.10 a Yuma” asistiremos a un revival del género, pero sí que nos animaremos a ver la segunda parte de “Deadwood” y, posiblemente, aprovechemos la coyuntura para ver películas como “Centauros del desierto” o “El hombre que mató a Liverty Valance”, temáticamente más emparejadas con este Yuma que la propia “Solo ante el peligro” con la que tanto se la compara.

Valoración: 7

Lo mejor: la modernidad del planteamiento sobre la figura del héroe, a través de una narración de corte clásico.

Lo peor: el tiroteo final. Por lo que significa, mayormente.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.


18 comentarios:

RAsh dijo...

Tengo que verla y empezar la tercera de Deadwood.

Rash dijo...

A ver si no la quitan que las pelis del oeste duran poco en cartel y ayer dado que parecía mas perecedera (y tu la recomendabas) vi "Tropa de elite"

Alfa79 dijo...

Pues parece que la película promete.
Yo antes era un seguidor de las pelis del oeste, y sobre todo de aquella última época de Cleant Eastwood ("Sin perdón", es -para mí- una obra maestra).

Ahora estoy mu apartaillo del cine, aunque intentaremos verla.

Alfa79

Lía Vega Erao dijo...

Esta peli esperaré a verla en dvd, en casa y con palomitas...

SGCI. dijo...

Jesús, ya he visto Los Falsificadores y he vuelto a leerme lo que escribiste de ella. Claro que sí.
Gu.

Twister dijo...

Evidentemente me muestro sorprendido por el rendimiento que le sacas a tu tiempo, Jesús, yo llevo una temporada que no me cunde nada; habré de organizarme....

Por cierto esta película me la apunto por Cristian bale y Russell, que para mi son dos grandísimos actores...

saludos

A. Romero dijo...

La película es una gozada. Y el gorrillo del Russell Crowe, digno de verse.

Lía Vega Erao dijo...

al final tendré que ir al cine a velra... (también me encanta Russell)

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Normal que te guste este tipo de películas. Si te pones a correr al mediodía, nadie te acompaña y tu frente empieza a sudar... ¡¡¡El llanero solitario Jesús Lens cabalga de nuevo!!! Sólo te falta ponerte el sombrero y montar a caballo.

El revólver no te falta porque, por más que te lo decimos que no corras a esas horas, tú VOLVER, VOLVER Y VOLVER (que es lo mismo que REVOLVER).

Saludos jinete.

Lía Vega Erao dijo...

Gregorio!!! tienes toda la razón!!! jajajajaja! Jesús viene del salvaje oeste (por lo menos)

Alberto Bueno dijo...

Malo. Ya no coincidimos en algo, cachis... A mi, las pelis del Oeste, nada de nada. No me gustan.

Mala entrada esta jeje

Un saludo del Este

Nefer dijo...

Bueno Jesús, otra más... esta me la apunta por Christian Bale que se está convirtiendo en uno de mis actores sexys, y la veré porque las pelis del oeste son de mi género preferido, que mi padre me lo inculcó desde chikita. Pero me da que será en dvd... porque la crisis está agairrada a mi bolsillo.

Saludos.

Paco Montoro dijo...

Anoche tuve la oportunidad de verla y en VOSE, espectacular. Los aficionados al wester (que es el cine puro)no debemos de dejar de ver esta joya, aunque con un final algo raro, pero creible.
Celebro tu oportuna entrada

Anónimo dijo...

¿Por qué últimamente todos los weterns son "crepusculares"?
Rigolettro

Jesús Lens dijo...

Jajajaja. Gregorio, qué razón tienes. Es como cuando vamos corriendo un puñado de amigos, escuchándose las respiraciones y los pasos. Puro western.

Rigoletto, pues no sé. Será porque es lo que nos mola a los espectadores.

Me alegro de que les haya gustado esta entrada. Una buena peli. Pero vaya a ver antes "Tropa de elite" que se caerá de la cartelera ya mismitico.

Rash, vamos hombre, vamos.

Alberto, el western es lo mejor que hay.

Jesús Lens dijo...

Paco, en VOS... qué gozada. Y qué suerte.

Rash dijo...

Por fin la he visto, se me ha resistido un poco para las ganas que tenía.
Una peli bastante buena y no le veo las pegas que mencionas al final.
Todos muy en su papel, a mi me gustaron especialmente a parte del Crowe alguno de los secundarios como el bueno del Alan Tudyk haciendo de noble matasanos (su respuesta sobre que clase de medico era es genial) y el que hace de Charlie Prince, un malo del oeste de los de toda la vida.

Jesús Lens dijo...

Rash, un malo malísimo. De lo mejor, sin duda. No me gustó el cambio final de Crowe. No me convenció. Pero la peli es excelente.