"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

TARDE ENTRE LIBROS

He pasado esta tarde del sábado leyendo ora “El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable” de Nassim Nicholas Taleb, ora “El Club de los faltos de cariño”, de Manu Leguineche.

De Leguineche, entresaco dos notas.

La primera está dedicada a mis amigos de Las Verdes, y sirve de anticipo a una próxima entrada dedicada a la Familia.

MARATÓN

Un ejecutivo amigo corre la maratón, mientras su mujer, eso es amor, le sigue de estación en estación de metro. Le espera entre el público, le saluda, le anima y otra vez al subterráneo.

La segunda, viene elegida por la propia lógica del momento.

PROPAGANDA

A medida que suben el volumen de la propaganda política en los altavoces, más indiferente me resulta el mensaje. La democracia no puede entrar por el ruido. Hay una contradicción en los términos. El secreto de un candidato a las elecciones es parecer tan estúpido como quien le escucha. Así, los que asisten al mitin se sienten tan inteligentes como él. (Fred Barney).

En cuanto al Cisne Negro, me hago eco de una de las cuestiones que plantea Taleb y que os hago seguir a vosotros, queridos lectores, a ver qué pensáis:

“¿Cuál de estas dos afirmaciones parece más probable?

Joey parecía felizmente casado. Asesinó a su esposa.
Joey parecía felizmente casado. Asesinó a su esposa porque le engañaba con otro.”

¡Pasapalabra!

3 comentarios:

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Impresionante ese gesto del protagonista de la última novela de Manu Leguineche. La próxima maratón que corra se lo propondré a Mati a ver si me quiere mucho o poco.

Jesús Lens dijo...

Pero échale la culpa a Manu, ¿eh? A mí no me metas ;-)

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Vaaaaaaaaaaaale¡