"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

POZOS DE AMBICIÓN

Quiso la casualidad que fuéramos a ver “Pozos de ambición” justo después de asistir a un curso en que se hablaba de liderazgo. Y, curiosamente, para ilustrar los posibles modelos de liderazgo que existen, la profesora había proyectado cuatro secuencias de otras tantas películas en que sus protagonistas son líderes natos, de “Patton” a “Ghandi” pasando por “El Club de los Poetas Muertos”.



Así, empezamos a ver “Pozos de ambición” y, justo después del silencioso y brutal arranque de la película, protagonizada por un Daniel Day Lewis en estado de gracia, asistimos a una secuencia en que éste tiene que hablar en público para convencer a los dueños de unas parcelas de tierra bajo cuyo suelo hay petróleo de que se las ceda en arrendamiento a su empresa.

Y allí me descubrí, en la platea, intentando encuadrar a Daniel Plainview, que así se llama el protagonista de la última película de Paul Thomas Anderson, dentro de los parámetros de liderazgo que Reme nos había ido desgranando esa tarde.



¿La conclusión?

Pues no sé qué pensarán mis colegas de curso, si alguno ha visto la película, pero el amigo Daniel Vistaplana parece ser un líder a su pesar. Frío, detestable, duro y atormentadamente complejo por una parte, aunque básico y primario hasta lo descarnado por otra; el personaje principal de “Correrá la sangre” -auténtico nombre de la estúpidamente traducida como “Pozos de ambición”- es de esos papeles llamados no sólo a conseguir el Óscar (cuando escribo estas líneas faltan un puñado de horas para que comience la ceremonia en LA*) sino a marcar un hito en la historia de las interpretaciones cinematográficas más celebradas y recordadas en el tiempo.



Hay momentos en que Daniel Day Lewis le confiere a su personaje tanta intensidad que roza lo sobreactuado, pero, por lo general, impresiona su recreación de ese salvaje buscador de oro y plata, enriquecido hasta la desmesura cuando encontró el otro oro, el negro. Sus relaciones personales nos lo describen como frío y ambicioso, y así aparece en uno de los momentos más intensos de la película, al sostener que odia a todo el mundo.



Sin el más mínimo talento, actitud ni aptitud para las relaciones sociales, Daniel Plainview es un personaje trágico que, como el Kane de Orson Wells terminará alcanzando las más altas cotas de la miseria. Las relaciones con su hijo, con su hermano y con el cura visionario marcan la esencia de un individuo-prototipo del capitalista salvaje de los EE.UU. de principios de siglo. Una precisa radiografía de unos tiempos duros en que la riqueza fluía con generosidad... para quién sabía cómo canalizarla.



Y, aparte de las relaciones humanas, está la parte “documental” sobre el petróleo y sus métodos de extracción. Imágenes muy poderosas y bien filmadas, en las que la dureza, la sequedad y esterilidad de al superficie del territorio contrasta con la riqueza que alberga en su interior. Una riqueza, aún así, viscosa y negra, puro detritus.



Una película larga, densa y bien resuelta, con uno de esos finales abruptos que tan de moda se están poniendo. Una película que, a buen seguro, será analizada por profesores y especialistas de empresariales, liderazgo, estrategia y demás cuestiones adyacentes. Un filme que, además, si termina triunfando en lo Óscar, más allá del probable galardón a Daniel Day Lewis, demostraría que las cosas están cambiando, y mucho, en la Meca del Cine**.



Lo mejor: Daniel Day Lewis: inmenso, radical, brutal.

Lo peor: Los diálogos con el hermano. Llegan a hacerse demasiado largos y tediosos.

Valoración: 7

(*) Efectivamente, DDL ganó el Óscar al mejor actor.


(**) Efectivamente, “Pozos de ambición” no arrasó en la ceremonia de los Óscar. Fueron los Hermanos Coen y su “No es país para viejos” quienes se llevaron los premios gordos.

18 comentarios:

Twister dijo...

Esta ya estuve a punto de verla la semana pasada, pero su extrema duración me tira para atrás muchísimo, por muy buenas actuaciones, ambientación, música, trama,... casi tres horas es demasiado, pero la veré.

Jesús Lens dijo...

Twister, merece la pena. Con excepción de algún diálogo, se lleva muy bien y DDL está que se sale, justo Oscar.

¿Qué tal por Segovia?

Twister dijo...

Intentaré verla para ver si se ha merececido la estatuilla.

Por Segovia re-bien, muy cansado hoy, las agujetas, fuimos a currar, a hacernos una peña para las fiestas, currar es malísimo, menos mal que nos regamos el gaznate con unas birrillas para brindar por el trabajo bien hecho. Gracias

Jesús Lens dijo...

Ya nos contarás tus impresiones. Twister, el trabajo, bien regado, gana un montón.

Twister dijo...

ya te digo Jesus, unas birras y una buena cena y parece que el trabajo ya puede por fin cerrarse. Saludos.

Alfa79 dijo...

¡ Envidia me dás con la pelicula, Patón !
Por motivos varios no puedo verla, y será difícil que la vea ... ¡ en "sala"!. Sí escuché las críticas en el programa de cine de "La 2", y decían que era "buenísima" (larga, pero excelente).

Supongo que el Óscar estará bien merecido.

Twister, en Segovia con la birra, el cochinillo (dicen que el cordero está mejor) y el Dyc-8.
Vamos, que eso sí que da envidia.

Saludos desde "el desierto". Alfa79

Jesús Lens dijo...

Florens escribirá algo parecido a "Una retirada a tiempo es una victoria" en que contrastará la retirada de herreros tras su triple providencial con la de Fermín Cacho, quien se empeñó inutilmente en prolongar hasta el absurdo una carrera ya terminada.

En otra entrada, Florens defenderá que hay vida más allá de la alta competición, reseñando el ejemplo que habéis dado de Luis Enrique, la evolución como maratoniano de Armstrong y la voracidad triatleta de Jalabert.

¿Qué os parece?

Alberto Bueno dijo...

Un secreto ancestral, que va a irrumpir ahora en Pateando el mundo... atentos todos... XD Aquí tienes el truco para que el texto se mueva:

marqueeTEXTO/marquee

(te he tenido que poner esto así porque si no, no me deja publicar. simplemente le añades, respectivamente, <>)

Un saludo y estamos en paz

Alberto Bueno dijo...

ocho intentos para conseguir publicar el anterior comentario... tiene mérito.

Jesús Lens dijo...

Pues no lo consigo. Supongo que donde pones marque tengo que poner los triangulitos. Pero ¿en añadir texto? ¿En la Navebar? ¿onde?

Twister dijo...

Alfa si birra y cochinillo, pero mi pueblo es más de cordero, Pedraza, la cuna del turismo en la zona, un pueblo muy bonico.

Alberto bueno, si le añades behavior="alternate" el texto va y viene por si no hemos podido leerlo, si le añades direction="up"
el texto irá de arriba a abajo.

Para estas cosas El escaparate de Rosa es fundamental.

Rash dijo...

A mi lo que mas me gusta de la peli son los comienzos tan del Tio Gilito buscando oro en el Yukon del prota, pero como actuacion me gusta mas la del reverendo y su hermano gemelo, tal vez por ser mas contenida. El DDL hace casi lo mismito que en ese ejemplo de lo sobrevalorado que es Gangs of New York

Alberto Bueno dijo...

Yo lo tengo puesto de la siguiente manera: he elegido poner un elemento html y escrito el marquee con sus triangulitos, he escrito mi texto, y he vuelto a escribir marquee (aunque ahora con la barra oblicua delante para saber que cierras). Ya no se si es eso lo que me preguntabas o no.

paco Montoro dijo...

Patón estoy con ganas de ver esta película que tan buena crítica dan de ella. Se me están acumulando!!!!Un saludo

Jesús Lens dijo...

Sobre todo por Daniel Day Lewis, Paco. Merece la pena verse.

Jesús Lens dijo...

Rash, con diferencia, el principio es lo mejor de la película, sin duda. Digamos que va de más a menos. Y es que llevamos una racha de pelis con finales raros y abiertos de la leche.

Rash dijo...

El final me parece bastante mas satisfactorio que las parrafadas de jubileta aburrido que se podia haber ahorrado el Tommy Lee Jones.
En este eso si me hubiera gustado que el DDL diga algo así como "Coñe, mira que dije que correria la sangre" (un final de los de antes que te decian el titulo de la peli).

Jesús Lens dijo...

Yo ya lo dije. El final de la peli, lo peor. De la de los Coen, digo. Pero me alegro del Oscar a esos hermanos singulares.

Correrá la sangre. Es que acojona eh Rash?