"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

CARTAS AL DIRECTOR

Aunque llevo varios años escribiendo en IDEAL, apenas nadie ha “contestado” a mis artículos y columnas. Lo que, la verdad, te da una cierta tranquilidad.

Mi hermano me dijo, sin embargo, que este domingo había una Carta al Director en que me interpelaban por mi columna del viernes, la tan traída
Manda Crisis.



Les dejo la carta y la respuesta que damos hoy en las páginas del periódico, invitándoles, además, a participar en las dos nuevas encuestas de la margen Derecha, sobre la propia crisis y la carrera presidencial americana. Y a repasar el debate suscitado en
"¿La caída del Imperio Amricano?"

¿Cuál es la alternativa total al sistema?
28.09.08 - Miguel Higueras Pérez.

Sr. Director de IDEAL: La crisis económica. Esto es algo que nos preocupa a todos (bueno, quizá no a todos, pero sí a una gran mayoría). En tiempos de crisis las conciencias suelen oscurecerse, contraerse, (valgan estos adjetivos), de una forma negativa, miedosa, al menos así lo entiendo. El miedo, el pánico, nunca benefician a la conciencia (menos aún a la democrática), si consideramos a aquélla como la estructura mental más avanzada de la evolución cerebral humana. En realidad se sabe poco, científicamente hablando, de la conciencia, pero ahí está. Tomar conciencia de las cosas, del mundo que nos rodea, forma parte de la actividad cerebral de los humanos. Alcanzar un nivel de conciencia alto tiene mucho que ver con la cantidad de elementos racionales que podamos manejar. Por ejemplo, si alguien no tiene conciencia, o no sabe racionalizar, sobre qué cosa es la ley de la gravedad, tendrá serios problemas para sobrevivir. Este es un ejemplo extremo, lo sé, pero todo lo que concierne a nuestra supervivencia, básicamente, gira en torno a nuestras decisiones racionales, (¿o no?).


Calificar a una actitud consciente como racional no es tan difícil como algunos la suponen. Quizá porque esos algunos no saben todavía cómo delimitar qué es lo racional de lo irracional. Y ya no me refiero al caso extremo de no tener conciencia de la ley de la gravedad, de las leyes de la física, sino a asuntos relacionados con nuestra capacidad de análisis, de discernimiento, acerca de problemas más complejos como son nuestras relaciones sociales, políticas y económicas.


Al respeto, quisiera referirme a lo escrito por un columnista (iba a decir privilegiado, no sé por qué) de IDEAL, llamado Jesús Lens Espinosa de los Monteros. Dicho columnista escribió un artículo (26-9-2008) titulado 'Manda crisis', haciendo referencias, claro está, a la crisis económica, por fin reconocida por nuestro Gobierno. El señor De Los Monteros nos propone al final de su columna que «si en este mundo quedara algo de conciencia social y ardor juvenil, habría hecho que millones de airadas personas se lanzaran a la calle, todos (¿quizá no serían todas?) a una, para poner en jaque el orden establecido que privatiza los beneficios y socializa las pérdidas».



Yo no sé si el ardor juvenil o la ira podrían aportar alguna alternativa al sistema (el capitalista) que, según nuestro columnista, siempre ha excluido y menospreciado a la gente. Me parece muy bien que el señor De Los Monteros apele al ardor juvenil; pero yo le preguntaría esto: ¿El simple ardor juvenil y la ira nos puede proporcionar alguna alternativa al sistema de mercado, con todos sus defectos? ¿Lo piensa así el señor De Los Monteros? Y si así lo piensa, ¿cuál sería la alternativa total al sistema (no apelando a simples reformas con las que yo estaría de acuerdo) que nos propone el articulista, sin excluir a las leyes democráticas? Deseo que me responda, porque yo ignoro esa alternativa total. Y si no me responde, ya sé que el silencio es puro otorgamiento o ignorancia, como la mía antes aludida.



RESPUESTA:



Sr. Director:

En respuesta a la atenta carta del señor D. Miguel Higueras Pérez, ruego publique estas breves palabras.

Comenzaré diciéndole que, efectivamente, tener una tribuna semanal en IDEAL es un privilegio por el que me siento honrado, feliz y dichoso.


Y entrando en el fondo de la cuestión, le señalaré que el hecho de que la gente se manifieste en las calles, proteste contra lo que no le gusta y se rebele contra lo que considere injusto, con independencia de plantear o no alternativas, me parece un excelente síntoma de salud democrática y de madurez social. De hecho, y con respecto a la crisis financiera internacional a que se refería mi artículo del pasado viernes y su carta del domingo, los congresistas americanos, republicanos y demócratas, no han aprobado el Plan Bush para salvar el sistema financiero, sin plantear alternativa alguna al mismo. Sencillamente, han dicho NO.

Analizado en frío, ese tajante NO podría parecer la respuesta de un colectivo ácrata antisistema y, sin embargo, se trata del Congreso de los EE.UU., nada menos.



Me pide el Sr. Higueras una “Alternativa total al sistema”. Ambicioso propósito, sin duda. Créame, en cuanto la tenga, pongo rumbo a la ONU a plantearla. Entre tanto, me limitaría a sugerir que quizá haya llegado la hora de cambiar una forma de entender las finanzas cuyo objetivo único parece ser el corto plazo más avariento y codicioso, por ejemplo. Quizá haya llegado el momento de exigir que las inversiones más rentables sean las que generen riqueza sólida, palpable y duradera. Quizá.
.


Siempre suyo, Jesús Lens.

21 comentarios:

El Foces dijo...

pues, menudo sembrao... tantos años con el liberalismo (dejar hacer) que me temo, no sepamos aportar ideas de cambio, democratico, pacifico.

menudo sembrao!!!

Alfa79 dijo...

¿ Qué quieres que te diga Jesús !

Si es que la "crisis" es una auténtica ficción virtual generada por los poderosos. La dichosa "crisis" es la vuelta al rico cada vez más rico y el pobre, pues donde siempre: en la p. miseria.

Y estoy de acuerdo en que deberíamos movilizarnos -cívica y pacíficamente-.

Salud. Alfa79

El Foces dijo...

recordemos el INI, recordemos la CAT... no funcionaron y eso que la idea, el proyecto... eran buenos. posiblemente o no habia democracia o estaba en pañales...

una vez hice unos numeros, veamos el caso de 300 empleados de Santana que van a ser despedidos... sabeis lo que eso nos cuesta a los españoles? y no seria mejor destinar esos dineros a apoyar a Santana y mantener esos puestos de trabajo? que el paro, lo peor que tiene, es que no se trabaja...

Alberto Bueno dijo...

¿Dónde están los sindicatos? Una parte importante (no toda, claro está) les corresponde a ellos. ¿Dónde están los defensores de los interes de los trabajadores? Esa pregunta llevo haciéndomela bastante tiempo y queriendo escribir en mi blog sobre ella más todavía. Quizás vaya siendo hora...

Un saludo, Jesús. Y que sepas que estoy de acuerdo con tu artículo y con tu carta de contestación.

Sielitolindo dijo...

Cuidado amigo, no participar de los sentimientos del gobierno y pedir movilización te puede convertir en rojo... y si encima utilizas términos como neoliberalismo y demás, te puede llevar incluso al anguitismo... se (psocia)listo y mantente a la izquierda del centro (derecha)... NO HAY CRISIS, EL INEM ES UNA GRAN EMPRESA EN EXPANSIÓN...

Salud y Cariño

Vanessa

Jesús Lens dijo...

Sielito, ahí, dando duro!!! Pero me temo que la Izquierda Desunida ya no es opción.

Foces, Alfa, está claro que la cosa pinta mal para los de siempre. Esa es mi crítica. Que sólo se está mirando el bolsillo de los ricos.

Alberto, los sindicatos... amordazados y maniatados. Aún no oí hablar a ningún representante sindical de la crisis. Están superados por las circunstancias desde hace años.

¿Qué les pareció el tono de la respuesta a la carta? La idea era un toque irónico, sinceridad y respeto.

Erzagalillo dijo...

El tono es muy correcto, el más adecuado para un señor que comienza haciendo mención a que la toma de conciencia es la racionalización, para acabar aludiendo a su ignorancia, a su insconciencia ¿podrá él sobrevivir? Quizás si, porque entiendo que la supervivencia tiene su base en el instinto, porque si la tuviera en el razonamiento, pocos, muy pocos, seguirían sobre la faz de la tierra.

Quitándole yerro al asunto, todos seguramente estemos equivocados y sigamos poniendo fe (la antítesis de la inteligencia) en el dinero, pero estando equivocados algunos se empeñan en seguir el camino trazado por el capital (inmersos en su fe como único sistema) mientras que otros intentemos de una forma u otra trazar un camino para aquello que te decía ayer, lo que no existe... y como dices, cuando lo sepamos iremos con la solución directos a la ONU, pero me da a mi que llegaremos tarde porque ya sabemos de la fe de políticos (de todos los colores) y banqueros en el sistema.

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Es una respuesta coherente, sin duda ¿qué otra cosa se puede responder ante tamaña pregunta del Sr. Higueras?.
Decía Oscar Wilde que prefería que se hablara de él aunque fuera mal. O la versión quijotesca "Ladrán, Sancho, luego cabalgamos". Es decir, que siempre es buena cosa que parafraseen los artículos de uno.
Por cierto, este Sr. Higueras, fue quien envió la única carta - que yo sepa - que aludía a algún artículo mío, el de Zawí, por cierto. Algo de positivo tiene eso: los lee, jeje.

Carrasqueño dijo...

Amigo Jesús, empezaré por el final; tu respuesta, quitando los dos últimos renglones que sabes es pura UTOPÍA irrealizable, el resto bien; yo habría ironizado más… que no eres Einstein para reducir su teoría en el famoso e=mv2, pero que estás en camino o algo más fuerte.
El “contestatario” es un saltador de pértiga, que se prepara a gran distancia, se equilibra y se lanaza a por el foso y, llegado el momento, deja la pértiga y pasa por debajo del travesaño a batir. Mucha introducción para no decir nada. Tampoco es genealogista, que digamos, ya que te cita por tu medio apellido materno, nada más que por eso, por ignorante, si te pasa otra vez, no sigas leyendo.
Pero hay dos cosas que cita y que tú no recoges el guante: a) Manifestaciones callejeras: creo que en una democracia asentada quien tiene que hablar son los votos y dejar la manifestación para casos excepcionales. Ejemplo: Inglaterra, Alemania, Francia, los mismos EE.UU (Aunque entiendo el sentido que tú les das y yo estoy de acuerdo). b) La agonía “unamuniana” del gobierno para extraerle la palabra crisis ha hecho mella. Fue una barraquera impropia de gente que nos gobierna. Fuera de eso, y por sacar algo, no merece más comentario, aunque opino que un buen debate siempre es interesante.

Erzagalillo dijo...

Si en democracia los que tienen que hablar son los votos apaga y vámonos, cerremos estos comentarios (que por otro lado dice usted que siempre es interesante debatir).

Las utopías son las deberían marcar el camino, no el capital.

Sielitolindo dijo...

No conozco la Izquierda Desunida y mira que soy experta en conocer corrientes de partido...me conozco los 5 bandos del PSOE en Andalucia y los 3 del PP...

Conozco Izquierda Unida, con su corriente crítica liderada por gente como Concha Caballero o Pepe Cabrero (precisamente él ha hecho mucho por los trabajadores de Santana que mencionaba el compañero Foces) donde milito y me parece una buena opción, al menos una que sabe estar a la misma altura en los sillones que en la calle...Y es verdad que dentro de IU, el PCE controla una parte con tono estalinista, pero si bromeas de desunión con IU, has de ser justo con la situación interna de otros también.

Al menos mi opción sigue fiel a su linea política, tener un presidente ambidiestro es una opción sin ideología, vendida al neoliberalismo y la Europa más capitalista, con sus votos a favor de directivas como la de las 65h o la de la vergüenza en la que se priva de los derechos a inmigrantes.

La derecha ni siquiera la voy a tocar, no creo que los curritos de a pie si quiera lo veamos como opción...

Pero siempre te quedará el anarcosindicalismo, la CGT parece ser el único sindicato que se mueve últimamente junto con los Movimientos Sociales.

Salud y Cariño

Vanessa

PD: Perdón por las divagaciones...

Anónimo dijo...

Jesús, bien argumentado. Tu artículo era impecable y tu respuesta a la carta también lo es.
Además, ha servido para que Vane despliegue la artillería y eso siempre es bueno.
Vane, no me gusta el simplismo con que despachas lo buena que es IU y lo malo que es el PSOE. Pero no pienso entrar a trapos. Allá tú.
Rigoletto

Sielitolindo dijo...

No era mi intención Rigo, gajes de mastín en el mundo político...

¿Cómo hubieses respondido tú ante el simplismo y desprecio del típico comentario psocialista "Izquierda Desunida"?

Salud, cariño y mil disculpas si te he ofendido

Vane

Jesús Lens dijo...

Perdonadme que no comente ahora nada. Pero ni ofensas ni perdones. Sólo opiniones contundentes y apasionadas. Que es lo mejor que se puede leer.

Seguimos mañana.

SGCI. dijo...

Creo que has estado torero en la respuesta, Señor de los Monteros (de toda la vida).

Jesús Lens dijo...

Sielito, siento haber frivolizado sobre IU. Pero yo he sido muy seguidor de ellos (desde fuera) y al final terminé desencantado. La sensación es que invierten demasiado esfuerzo en guerras intestinas que no son para crecer y mejorar, sino en base a personalismos.

desde fuera, que conste.

Pero me ha gustado mucho tu defensa de las cosas en que crees.

Parece que el Senado ha dado un balón de oxígeno a Bush y ahora llega SZ y se saca otro plan de saneamiento para Europa.

No sé. Es que eso de apadrinar a la banca,,, se me hace tan raro...

Jesús Lens dijo...

Carrasqueño, lo de los esfuerzos del gobierno por negar la palabra crisis es ridículo. Para curar una enfermedad, lo primero es diagnosticarla. Atacar los síntomas no sirve. Y se ha perdido un tiempo precioso.

Anónimo dijo...

Al hilo de la crisis: correcta la contestación a una pregunta que ha ido construyendo el Sr. Higueras con una argumentación bien tramada en su principio pero que se deshilvana al final para lanzar una puya innecesaria. Pero como el principio es válido, a él deberías haber aludido también, puesto que tomar conciencia o ser conscientes de una situación, además de necesarias, son dos cosas distintas, relacionadas pero distintas. Ser conscientes es un acto reflexivo, íntimo y racional. Tomar conciencia es pasar a un nivel superior la observación de la realidad para conducirnos a la acción. Y esto es lo que precisamente requiere una situación de crisis como la que el occidente (cualquiera que sea el color de los partidos que dirigen las naciones de un primer mundo cada día más empeñado en ser el único mundo) está atravesando en estos momentos. Y digo intencionadamente occidente (y no el capitalismo, o neocapitalismo, o neoliberalismo económico) para remarcar el hecho de que geográficamente se sitúa a la “derecha” del meridiano que en su día trazó el infausto muro de Berlín y que aún hoy día parecer persistir para recordarnos que el sistema establecido no lo han cambiado ni revoluciones ni las grandes guerras del siglo pasado. Hay que tomar conciencia; estoy contigo en que la población debe echarse a la calle para poner de manifiesto que no se está de acuerdo con la imposición de una crisis que afectará a las clases sociales más bajas, como siempre. Que la crisis existe, no hay duda. Pero que es una crisis medida, planificada y avisada también. Ya hace tiempo que economistas y analistas financieros vienen advirtiendo del deshinchamiento del globo inmobiliario, de la alegría en la creación de mercados red de telaraña para comprar y vender dinero con malabarismos financieros dignos de la más sofisticada ingeniería (léase no como uso y aplicación del ingenio sino de intrincada complejidad) económica, y de la debilidad de un sistema europeo que no ha sabido mantener la supremacía del euro frente al dólar (o seria mejor decir: de menos frente a más armas nucleares). Por ello hay que manifestarse, porque debemos dejar claro que los votos los ponemos en las urnas para que gobiernen honestamente y cumplan con el deber de dirigir al país hacia niveles de calidad de vida mejores. Y cuando no cumplen, hay que hacérselo saber y no esperar que pasen los meses hasta las próximas elecciones. Decía Winston Churchill que “no hay peor error en le liderazgo público que esgrimir falsas esperanzas que pronto se esfumarán”, y ya son muchos los errores que nuestro líderes político vienen cometiendo, lo que bien se merece un “no nos sigan tomando el pelo, por favor”. Y esto no es cuestión de ideologías, por otra parte ya muertas y enterradas en los libros de historia y en los corazones de quienes aún mantienen viva la esperanza de que las ideas han de servir para dignificar al hombre.

jomanalle

Jesús Lens dijo...

Jomanalle, efectivamente, cada vez hay más diferencias. Pero no veas lo que va a ser esto cuando las entidades que sovbrevivan se crean omnipotentes y ensoberbecidas por haber superado la crisis...

Anónimo dijo...

No sólo esto que apuntas, Jesús, sino que además la economía de USA no va a ser la misma que hasta ahora hemos conocido, pues pueden suceder dos cosas: que tras la grave crisis salga reforzada (como ocurrió tras la Gran Depresión) mientras Europa se recupera de las graves heridas producidas en su sistema y sus líderes se ponen de acuerdo; o por el contrario, que deje de ser el referente y motor de la economía mundial y trate de mantener la posición por otras vías alejadas de Wall Street.

En cualquier caso, el sistema financiero volverá a normalizarse con procesos de obtención de beneficios en mercados interbancarios menos complejos. pero el riesgo estará en que para conseguirlo se exija un esfuerzo a los grandes holdings empresariales que sustentan la economía mundial para equilibrar la balanza, y ello se hará a cualquier precio. Lo que implicará mayores desigualdades sociales, no seguir los acuerdos internacionales para el respeto y conservación del emdio ambiente, y seguir explotando a los países con recursos naturales "expropiados".

No es una situación banal. No es posible mirar a otro lado. También es nuestra responsabilidad no permanecer callados.

jomanalle

Jesús Lens dijo...

Jomanalle, financieramente es posible que los Fondos Soberanos de los países de Oriene Medio salgan reforzados. Y, sin dudarlo, las pujantes economías orientales de China y alrededores. La crisis globalizará aún más los mercados. Y ellos producen mientras nosotros vivimos en la ficción.