"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

FIN DE CICLO. PARTE I: PAU GASOL


Seguimos con el ya conocido The Florens Project, escrito a cuatro, pero con un sólo corazón, que presentamos hace una semana y que ya tuvo su primera parte con la Entrada dedicada a Haile Gebreselassie.


Queremos dedicar esta Entrada, sobre Pau Gasol, a Pedro, que está hecho un chaval, que nos regaña mucho durante los partidos, pero que nos aprecia y nos quiere un huevo. Que yo lo sé. Tanto como nosotros a él. Muchas felicidades, Perico.



La trayectoria de Pau Gasol es lo suficientemente conocida como para que resulte ocioso, en este momento, volver a recordarla con detenimiento. Su medalla de oro con los Golden Boys en Lisboa, su paso por el Barcelona, el draft y su salto a la NBA se pueden seguir en decenas de webs, con sólo poner Gasol en un buscador cualquiera de Internet.

Pero nos gustaría situarnos, en un ejercicio de empatía, en dos o tres momentos de la carrera de Pau.

El primero, cuando los Grizzlies, el equipo en que militaba en la NBA hasta hace unos días, perdieron el cuarto partido del play off de la temporada 2005-2006 frente a los Dallas Mavericks.



Hasta ese momento, todo había sido espectacular en la carrera de Pau. Sus impresionantes números y prestaciones habían hecho crecer a los Grizzlies hasta límites insospechados. El sólo hecho de alcanzar los play off por el título era un logro, aunque la primera vez que lo hicieron, terminaran cayendo por 4 a 0 frente a San Antonio, uno de los grandes equipos de la liga. Un éxito. De hecho, una proeza. Y gran parte de ese éxito era imputable a Pau, por lo que los responsables del equipo le ofrecieron una renovación del contrato, que le ligaría al club de Memphis hasta 2011, a cambio de unos 70 millones dólares.



La temporada 2004-2005 también fue buena. Los números de Gasol no fueron tan espectaculares como en los años precedentes, pero el equipo alcanzó los play offs con suficiencia. Esa fue la cara de la moneda. La cruz: volvieron a perder, 4-0, contra Phoenix.

El culmen en la carrera de Pau llegó en la temporada 2005-2006, cuando fue elegido para jugar el All-star game de la NBA, el partido de las estrellas. Otra buena temporada regular y, sin embargo, otra cruel decepción en los play off: 4 a 0 frente a Dallas.



Y a este punto de la historia nos queremos referir. Porque, si bien ese verano Pau ganaría el Mundial de baloncesto, en Japón, con la selección española -del que volvió lesionado- ya había en el aire una cierta sensación de fin de ciclo. Después de haber jugado doce partidos de play offs con los Grizzlies, la superestrella no había conseguido ganar ninguno y, lo que era peor, el equipo iba a iniciar una espiral descendente que, en la decepcionante temporada 2006-2007, le llevaría a no clasificarse para las rondas finales del campeonato. ¿Le faltaba a Gasol, de verdad, madera de campeón?



Por eso, si nos ponemos en la piel de Pau, estamos convencidos de que tras el último partido de play off que perdió ese año cobró conciencia de que su etapa en los Grizzlies estaba terminada. Atado por un contrato de larga duración, se rompió la magia entre el pívot español y el equipo de Memphis. Ya no se hablaba de Pau como el líder sobre el que construir un equipo ganador. Ya no había confianza. Nadie se creía las promesas que hacían los directivos del equipo de fichar con talento para apuntalar al equipo.

De hecho, las prestaciones de Gasol, bajaron notablemente en el Eurobásket de España y ese último lanzamiento a canasta que erró en la final contra Rusia es el mejor resumen de lo que se había convertido en una historia de pesadumbre y frustración. Porque a sus veintisiete años, parecía que Gasol acabaría pasando sin pena ni gloria por la historia del mejor baloncesto del mundo. Lo que al principio se consideró como una decisión acertada –jugar muchos minutos en un equipo pequeño para adquirir experiencia y tablas, contribuyendo a hacerlo grande- parecía haberse tornado en un error del que era imposible escapar.



El arranque de la temporada 2007-2008 conllevó una novedad: un íntimo amigo de Gasol, Juan Carlos Navarro, se incorporó a la disciplina de los Grizzlies. Pero en realidad, nada cambió en el equipo. Desde el principio comenzó a perder partidos, postulándose como una de las peores franquicias de la NBA. Los espectadores silbaron a Gasol y los dueños del equipo hicieron declaraciones en las que dudaban de que el español tuviera auténtica madera de estrella. Eso sí, Navarro, tras haber hecho una apuesta muy arriesgada en su carrera, estaba saliendo con bien del embite gracias, en buena parte, al apoyo de su amigo Pau.



Por eso, si podemos colegir que tras su tercera derrota por 4 a 0, Gasol empezó a plantearse la necesidad de cambiar de aires; estamos seguros de que, cuando empezara sus negociaciones con otros equipos de la NBA para forzar un traspaso, el dejar a Navarro, solo, en su aventura americana tuvo que pesar lo suyo.

La noticia saltó el viernes 1 de febrero. Gasol abandonaba Memphis. Hasta ahí, razonable. De hecho, ya se venía hablando de un posible traspaso de Gasol desde hacía meses. Ahora bien, que el destino del jugador español fuese, nada más y nada menos que los Lakers de Los Ángeles, posiblemente el equipo con más glamour de la NBA, era otro cantar.



¿Hacía bien Gasol en dejar un equipo en que era el líder indiscutible para marcharse a otro en que tendría que compartir el protagonismo con una estrella como Kobe Bryant, acusada de aburrir al mismísimo Shaquille O`Neal hasta el punto de forzar su marcha?



Es lo que tienen las grandes decisiones: que siempre son controvertidas, que siempre entrañan un riesgo, que siempre provocan vértigo.

Tras jugar los primeros cinco partidos con los Lakers, ganar cuatro de ellos, promediar treinta puntos y cerca de diez rebotes y colaborar a que Bryant anote, igualmente, más de treinta tantos por partido; Gasol decía lo siguiente: "he recuperado la motivación y la ilusión que me caracteriza como jugador. Ahora tengo una oportunidad inmensa de ganar cada noche y eso me ilusiona. Era algo que había perdido en los últimos años".



Llega un momento en la vida de las personas en que cambiar de aires, más que un deseo, más incluso que una necesidad; es una obligación. Porque los ciclos se agotan. Porque las necesidades básicas cambian. Porque el ser humano necesita estímulos que van más allá de una nómina a fin de mes o de una cierta seguridad laboral, profesional o personal.

Y tomar la decisión nunca es fácil.

¿Por qué ahora? ¿Y si esperamos un poco? ¿Y si nos concedemos otra oportunidad? ¿Y si las cosas cambian?

Pero la vida nos demuestra, una vez detrás de otra, que las cosas no mejoran por ciencia infusa. Que las cosas, para que cambien, necesitan de nuestro apoyo, de nuestro impulso, de nuestra colaboración. Y que, muchas veces, demasiadas, nos desgastamos en proyectos, aventuras, relaciones y trabajos que, por desgracia, ya están muertos.

Saber decir “hasta aquí hemos llegado”, plantarse y cambiar de rumbo, es una de las virtudes cardinales que toda persona debería cultivar desde la más tierna infancia. Saber poner fin a las cosas en el momento justo, preciso y oportuno es una de esas raras habilidades que deberían enseñarse en las escuelas.

Da lo mismo que hablemos de una inversión en la Bolsa que de una relación de pareja, de un proyecto empresarial que de una afición deportiva. Llega un punto en que es necesario cerrar una puerta para abrir otra. Eso sí. Nunca es conveniente marcharse dando un portazo ya que nunca sabemos si, alguna vez, tendremos que volver a tocar en la misma puerta.

Gasol, en ese sentido, ha sido todo un caballero: “Me voy de los Grizzlies con tristeza ya que dejo atrás años maravillosos”. Genio y figura. Grande, caballero. Pau Gasol.

Ahora le espera el glamour y la gloria, el mirar hacia arriba en la clasificación y regodearse en su primera victoria en los play offs. A Pau, a partir de ahora, le espera jugar bien, contribuir a que sus compañeros jueguen mejor y, por supuesto, conseguir que su equipo sea el mejor del mundo, soñando razonablemente con el anillo de campeón y con las mieles del triunfo.



Porque nunca se ha escrito nada de un cobarde y sólo gana el que se arriesga, el que sabe cuándo dar un paso adelante, el que apuesta a ganador, el que no escatima esfuerzos, el que tiene una mentalidad triunfadora, que no se arrostra ante las dificultades y para quién el mejor estímulo no es sino el desafío más difícil.

Antonio Jesús Florens.





16 comentarios:

Nefer dijo...

Muy bueno el artículo, Gasol es grande y no solo de estatura, está claro que su etapa en los Grizzlies había terminado, es hora de que demuestre lo que vale en un equipazo como los Lakers, y más ahora que parece que Koby Briant se ha lesionado o algo no? (me ha parecido leerlo por algún lado..)
Están interesantes estos post, a ver si escribís alguno sobre Rafa Nadal, auténtica fuerza mental en la pista (es que soy muy de tenis, jeje).
Saludos

Jesús Lens dijo...

Nefer, ¿qué momento de fortaleza mental destacarías de Nadal?

Nefer dijo...

Pues mira, te puedo decir unos cuantos: 2005, final del masters series de Madrid, contra Djuvicic, perdiendo 3 sets, a una bola de ganar el partido el contrincante, Nadal remontó el partido y le dio la vuelta ganando al final... impresionante.
Otra: cuartos de final de roland garros del 2006, iba perdiendo contra Gasquet, el frances tambien a punto de ganar el partido y eliminarlo, Nadal no daba una bola por perdida... ganó en un partido apoteósico.
Masters series de Roma, 2005, con Federer, igual, remontó el partido quedándose el suizo con un palmo de narices que no entendía como había terminado perdiendo a un punto de ganar el partido como estaba... puedo seguir asi hasta mañana jeje.
Aparte, la temporada pasada con la lesion que tuvo y sin embargo ahí estuvo luchando en cada partido.

Jesús Lens dijo...

Vale. Lo apuntamos. Gracias.

Alfa79 dijo...

Buen artículo estimado/s Florens (Flores & Lens).
Pau Gasol es el mejor jugador de baloncesto de la historia deportiva en España y es un "ganador" nato y neto, en todos los terrenos. Su cambio de equipo es más que acertado; lleva sólo unos días y está consiguiendo 30 ó más puntos. Pero quitando lo deportivo, triunfará seguro; su compromiso, su carácter y su fuerza harán el resto.

Estoy de acuerdo con lo puesto por "eltercero" en la página inicial de Ideal. Por desgracia, creo que también se ha escrito mucho de los "cobardes" (en todos los sentidos de la vida, no sólo la deportiva).

Saludos desde el desierto. Alfa79

P.D.: por cierto, que mal el Madrid ayer. Y encima el BarÇa gana con un gol con la mano y un penalti injusto (el jugador del Zaragoza dio con el hombro).
¿ será la mano barcelista de ZP ?

Anónimo dijo...

Gran Gasol, la decision de cambiar de equipo muy acertada pero no paro de pensar en los intereses de todos los intermediarios y que tristemente le quitan el romanticismo al articulo... de cualquier manera la motivacion de Gasol con el cambio demuestra lo gran campeon que es.
Animo Florens, no os canseis. Victor

Jesús Lens dijo...

Alfa, como le comenté a El Tercero, la de "no se ha escrito nada de un cobarde" es una expresicón coloquial, que sirve para darte ánimos cuando te encuentras en una situación comprometida. De hecho, dudé si escribirla o no en el texto definitivo, porque podía inducir a error.

¡Por supuesto que se ha escrito, y mucho, de los cobardes! Desde el Lord Jim de Conrad a muchos relatos de Hemnigway, pasando por alguna reseña montañera que ha escrito Krakauer.

Digamos que es un expresión similar a "¿Quién dijo miedo?" y que ponemos en los pensamientos de Pau, cuando andaba dándole vueltas al bolín.

Me alegro de que os haya gustado. Víctor, como dices, en un deporte que mueve tanto dinero hay muchos intereses bastardos. Pero igual que vemos las pelis de Hollywood obviando las miserias que hay entre bambalinas, debemos abstraernos de las mismas cuando vemos el deporte.

Muchas gracias por esas palabras, que son un importante refuerzo para Florens.

paco Montoro dijo...

Yo admito que me gusta el Baloncesto, pero al igual que el Fútbol lo veo en muy contadas ocasiones. El mundial lo vi entero y disfruté con la selección a rabiar. Y es ahí cuando vi al gran jugador que es Paul, e incluso lesionado era un puntal para España. Gracias Antonio Jesus Florens por estas entradas tan magníficas.

Jesús Lens dijo...

Paco, lo que intentamos con The Florens Project es acercar el mundo del deporte a otros ámbitos, más cercanos, humanos y accesibles. Ojalá que los lean personas no habituadas a temas deportivos... y les interesen.

La duda es: ¿Irá Pau a Pekín?

Estoy trabajando en otro texto sobre Gebre, que el de nuestro común amigo que despertó recuerdos y sentimientos. Esta semana entrante lo colgamos.

PD.- Antes te decía de pasarme por tu casa. A la virtual merefería. no temas ;-)))

Mario dijo...

Yo vi quien era, es esa copa del rey con el barça (sobre todo los que somos cules a pesar de todo) estaba por encima del resto. Asume que se se dedica a un negocio y esta siempre dispuesto, ni una mala palabra, siempre agradecido, como fue Indurain o lo es Nadal, lejos de esos futbolistas que al nunca ganan nada por ser ellos, salvo Casillas, y lo dice un cule.

Jesús Lens dijo...

Mario, razón que tienes. Gasol procura hablar en la cancha y ser un excelente profesional. De Casillas y Raúl hablaremos pronto. "Marca blanca de la Casa", me gustaría llamar a esa entrada.

javi dijo...

No sigo mucho el baloncesto, pero he de reconocer la grandeza y el señorío de este tipo. Además, pasito a pasito, haciendo historia, cada vez más grande. Sin duda, está donde está porque lo merece, y no es un tópico. Es un grande, no hay que dudarlo. La comparación con el fútbol vuelve a ser otro topicazo, pero es que el profesionalismo excesivo del deporte hace que las personas pierdan su integridad. Pau aún no lo ha hecho.
Muy buen artículo!

Jesús Lens dijo...

Javi, gracias por esas palabras. me alegro mucho de que te gustara esta entrada. Pau, es cierto, es de los grandes. De los mejores.

Anónimo dijo...

Jesus, Pau es un campeón, un jugador increible y una pieza fundamental en cualquier equipo, y por supuesto que lo tendremos en Pekin colgandose la medalla de gold.
Te digo otra cosa, dentro de dos meses se come con papas al Kobe Brayan. Un abrazo del COMPAE.

Jesús Lens dijo...

Compae, que bueno tenerte por aquí. Ya me dicen que estás intratable en las pistas de la vega de Pinos...

A ver cuándo me uno a vosotros pero este domingo nos vemos en Albolote ¿no?

Un abrazo y visítanos de vez en cuando.

¡¡¡Compaaaaeeee!!!

Y sí. Pau tiene que ir a Pekín. Luego ya será más difícul tenerle en la selección ero a Pekín tiene que ir.

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Por tanto, unanimidad hacia la figura del último articulo de Florens: Pau es un gran tipo, un buen baloncestista y no va de divo. Bien por él.