"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

NO ES PAÍS PARA VIEJOS (LA PELÍCULA)

El principal problema que conlleva en febrero de 2008 enfrentarse ¡por fin! al visionado de “No es país para viejos” en una sala de cine es que el espectador con gusto por la información cinéfila y cultural ya ha descontado todo lo bueno de la misma.


Me explico.

La película de los hermanos Coen se hizo visible, por primera vez, en el Festival de Cannes de 2007. Y el Festival de Cannes se celebra en el mes de mayo. Por tanto, han pasado ya casi nueve meses desde que se estrenara en el circuito internacional. Ya por entonces comenzaron las loas hacia la película, hacia Bardem y el resto de intérpretes, hacia la ajustada dirección de los Coen, etcétera.



Comenzaron las descargas por Internet y decenas de cinéfilos blogueros ya hablaban maravillas sobre la insania de la atmósfera fronteriza que transmite la película, sobre lo fiel que la misma resulta a la esencia de la novela de Cormac McCarthy en que está basada (y de la que escribíamos hace unos días) sobre lo ajustado de unos diálogos secos y descarnados, ácidos y lacónicos, etcétera.

Y, a medida que se acercaba el final del año pasado y el comienzo de 2008, comenzó el carrusel de premios, con Javier Bardem convertido en imán de galardones y reconocimientos, con el colofón del BAFTA británico, el Globo de Oro y la nominación al Óscar. Así, no es de extrañar que, cuando el viernes pasado ¡por fin! terminamos de ver la película, una señora que estaba en la fila de atrás de la nuestra, dijera que Bardem no estaba mal, pero que le había visto mucho mejor en otras películas, con interpretaciones más llenas de matices y registros.



Es normal. Llevamos tanta loa, tanta alabanza y tanto premio para el trabajo de Bardem que, cuando ¡por fin! le vemos en pantalla, nos sabe a poco lo que hace. Y es cierto que presenta un rostro monolítico y pétreo, pero es que precisamente ahí es donde reside la grandeza de una interpretación antológica y majestuosa. Porque cada vez que Chigurh/Bardem aparece en pantalla, transmite a la platea una absoluta y radical sensación de amenaza y desasosiego, sin necesidad de gritar como un loco o liarse a tiros como un descosido. De hecho, resulta mucho más amenazante cuando carga con la bombona de oxígeno que cuando aparece armado a la vieja usanza.



Y por eso, creo, cuando termina la película, abruptamente, nos quedamos todos un tanto fríos en nuestra butaca. La película nos ha gustado, conmovido, impresionado, etcétera. Pero todas esas sensaciones ya las habíamos descontado, ya las dábamos por supuestas, visto lo visto y leído lo leído desde hace tantos meses.

Porque era cierto que los Coen describen magníficamente ese territorio fronterizo entre EE.UU. y México, que sigue siendo el espacio idóneo para un western contemporáneo. Es verdad que el universo de McCarthy está perfectamente reflejado en pantalla y que los autores están soberbios. Pero, dándolo todo ello por sabido, cuando comienzan a desfilar los títulos de crédito en pantalla, es inevitable que te pellizque una cierta sensación de “Vale. Está muy bien la película, pero tampoco era para tanto”.



Y ese “pero” hay que ponérselo en el “debe”, sin atisbo de duda, al distribuidor que ha retenido el estreno de “No es país para viejos” hasta mitad de febrero, nueve meses después de su presentación en público. Vamos, que como esto siga así, me paso a la Mula. Palabrita de niño Jesús.

Valoración: ***

Lo mejor: Chigurh/Bardem (y seguimos engordando la bola de nieve) y la atmósfera con que los Coen impregnan cada uno de sus fotogramas.



Lo peor: El diálogo de Tommy Lee Jones con su padre. Mucho mejor resuelto en el libro que en la película, donde no termina de encajar.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.



14 comentarios:

Pinar dijo...

No pudimos ir, coñe.

paco Montoro dijo...

Patón si pinchas en mi blogs (Blogs de amigos Adrián) hace un comentario sobre el film, a ver que te parece.
Todavía no la he visto y a pesar que en Cahier du cinemá y Dirgido por...habla sobre la película, no quiero saber mucho de ella para no llevarme sorpresa alguna.

Estoy completamente de acuerdo con lo que dices, ese es un gran problema de distribución que repercute para mal en la película. Yo a pesar de informarme mucho de cine, leo mucho sobre películas ya vista o directores, opiniones de cine etc, pero procuro de no indagar mucho sobre alguna que esté interesado por ver, por ejemplo ésta.
De todas formas los Coen, desde El hombre que nunca estuvo allí, no levantan cabeza y deberían de volver a sus orígenes con guiones originales. Un saludo Jesús.

Jesús Lens dijo...

Pinar, habrá otras ocasiones.

Paco, yo hago lo mismo. leo mucho, pero a toro pasado. Si no, te joden la película. Sobre todo esos críticos que van de sobraos y te cuentan aspectos relevantes de la trama...

Los Coen siempre han sido muy literarios y creo que en este caso no te decpcionarán. Luego miro ese enlace. Voy a comer y ver la segunda de Bourne.

¿Qué tal las piernas? Luego me paso por tu casa un rato.

Jesús Lens dijo...

Pinar, habrá otras ocasiones.

Paco, yo hago lo mismo. leo mucho, pero a toro pasado. Si no, te joden la película. Sobre todo esos críticos que van de sobraos y te cuentan aspectos relevantes de la trama...

Los Coen siempre han sido muy literarios y creo que en este caso no te decpcionarán. Luego miro ese enlace. Voy a comer y ver la segunda de Bourne.

¿Qué tal las piernas? Luego me paso por tu casa un rato.

Twister dijo...

Veo que te ha gustado y eso me animará a verla todavía más, yo he visto este finde "La semilla del diablo" o "El bebé de Rosemary", flipante...

Jesús Lens dijo...

Twister, pedazo de película ¿verdad? Sobre todo el edificio Dakota, que parece un personajes más.

Paco, muy visceral Adrain. Eso me gusta.

¿Nadie más la vio?

Cruce de Cables dijo...

Amigo, te has venido a los blogger, es que aquí se puede hacer el tonto lo que quieres.
Estoy de acuerdo. Lamentablemente,
lo que duele es esa bombona de oxígeno. Quiero una para mi vecino.
US
JA

Jesús Lens dijo...

LO que acojona una bombona de oxígeno ¿verdad? Sí. Enlazando con el tema de los hijos de puta, qué bien le vendría a algunos...

SamurayaCanela dijo...

Y...aparezco aquí, Jesús, porque ayer fui a ver la peli, que lleva un tiempo corto en cartelera, bajo el título de "No hay lugar para los débiles"...podrás suponer que con ese título, la escena del sheriff con su padre no encaja por ninguna parte y la escena final del sehriff y su mujer, más fuera de lugar todavía. Tanto así que me sorprendí de que realmente hubiese terminado. Bardem...¡excelente!!! y el pobre Moss, que iba lo más bien, mostrando su audacia, valor e inteligencia...en el momento en que se le atraviesa la mina de las cervezas, como todo hombre que se precie de tal...cayó redondito y bajó la guardia. Un acierto de los hermanos productores, pero un mayor acierto del escritor. Siempre es mejor el libro que la película.

Jesús Lens dijo...

Ya lo decía la canción: "La perdición de los hombres son siempre las mujeres".

¿A quién se le ocurrió la pendejada de cambiar viejos por débiles? ¿Será por lo políticamente correcto de no hablar de viejos? Que hubiesen puesto no es país para personas de la tercera edad".

La novela es buena, pero la peli no es mala.

¿Viste un reportaje que tenemos aquí colgado sobre mc Carthy?

SamurayaCanela dijo...

Lo de la mina fue sensacional...era obvio lo que iba a suceder con Moss después de que se detuvo a decirle que no iba a "chelear" con ella, pero sí. No sé de quién fue la brillante idea de traducir el título...acá todos andan muy cuidadosos con las palabras que puedan herir a grupos, etnias, políticos, jueces, etc.No digo que la peli sea mala....me gustó mucho...solo que el final me dejó a medias...hasta llegué a pensar que me había perdido un parlamento clave. Leí lo de McCarthy y lo encontré muy bueno...además, él es un personaje...

Jesús Lens dijo...

Estoy contigo en que, al final, los Coen quisieron ser tan respetuosos con McCarthy... que la cagaron. El final es un anticlímax muy desaprovechado.

Twister dijo...

Yo me he quedado con cara de bobo tras verla, mi novia dijo que es buena, no para tanto (misma opinión que Jesus) y yo opino... ya leerán en el blog, avanzo: no se merece el oscar a la mejor película, no no no.

Twister dijo...

Yo me he quedado con cara de bobo tras verla, mi novia dijo que es buena, no para tanto (misma opinión que Jesus) y yo opino... ya leerán en el blog, avanzo: no se merece el oscar a la mejor película, no no no.