"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

FELL

Hace unas cuantas noches me desperté mucho antes del amanecer, inquieto, desasosegado y con un poso de angustia en la garganta. Me desperté de golpe, de repente, sacudido por una mano onírica que me zarandeaba sin compasión. Y, sin abrir los ojos, en la oscuridad de mi habitación, sentí una ominosa presencia, mirándome.


Se trataba de una monja. O de alguien disfrazado de monja, aunque los hábitos más parecían un burka que otra cosa. Con el añadido de que las cuencas de sus ojos estaban vacías y, por tanto, su mirada resultaba gélida, inquietante, heladora.

Aún atrapado en la duermevela y en las tinieblas de la noche, en un inesperado acto reflejo, eché la mano al lateral del cuello, intentando encontrar la cicatriz de una herida que, por supuesto, no tenía.



Y es que, justo antes de apagar la luz esa noche, había estando leyendo las dos primeras historias de un tebeo: el “Fell. Ciudad salvaje” de Warren Ellis y Ben Templesmith. Y, por alguna extraña conexión neuronal, sus brutales argumentos y su expresivo dibujo debieron quedarse bien grabados, a sangre y fuego, en mi inconsciente, soñando toda la noche con sus personajes desmadrados y, sobre todo, con el tétrico y lúgubre ambiente de las calles de Snowtown, el reverso tenebroso de ciudades oscuras de por sí, como Gotham City o Sin City.



Mi nuevo hogar. Creo que es posible que un montón de gente se haya suicidado aquí.” Así comienza la primera historia de “Fell”. Y no son palabras gratuitas. A quiénes nos hemos educado sentimentalmente en el realismo sucio de Carver y en el realismo alcohólico de los Barflys de Bukowski, ese tipo de arranques nos ponen, increíblemente, de lo más cachondos.

Y a quiénes nos gusta el género negro y criminal de la escuela más Hard Boiled, el sadismo y la maldad que presiden esta narración, sólo pueden ser combatidos por un detective como Richard Fell. Duro, expeditivo y sin contemplaciones. Solitario. Tan salvaje como esa ciudad apocalíptica que agoniza sin que nadie haga algo por revitalizarla.



Muertos que a nadie importan, anónimos cadáveres flotantes, mujeres embarazadas a las que les arrancan el feto del vientre, visionarios sin escrúpulos, asesinos en serie, en masa y en grupo... lo peor de lo peor se concita en las calles de una Snowtown que ya es, para mí, uno de esos territorios míticos que los lectores incorporamos alborozadamente a una imaginaria guía de viajes por paisajes teóricamente imposibles e inexistentes.

Y luego está Maiko, la dueña de “Los idiotas”, el bar en que Fell encontrará refugio cuando se cansa de sus correrías nocturnas. Maiko es un achica de origen oriental cuya relación con el detective comienza de una forma tan agresiva como confusa: tatuando en su cuello, a través de un hierro al rojo vivo, el símbolo protector de los habitantes de la ciudad: Una S tachada por una X.



Pero, después, la imagen de Maiko llorosa y cariacontecida, que tiene el siguiente diálogo con Fell, es de las que no se olvidan, de las que hacen que te enamores de ella:

- ¿Rich? ¿Tienes un momento? Tan sólo quiero hablar ¿vale?
- Hola Maiko. ¿No llevarás encima más hierros de marcar caseros, verdad?
- Oh, joder. Lo siento mucho. ¿Cómo está tu cuello?
- Curándose.
- ¿Te ha quedado marca?
- Y tanto.
- Oh, mierda. Lo siento. Mezclar pastillas y alcohol, ya sabes. No tenía mala intención.
- Bueno... ya estoy protegido ¿verdad?
- Mierda. Lo siento. Yo sólo quería...
- ¿Salvarme?
- ... Pedirte que no me evites.
- Me pasaré más tarde a tomar algo. ¿Vale?
- ¿Prometido?
- Puedes jurarlo.

Y Rich, efectivamente, se pasa. Y es el comienzo de una hermosa amistad entre personas que se necesitan, se buscan y se encuentran.



Me encanta el laconismo de un diálogo en que, sin apenas decirse nada, se dice todo. Como el origen del nombre del bar de Maiko. “Los idiotas”:

- Sabes, nunca me has dicho por que este sitio se llama así.
- Papá lo ganó en una apuesta en Camboya. Papá decía que el tipo fue un idiota por apostárselo y él por aceptar la apuesta. Idiotas.


Me he enamorado, pues, de Maiko. Y de Fell. Y de Snowtown. Y de las comadrejas que viven en ella. Y espero que Norma Editorial siga editando muchos volúmenes con las historias de Ellis y Templesmith. Un lujo. Un privilegio.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.



18 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

¡Uy, qué malo es acostarse con tanta "VERDE" en lo alto! Luego despierta uno y pasa lo que pasa.

Feliz sábado.

Abel dijo...

Jesús, mala experiencia la sufrida por tí con ese despertar tan tétrico.
Algun día comentaremos la experiencia de invertir el orden de esos factores, o sea, despertar primero y sentir que te están observando, abrir los ojos y ver una imagen con un hábito o túnica refulgente que te observa a los pien de tu cama.....UFF!!

Jesús Lens dijo...

Gregorio juro que aquél día no hubo Verdes. No estaba en mi mejor momento, pero los delirios provocados por Fell no se vieron incrementados por una estimulación artificial, ni mucho menos.

Abel, casi, casi que prefiero quedarme en el mundo de los sueños. Si me hubiera pasado de verdad, no sé yo si me habría repuesto...

Alfa79 dijo...

Ya veo que además de la novela negra eres un mega-seguidor del tebeo negro o de terror.

Te lo creerás o no, pero estuve a punto de proponer un tebeo de Mortadelo y Filemón. Yo es que me encasillé con ellos y, con ellos me inicié gratamente en la lectura.

Alfa79

Anónimo dijo...

Vaya despertar. Nos has dejado sin saliva. Como siempre, tu redacción engancha. Muy bueno el post.

Claro

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Buen tema de conversación para esta noche...

Paco Montoro dijo...

Me llevas años luz con estos tipos de comics, yo soy mas bien de la Marvel.
Saludos

Jesús Lens dijo...

Alter, espero que Abel nos cuente esa historia!!!

Paco, yo en cuestión de tebeos estoy en manos del Gran Rash. Él me los compra y yo se los pago. Y luego, por desgracia, los leo menos rápido de lo que debiera.

Un consejo: "Watchmen". No lo dejéis escapar. 2009 será el año de Wathmen.

Alfa, Mortadelo y Filemón son unos genios. Así, sin más. Gloriosos.

María dijo...

¿Sentiste a tu lado a una monja? jajaja ¿y era así como la de la imagen? jajaja no me extraña que te hayas despertado angustiado aysssss las pesadillas, pero ... ¿qué haríamos sin sueños? ¿te imaginas? mejor tenerlos, soñalos y que nos despierten, que no no tenerlos ¿verdad? ajjaja.

Feliz tarde, un beso, guapo.

El Foces dijo...

Comoo yo aprendi a leer con los tebeos pues me encantan todos menos Flechas y Pelayos, Roberto Alcazar y Pedrin... y así.

Oye, me digo a mi mismo... y a ti... una monja con cuencas... y en el cuello no tenias la mordida? te miraste en otro sitio? ten "cuidao" tio...

Jesús Lens dijo...

Foces, eres pérfido.

Me encantan los sueños. Sobre todo, los de la duermevela de antes de despertar, los fines de semana. María, sin sueños seríamos menos que nada. Aunque a veces den miedo, claro.

Ricardo Bosque dijo...

Dices que tu proveedor es el Gran Rash, yo sigo los consejos de nuestro amigo Fran. Y este tebeo me lo recomendó hace ya algún tiempo, lo leí y ya estoy esperando la siguiente entrega.

Mientras tanto, aliviamos la espera con Tom Strong y con Los muertos vivientes. Ah, y a los que son de la Marvel, si se lo quieren pasar bien les aconsejo El incorregible Hombre Hormiga, de Robert Kirkman.

Anónimo dijo...

Yo solo hice de camello, el merito en el caso de Fell es todo de Frank, y como soy tan idiota como para probar mi mercancia ahora acabaré comprandomelo yo tambien.
Es un tebeo cojonudo, y eso que el Templesmith me suele horrorizar pero aqui encaja, y Warren Ellis se luce.

Rash dijo...

Uy, que cosa mas rara el navegador me ha hecho ser anonimo.

Jesús Lens dijo...

Rash no seas modesto. En este caso has sido colaborador necesario, pero reconoce que en otros muchos casos eres el puto inspirador de desatinos varios.

Grande Fell ¿eh?

Cuando sale la segunda parte???

Jesús Lens dijo...

Así que, reconozcamos que Frankie es un monstruo, pero que el gran Rash tiene su mérito.

Por cierto, nuestro Serpico recomienda fervientemente "Los extraños". ¿Alguien los vio?

Anónimo dijo...

Fell, inquietante, escalofriante, terrible, brutal. No veas como he disfrutado, ya me lanzo a la segun da lectura, ahora con más calma, que la primera ha sido contrarreloj.

Jorge

Jesús Lens dijo...

Jorge, ¿a que no exageraba ni un ápice?