"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

LA TRILOGÍA DE BOURNE

Sacai y yo habíamos declarado el mes de febrero como “Mes Bourne”, teniendo la firme intención de ver las tres partes de su trilogía, cosa que efectivamente hemos hecho. No sé si será muy ortodoxo hablar de las tres películas como si fueran una, pero realmente parecen concebidas como una sola entrega, dividida en tres entregas, sucesivas y complementarias.

No sé qué razón me llevó a dejar de ver estas pelis en el cine. Porque uno, aunque no frecuente el whisky, hace ya tiempo que se ha hecho adicto a la combinación de J y B: James Bond, Jack Bauer y, ahora, Jason Bourne.


Significa eso, por supuesto, que me ha gustado, y mucho, la saga de Bourne. Me ha gustado cómo empieza, en lo que debe ser un homenaje a Corto maltés, el personaje de Hugo Pratt que surgió de los mares, hizo de la madre naturaleza. Me gusta el ritmo, bestial, de cada una de las entregas. Todo lo que pasa y cómo pasa a una velocidad de vértigo.

Me gusta cómo Bourne va al grano, sin desviarse de sus objetivos, aún estando amnésico. Hay momentos esplendorosos, como cuando se da cuenta de sus habilidades, sin saber para qué las necesita ni por que las tiene. Me gusta la actualización tecnológica al mundo del siglo XXI del cine de espías de toda la vida, con esos centenares de cámaras por todos sitios, convertidas en el Ojo que todo lo ve; esos móviles que dejan rastro y señal, esas combinaciones por voz de las cajas fuertes, los satélites, las transacciones bancarias... Los espías de siempre, reciclados al mundo de hoy.



Me gusta el mensaje de la película, entre conservador y crítico con el sistema USA. Crítico porque habla sobre la manipulación de las mentes de las personas, el adoctrinamiento, los parasistemas alegales de las agencias de información, etc. Conservador porque siempre son unos locos extremistas quienes ponen en marcha este tipo de iniciativas, unos exaltados mafiosos que van más allá de lo que marca la política oficial del sistema.

Pero si dejamos de lado esa cuestión, Bourne nos sigue gustando. Por las peleas, secas, dañinas, duras, contundentes. Sin artificios y sin saltos a lo Mátrix (aunque en la tercera de la serie, se le va algo más la pinza al director) con las coreografías suscintas para demostrar que en este vida, además de aprender álgebra y geografía, hay que memorizar hasta la extenuación según que movimientos de lucha... si te quieres dedicar a eso del espionaje posmoderno. ¡Qué jartá palos, se pegan los amigos!



Y nos gustan las persecuciones. Porque desde “Ronin” no veíamos persecuciones tan falsamente realistas como las de Bourne, tan bien rodadas, tan magistralmente filmadas, de las que te tienen pegado a la butaca (sofá) conteniendo el aliento. Sencillamente, y en dos palabras, aco-jonantes.

Y los paisajes. Los países. Las ciudades. Que Bourne es un catálogo promocional de las ciudades más in del momento, de Berlín a Goa, pasando por Nueva York. Y dos lugares muy especiales: Madrid y Tánger.



Más allá de cualquier otro baremo, para saber qué lugares son los que petan en el mundo, películas como las de Bourne resultan de lo más esclarecedor. ¿Querrá decir algo que Barcelona sea el escenario de la última película de Woody Allen y Madrid lo sea de la Bourne?

Y está Tánger, claro. Con un momento muy especial, cuando la acción acontece en ese Café de París en cuya terraza, un día de febrero de hace tres o cuatro años, hicimos un estimulante ejercicio de escritura automática, dada la enorme y apasionante cantidad de estímulos que llegaban, desde todos los rincones de una ciudad que tiene el aroma a un pasado fastuoso, un presente melancólico y un futuro incierto.



En fin, que el visionado de las tres entregas de Bourne ha constituido todo un placer. Que Matt Damon da el perfil perfecto de joven idealista metido en un berenjenal que no entiende y del que lucha denodadamente por escapar. Y que el cierre marítimo de la saga, circular, es el más apropiado para una historia en que continente y contenido están a la altura de lo que se espera de una película de estas características.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

10 comentarios:

Twister dijo...

Menuda Saga Eh! Buena sin duda, a pesar de Damon, quizás en el mejor papel que ha hecho, pero sigue sin llegarme.

Las persecuciones son buenas, pero compararlas como las de Ronin, ahí has estado fino.

Lo mejor de la película la tensión, y la vigilancia a la que nos acostumbra Bourne.

Bien bien, ahora te toca la Saga de la venganza de Park Chan-wook

paco Montoro dijo...

Nada mas que he visto la primera entrega, y me gustó mucho o bastante. Por tu entrada las demás entregas son muy buenas, a pesar del mal dicho de 2ª partes no son buenas (según en que películas) Un saludo

Nefer dijo...

Pues ahí tengo grabada una de las pelis de Bourne (ni se cuál es) desde hace lo más grande y todavía no la he visto, y después de leer tu post pos como que man entrao ganas. A ver si cae este finde.

Gran familia la tuya Jesús, como la juventud "divino tesoro".
Saludos.

Nefer dijo...

Por cierto, veo que el blog va creciendo más y más, me gusta todo lo nuevo que le has metido Jesús; las frases que recorren la parte superior de la pantalla son lo más. Me las voy apuntando en mi lista de frases célebres. ;)

Jesús Lens dijo...

Twister, no será muy sangrienta ¿no? Porque si no, Sacai no querrá verla.

Néfer, te aconsejo que veas la Saga, pero en orden. La cuestión temporal es importante para disfrutar las películas.

Paco, yo creo que las tres películas son sólo una. No parece el típico caso de una peli exitosa a la que le salen secuelas. Tiene pinta de estar concebida desde el principio como una saga con su planteamiento, nudo y desenlace.

Twister dijo...

Batante sangrienta Paton, ayss, buscaré otra saga que tenga el interés de ambos dos.

Saludos.

Je dijo...

Sip, saga genial. De la última me quedo con la persecución en el metro de Londres, ¡brutal!

Jesús Lens dijo...

Está claro que Bourne ha dejado buenas sensaciones y recuerdos ¿eh?

Rash dijo...

Tres pelis muy chulas.
La comparacion con Corto Maltes no la veo, pero es que como lo poco que he leido de Corto me ha aburrido taaaaanto.
Aun asi el tebeo mas parecido es sin lugar a dudas "XIII" (habría que si es anterior el tebeo o la novela del Lubdum).

Twister dijo...

Yo he visto la película de Corto Maltés en Siberia o algo asi y no veo tampoco mucha comparación, el comic no le conozco. :))