"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

ASESINATO JUSTO

En estos últimos meses hemos tenido oportunidad de disfrutar con películas como “Rocky Balboa”, “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal” o “La jungla 2.0”, protagonizadas todas ellas por actores maduros que, en su juventud, pusieron su atractivo careto al servicio de héroes de acción de las más diversas condiciones, orígenes, pelajes y cataduras morales.


Y en todas ellas, los guionistas supieron cómo jugar con el imaginario colectivo del espectador a través de acertadas y oportunas reflexiones sobre la vejez, el paso del tiempo y los estragos que los años hacen en las personas.

En “Asesinato justo” se reúnen, por fin, Al Pacino y Robert de Niro, compartiendo plano tras plano, en una película. Los dos mejores. Los dos monstruos. Los dos cracks. Por fin juntos. La pareja más anhelada, posiblemente, desde los tiempos en que Paul Newman y Robert Redford filmaran “El golpe” y “Dos hombres y un destino”.



¿El resultado? Pues como ayer barruntaba en la carta que le enviaba a mi amigo Jorge... francamente triste y decepcionante. Primero, porque entre Pacino y De Niro no hay chispa ni complicidad alguna. Ni cuando el primero le dice al segundo que es su maestro y espejo en que mirarse, a modo de ¿chiste? ¿homenaje? ¿reconocimiento? Sencillamente, falta química.

Cuando están juntos en pantalla, no transmiten sino un cierto embarazo por compartir fotogramas. Como si fueran demasiado grandes para entrar a la vez en el mismo plano. Y por eso, el final de la película, resulta hasta cierto punto patético.



Segundo, porque ambos actores están envejeciendo francamente mal, como si fueran una parodia de sí mismos y de lo que representaron en su momento. Táchenme de hereje, pero el Silvester Stallone de Rocky tiene más dignidad que esta pareja de abueletes tribuletes.

Al pobre Al, de la cara de pajarico que se le ha quedado, da la sensación de que en cualquier momento se le va a caer la mandíbula postiza. Y al diseñador de producción que ha vestido a Robert de Niro con ese chándal gris, que ya no se vende ni en el mercadillo más cutre del pueblo más remoto de Kazajistán... habría que colgarlo por los pies. ¿Es que no ven a los Soprano, hombres de Dios, para saber cómo son los chándales del siglo XXI.



Vale que el guionista introduce un par de chistes a costa de la edad de los personajes, pero suenan tan forzados como el resto de la ¿historia? que cuenta “Asesinato justo”. Porque, más allá del execrable discurso moral que transmite la película (y que está superado desde los tiempos de Harry el Sucio y Bronson el Justiciero) el problema de la película es que aburre hasta a las ovejas, es terriblemente previsible y, sencillamente, no aporta nada interesante.

Total, que no es que me arrepienta de haber ido al cine a ver “Asesinato justo”, pero sí me queda el sabor agridulce de contemplar a mis dos actores favoritos haciendo el ridículo en una película sin chicha, sin contenido y sin aliciente alguno.



El signo de los tiempos, seguramente.

Valoración: 3.

Lo mejor: que cualquier otras cosa que vea de Pacino y De Niro tiene que ser obligatoriamente mejor que esta farfollá de película.

Lo peor: Ver cómo se nos vienen abajo dos de nuestros mitos de siempre.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.



Etiquetas: , , , , ,

12 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema de la película es que se ha concebido como un vehículo para el lucimiento de los dos monstruos sin más, y eso hace que resulte pobre, Sin embargo, recuerda Heat, en la que también se juntaban De Niro y Pacino, y su presencia lo que hacía era engrandecer un peliculón, y no apagarla como hacen en esta.
Jorge

Jesús Lens dijo...

Pero es que en Heat estaba Michael Mann al mando de operaciones. y eso es mucho decir!!!

Efectivamente. Aquí parece que han dicho: con ellos dos juntos, lo demas sobra.

Y no. No sobraba. Falta guión imaginación, etc.

Anónimo dijo...

Será por eso que los artistas siempre so reticentes a compartir escenario o cartel con su máximo rival en lo profesional. Los resultados suelen ser decepcionantes porque están más pendientes de chupar cámara y protagonismo que de mostrar lo que realmente valen.

Claro

El Foces dijo...

Pero bueno, alguna tia en pelotas saldra, no? Claro que si es de la edad de estos...

Lía Vega Erao dijo...

Jajajaj... buen post y buenos comentarios... Capi... iré a verla... no se cuando, pero si.. me convence.

Saludos nazaríes

Jesús Lens dijo...

¿Te convence? Bueno, desde luego no seré yo el que haya aportado nada para ese convencimiento... Lía, que te lías...

Lía Vega Erao dijo...

Lía se lía, entre lío y lío... pero ya lo tengo asumido...jajaja... está bien que lo tenga asumido, no?

Nefer dijo...

Pues vaya chasco Jesús, esperaba más de estos dos colosos en otra oportunidad de verlos juntos ya que en Heat creo que no llegaban a compartir ninguna escena.. pero ya mas quitao to la ilusión, como mucho la sacaré del videoclub algún día.

Saludos.

javi dijo...

Jo macho, me has hecho polvo. Mis dos actores fetiches por los suelos. Eso sí, reconozco que intuía que no sería una gran obra por los trailers que he visto. Me pareció un ejercicio de lucimiento extremos de estos dos dinosaurios; y lo del envejecimiento de ambos, jajaja, estoy contigo, la cara de guasa de de Niro y de vampiro raquítico de Pacino...

Paco Montoro dijo...

Estas películas no me llaman la atención Jesús, ver estos dos monstruos de la actuación en sus horas mas bajas me deprime.
Hay que volver a ver Taxi driver o Carlitos Guay para quitarse ese amargor de boca

El Foces dijo...

No se si fue justo... El tio me puso un pistolon en la cara y a lo antiguo va y me dice "la bolsa o la vida" Xoder!!! rapidamente le di la bolsa.

Lo vi correr abriendo y mirando la bolsa, luego oi un disparo, fui para alla... !se habia suicidado! Sería por la bolsa, obviamente, llena de basura?

Que injusticia...

Jesús Lens dijo...

Foces, eso es un microrrelato en sí mismo!!!

El problema es que no hay guión. Ni interés. Una película vilmente alimenticia, en el peor sentido de la expresión.

Un fiasco. No vayan a verla. Ni de coña!!!