"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

HIJOS DE PUTA ¡HAY QUE DECIRLO MÁS!

No sé si suelen ver ustedes los programas del sello Chanante o Muchachada Nui, pero a Sacai y a mí nos gusta bastante el Smonka, un programa concurso de preguntas y respuestas en el que lo que menos importa son las preguntas y las respuestas, por supuesto.



Lo mejor, además de Onofre, el azafato de moda de la televisión, son las introducciones que hace Ernesto Sevilla, presentador del concurso, que dedica el programa de cada día a alguna modalidad de hijo de puta.

Y el la hijoputez, reconozcámoslo, está muy extendida. En este mundo de lo políticamente correcto, lo light y lo liofilizado, tildar a alguien de “hijo de puta” ya no se estila, con perdón de Arturo Pérez Reverte.



Pero, querido lector, piensa para tus adentros y reconoce que, no hace mucho, te has cagado en la puta madre de alguien que ha hecho (o dejado de hacer) algo que te ha resultado enervante. Todo ello, por supuesto, con el máximo respeto para las putas que en este mundo son, que utilizamos tal acepción semántica como término coloquial que, históricamente, ha servido para describir a esos individuos de malas entrañas, cabrones irredentos, jodidos molestadores que tienen la capacidad de sacarnos de nuestras casillas. Unos hijos de puta, o sea.

(Para entender el concepto de hijo de puta que barajamos aquí, véase este vídeo)



Te planteo, querido lector, como higiénica medida de íntimo desahogo, que colaboremos a desenmascarar los comportamientos de tanto hijo de puta como hay en el mundo. Y no me refiero a los etarras y demás terroristas, maltratadores, conductores suicidas y otra gentuza de la peor calaña, escoria de consenso sobre la que es mejor ni hablar.

No. Hablamos de un tipo de hijo de puta más de andar por casa, más cercano. De ese vecino, compañero de trabajo, tertuliano, individuo de a pie, transeúnte, locutor, conductor, presentador... con el que te cruzas, real o metafóricamente, todos los días.

Por ejemplo, el vecino que, viviendo en el décimo y dado que su pareja no le deja fumar en casa, sale por las puertas, llama al ascensor y mientras espera que llegue, se enciende el pitillo que se fumará en el reducido habitáculo, que dejará impracticable y apestado durante la siguiente media hora.



Clásico es el hijo de puta del niñato de la moto (o coche) que pone la música a toda voz debajo de la ventana de tu casa, cuando empezabas a coger el sueño.

Sin olvidar al hijo de puta del camarero que, viéndote con prisa, te pone un café hirviendo, que te escalda la lengua y el paladar, cuando le das el primer sorbo, dejándote insensibilizada la boca para el resto del día.



¿Y qué no decir de ese sujeto que te encuentra por la calle y en vez de conformarse con un apretón de manos, un fraternal abrazo, unos viriles golpes en las espaldas o unos correctos besos mejilleros, te da golpecitos en la barriga o te palpa los michelines, que, hechos de gelatina, fluctúan insolentes ante la presión ejercida por el hijo de puta?

Hijo de puta era, antes de los satélites, el hombre del tiempo que prometía sol y buen tiempo. Le hacías caso, te ibas de excursión a la Sierra o te bajabas a la playa, y te caían chuzos de punta.



Así que, anímense y saquen sus peores demonios de dentro. ¿Quiénes son, para ustedes, unos auténticos hijos de puta?

Fdo.- Patón, adalid de la (anti)hijoputez global




38 comentarios:

Alfa79 dijo...

"jo puta" : el que todos los días te empuja, pero no te das ni cuenta de su presencia o su influencia, hasta que ....te caes por el precipicio.

"jo puta": el que te cuenta un "cuento" y después dice "estamos trabajando en ello" (con acento tejano)

"jo puta": quien te escribe, te adula, te idolatra, dice que te ama, que te adora, que eres su referencia, lo más de lo más; pero, a la más mínima, te negará tres o más veces (como Pedro a Jesús).

"jo/ja puta": podría ser un tipo de "pescado", pero no, sólo es o "parece" una persona aparentemente normal y que sólo sabe mirarse en la profundidad de sus bolsillos.

¿ Quieres más ?

Pues pa´otro día.

Salud y República (sin "jo/ja putas")

Alfa79 (validando las dunas del desierto)

Anónimo dijo...

Pateador, hay tantos, pero tantos, tantísimos que casi no se puede abarcar la nómina. Yo me quedo con tres: MR, AA y EZ. Adivina adivinanza.

Rigoletto

Estoya ala espera de que matices tu post de hacia dónde mira ZP. No te he entrado porque espero la prometida segunda parte aclaratoria. Ya sabes qeu no estoy muy de acuerdo.
Te leo, pero apenas tengo tiempo de hacer comentarios. Y estoy bien apagado, me falta fuell bloguero.

Jesús Lens dijo...

Rigoletto, pues eso es lo que me preocupa y parte de lo que critico en la columna del viernes: que personas como tú o Javier Callejón estáis missing in action precisamente ahora.

En vez de estar cañero en los Blogs, en los Foros, explicando cosas, dando razones, programa, etc... ¿dónde estáis?

Jesús Lens dijo...

Venga, venga, hablemos de hijos de puta. Demos rienda suelta a la frustración que provocan.

Anónimo dijo...

Consuelo al Gitano.
Exámen: 1ªpregunta. Diferencia entre hijo puta e hijo de puta.
2ª El hijo puta, ¿nace o se hace?.
3ª ¿Por qué llaman a Manuel Ruiz de Lopera el hijo puta?.

Jesús Lens dijo...

Hijoputa es menos visceral. Hijo de puta es más sólido, más contundente.

De MRdL lo ignoro todo, pero el aspecto que presenta da pánico. ¿Por que los presidentes de los clubes (MRdL o Calderón) tienen ese aspecto de vampiros?

Anónimo dijo...

Hijos de puta se me ocurren unos cuantos... Pero, por precisar, el que te jode la vida cuando vas por la carretera y te mete la peste en un canuto, sino un susto de mil pares de bemoles sostenidos.
Bomarzo

Anónimo dijo...

Soy Martín, hola!

Llevo varios días desconectando el teléfono por las noches porque hay algún HIJO DE LA REPUTÍSIMA MADRE QUE LO RECONTRA RE MIL RE PARIÓ (y creo que en realidad se trata de una empresa -hija de puta-, o varias que hacen lo mismo)que ponen unas máquinas que llaman a números al azar (pero el azar los convida muy seguido con mi número)y esas máquinas llaman a tu teléfono a cualquier hora, tú levantas,dices hola, y se escucha pip, pip. Si tienes suerte, una máquina trata de venderte algo. Si no tienes tanta suerte de que alguien se ocupe de venderte alguna mierda mediante una especie de estafa ideada por un hijo de puta para engañar a ignorantes, a idiotas o a pobre gente, entonces lo que escuchas es el sonido de un fax.
y no me hagas hablar de los HIJOS DE PUTA DE TELEFÓNICA, PORQUE ESTUVE A PUNTO DE DEJAR MI CARRERA PROFESIONAL -Y YA VA UN PAR DE VECES QUE ME LO PIENSO- SOLAMENTE PARA EMPEZAR A DEDICARME A TIEMPO COMPLETO A DENUNCIAR POR TODO EL PAÍS LA GRAN ESTAFA DE LOS TREMENDOS HIJOS DE PUTA DE TELEFÓNICA.

Bueno, patón, tú has pedido rienda suelta. seguro no faltarán comentarios a este post.
un abrazo.

Anónimo dijo...

Corrijo:

Donde dije:

"TREMENDOS HIJOS DE PUTA DE TELEFÓNICA".

Debí decir:

"TREMENDOS HIJOS DE PUTA DE LA REPUTÍSIMA TELEFÓNICA DE MIERDA"

Jesús Lens dijo...

Jajajajaja. Creo que la Muchachada Chanante ha sabido conectar con las cosas que realmente preocupan a las personas de a pied, más allá de los tópico de siempre.

Martín, buen correcto a esos individuos!!!!!!!!!!

javi dijo...

Vaya tema, Jesús. Podría nombrarte miles: "hijoputilla" el que va con su coche, ve a un corredor (servidor) y no se le ocurre nada más que escupirle, incluso frenando la marcha en una concurrida nacional, haciendo deternerse casi en seco a los de detrás, para afinar su puntería bucal. Erró el disparo. "Hijoputa" el que tira al suelo sin reparos cualquier cosa, un paquete de pañuelos, el de tabaco, la bolsa de patatas, teniendo a 5 metros una enorme y reluciente papelera; "hijos de puta" los que nos venden "música" a granel desde las grandes producciones tipo OT, para aborregar a la población (ya aborregada de por sí), defendiendo a capa y espada a sujetos tipo BUstamante, haciendo que uno no pueda debatir civilizadamente, dando argumentos de por qué no entiende que eso sea música legítima, porque pueden llegar casi a atizarte! Y por último "hijo de la grandísima puta" el que hace de la hipocresía su forma de vida, el que llevando un año sin ponerse en contacto vuelve como si nada vendiéndote manifiestos panfleteros de enaltecimiento de la amistad, y de todo lo que nos une, hijo de la grandísima puta el que no contesta a tus mensajes, tus llmadas, tus mails, pero luego no pasa nada. HIJO DE LA GRANDÍSIMA PUTA QUE LO PARIÓ, el que engaña, miente, en pos de parecer el tipo más cordial y simpático del mundo...

Qué bien me he quedao, Jesús! Gracias por el tema.

Anónimo dijo...

Si, cada vez se dice menos, pero se piensa. Quizas, cuando sea uno un viejo carcamal y haga inventario de su vida uno de los factores sea ¿cuantas veces me han llamado hijo puta? Habre sido bueno si me lo han dicho dos, tres veces...? Y es que, desgraciadamente, el que te lo llama, siempre tiene razon. Estoy recordando...a mi? uuuhhh, demasiadas. El Foces

Anónimo dijo...

Consuelo al Gitano.

El hijo de puta que arranca la Rieju con tubarro malaparcá en la acera justo cuando pasas con el carrito de tu niña que ha empezado a berrear a las 7:30 de la mañana de un domingo y se acaba de quedar dormida, después de que te has echado a la calle cuando todavía estaban regándolas, se haya cagado dos veces (la segunda cuando todavía luchabas por atarle los cordones después de ponerle el pañal nuevo, body nuevo, leotardos nuevos y tener el cuarto de baño de la cafetería 20 minutos ocupado) y no te ha dejado mojar el único churro que no ha tirado del plato en la cafetería donde todos pensaban que eras un hijo puta por joderles el desayuno con la niñica porque además ha destrozado el MARCA para los clientes; tu mujer histérica porque no te has llevado el móvil y dónde coño estás con la niña que tus padres ya están aquí.
Estuve a punto de arruinarme la vida.

Aixa dijo...

Pues que no se me ocurre ning�n hijo de puta de mi entorno, oye. Debe ser que la gran putada se est� gestando!

Jesús Lens dijo...

¡¡¡Ése es el espíritu!!! Sacar la bestia que llevamos denstro y compartir esos momentos en que hemos tenido ganas de estrangular a alguno de esos hijos de puta que se nos han cruzado en la vida. Situaciones concretas y momentos identificados de grandes cabrones que, por H o por B, en un momento dado, nos han amargado la existencia.

¡¡¡Hijos de putaaaaa!!!

Anónimo dijo...

Consuelo al Gitano.

Ahí, ahí...
Ésos sí que son unos hijos de puta con toda la cuerda dada: los de HB.

Jesús Lens dijo...

¡Ahí le has dao, chaval!!!

JAVI dijo...

Lo peor es que nunca faltarán personajes de estos, sino que además surgirán nuevos. Están ahi, acechando...Con la edad, lejos de tragar, uno siente la necesidad de gritar a todo trapo: ¡HIJO DE PUTAAAA!
lo bueno de todo esto es que la buena gente se hace aún más grande entre tanto HP.

Jesús Lens dijo...

Javi, efectivamente, el contraste engrandece a quienes no son unos hijos de puta redomados. Y lo importante de la vida es ser capaces de avitar a unos (HdP) y rodearse de los demás, de la buena gente.

PD.- ¿Qué te pareció la segunda entrega del The Florens project?

Anónimo dijo...

Ya estamos... ¡no tenéis ni idea de lo que es un verdadero Hijo de Puta!.
Vamos ni puta idea

Jesús Lens dijo...

Anónimo amigo, si has leído la entrada y visto el vídeo, verás de qué tipo de HdP hablamos. No se trata de hablar de genocidas, psicópatas o asesinos en masa.

Más bien se trata de la hijoputez corriente y moliente de todos los días, la de pie de calle...

Anónimo dijo...

No tienes ni puta idea de lo que es la vida, ni puta idea.

Jesús Lens dijo...

Ni ganas, por la saña con que hablas. Lo siento.

Victor dijo...

En la mili un amigo vertio un frasco de Evacuol entero en el botijo la noche antes de la jura de bandera. Cuando nos lo advirtio a la camarilla era ya tarde, uno reconocio haberse bebido medio botijo... se paso la jura con la cara desencajada, me he acordado cuando he visto el chiste este del artificiero...

Anónimo dijo...

Te pido disculpas, estoy desquiciado, lamento ensañarme contigo.
Hasta siempre.

Victor dijo...

Bueno, me he acordado, me joden mucho los hijo putas que siempre se intentan colar en los supermercados, espectaculos, medicos...

A. Romero dijo...

Hay un método que me suele funcionar para la detección de la especie: trátase de observar su comportamiento con terceras personas. El hijo de puta suele buscar tu complicidad (cuando no eres su objetivo, claro). La idea tácita que quiere transmitir (y que el "cómplice", por evitarse problemas, quiere creer) es que a ti jamás te haría algo así porque tú eres su amigo, colega o similares. De hecho, en un momento dado no tiene reparos en hacerte la pelota, dando por supuesto que tu vanidad le hará parecer sincero. Naturalmente, te hará la misma putada o alguna peor cuando le parezca conveniente o dejes de caerle en gracia. Y por eso, lo sensato es huir como de la peste de tal género de "amigos".

Jesús Lens dijo...

Anónimo, ánimo ¿vale? De verdad.

Jesús Lens dijo...

Twister, hoy es día grande en la Caja. Con ministro incluido. El acto ha salido bien y, por fin, vuelve la calma.

Víctor, lo que cuentas del botijo suena a las historia de la puta mili de IVA.

El abusón de las colas, que empieza a remeterse... un buen ejemplo.

Néfer, pásalas pero a jesus-lens@telefonica.net que si no, los filtros de otros servidores las eliminan.

Alejandro, qué razón tienes. Cuando te buscan como para que les apoyes/rías... hay que salir a toda leche. Son veneno puro.

El Foces dijo...

Paton, que he estao mirando y por ahora no veo un hijo puta cercano, excluyendome yo, claro. Voy a acercarme al parroco de San .... y le pregunto. Ya te dire...

Anónimo dijo...

En la Argentina, país contradictorio y ambiguo –como que el tango, su danza ritual de seducción, fue inicialmente bailado entre hombres-, se les dice hijos de puta a todos los nombrados por los blogueros pero también a aquél que admiramos o envidiamos mucho, por su talento, suerte o éxito con las mujeres. Si el mejor y más feo de nuestros amigos, al que siempre consideramos un perdedor con las mujeres, se aparece un día por el barrio con una hembra escultural, decimos ¡qué hijo de puta! Y si además nos enteramos de que para conquistarla no recurrió a su cuenta bancaria sino que simple e inexplicablemente la mina se enamoró del quía, decimos: ¡Pero qué grandísimo hijo de puta!
Guillermo

Anónimo dijo...

considero que es mucho mas peligroso el BOLUDO. del HDP cnocido uno puede generar anticuerpos. conta el BOLUDO es imposible uno nunca sabe con que Boludes va a salir. Rodolfo.

Anónimo dijo...

Pa hijos de puta to el grupo de las verdes, menos yo, pa pillar a estos cabrones necesito meterme 3 litros de sustancias dopantes en vena.
Otros dos hijos de puta de altura son los Florens estos de los cojones, la enganchaera que tenemos con los dos.
Saludos hijoputeros del COMPAE.

Jesús Lens dijo...

¿Veis por que me gusta tanto esto de la Blogosfera? Joder que pechá reir. Y diciendo cosas serias y verdades como puños.

Sois unos cracks. La vin Compae, que punto.

Rodolfo, es verdad quee s peor un tonto qye un cabrón. Una gran verdad.

Anónimo dijo...

Y en Cuba, segun Lorenzo Lunar, se dice hijoeputa, que en el contexto del lenguaje de la isla, relatado perfectamente por Lorenzo, provoca situaciones donde la risa fluye sola y libre.

Jesús Lens dijo...

O el propio Quijote, con su Hideputa. Sí, Lorenzo sabe cómo usa esa expresión. Una expresión que nos ronca los cojones ¿verdad?

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Jesús, no había leído bien esta entrada y he disfrutado un montón con ella...y los comentarios. Pena que haya llegado tarde. Me la comentó mi compae por teléfono. Vuelve a ponerla algún día tío¡¡¡¡

Jesús Lens dijo...

Jajajaja. ¿Viste como se despachó Javi en los Comentarios? Y el Compae estuvo sembrado.

Voy con los ojos abiertos, y cuando vuelva a reunir 5 nuevas hijoputeces, subo otro Post.

Que rezuman tanta mala leche como buen humos.