"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

UNA MINA LLAMADA INFIERNO. EL TEBEO


Anoche volví a la Vega del Bierzo, un territorio mítico surgido de la imaginación, la experiencia y la observación sobre el terreno de un tipo proteico y singular llamado Alejandro Gallo.


Releo las notas que escribí sobre mi primera lectura de “Una mina llamada infierno” y no puedo evitar sonreírme. Así empezaba a aquella ya lejana reseña: “En lunfa, el lenguaje popular bonaerense por antonomasia, “mina” significa chica, mujer joven. Por eso, la primera vez que escuché hablar de “Una mina llamada infierno” pensé que se trataría de la historia de una tanguista de vida desgraciada dotada del dudoso don de llevar a los hombres a la perdición.

Sin embargo, nada más ver la portada del libro de Alejandro Gallo te das cuenta de que no. De que la historia acontece en el mundo de las minas de verdad, de las minas de carbón y grisú en las que tantos y tantos hombres de han dejado la salud y la vida a lo largo de la historia.”



He tenido la inmensa suerte de conocer a Alejandro y de compartir con él palabras, presentaciones de amigos comunes, cervezas y vinos. Por eso, ahora ubico mucho mejor ese mítico universo del que antes hablaba. Sigamos con la reseña: “Estamos en la cuenca minera leonesa, donde una serie de extraños asesinatos tiene sumida en la perplejidad a la Guardia Civil de Vega del Bierzo y, por supuesto, a sus vecinos ya que el asesino está matando, de forma sistemática, a los antiguos miembros de la conocida como “Cuadrilla del Picas”.



La policía manda hasta allí a un agente infiltrado, que habrá de introducirse en el pueblo e integrarse en la vida cotidiana de los vecinos. Y, para ello, nada mejor que entrar a trabajar en ese pozo, en esa mina a la que todos llaman Infierno.

A partir de este punto de partida, Alejandro Gallo utiliza los ojos del inspector Ramalho para introducir al lector en la vida cotidiana de Vega del Bierzo, donde conoceremos a sus entrañables vecinos, donde podremos jugar al dominó y pasear por la plaza del pueblo, saludando a la dueña del quiosco y charlando con su pequeña y adorable hija.



Las páginas que Gallo dedica a la llegada e integración de Ramalho en el pueblo, sus primeros días en la mina, las ampollas, el hambre y el cansancio; las correrías por los garitos de la comarca, etc. son absolutamente deslumbrantes. De las que te provocan ganas de pedirte un permiso en el trabajo, sacar el mapa de carreteras y marcharte para León durante una temporada.”



Y aquí me van a permitir que me tire un pegotazo. Tras leer la reseña antedicha, Alejandro decidió incluir un mapa al comienzo de su siguiente novela: “Los caballeros de la muerte”.



Pero, habrá quién se esté preguntando, ¿por qué vuelve este tío a hablarnos de una novela que ya tiene varios años, justo cuando el autor acaba de publicar “La última fosa”, que tiene pinta de ser una cojonuda historia sobre los famosos acontecimientos de Asturias en 1934, tradicionalmente citados como el auténtico comienzo de la Guerra Civil española?



Pues hablamos de “Una mina llamada infierno” porque hemos disfrutado por segunda vez con la historia de Ramalho, gracias a la versión en cómic que se ha publicado hace poco, con guión de Gallo y potente dibujo de Cangialosi. Una vuelta al mundo de la mina y a una sociedad tan compleja como atractiva, violenta y solidaria. Que tal gazpacho, ya lo verán ustedes, es posible.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Alejandro Gallo tiene un talento equiparable con su modestia. No sé si eso es bueno en nuestra a veces patética corte de milagros, donde escritores mediocres y mendigos culturales copan la banca y cacarean para que alguna vez el Babelia los incorpore a su panteón. A mí me gusta que Alejandro Gallo sea como es y esté creciendo libro a libro. “En la cancha se ven los pingos”, decimos por acá. Su literatura nos depara las mejores sorpresas y quienes lo conocemos sabemos que no posa de nada. Es, sencillamente, un escritor de raza.
Guillermo

Jesús Lens dijo...

Razón que tienes, Guillermo. Un escritor de raza que escribe sobre lo que le da la gana, sin tener que evitar temas complejos o sin tomar partido.

Lo mejor de Gallo es que tiene libertad total y la aprovecha a su gusto.

Cruce de Cables dijo...

Insuperable, se lo dije hace dos semanas que no me imaginaba que guionará también, me encantó. Y me dijo que hay una segunda parte que está preguntando.
Alejandro Gallo, no es tan solo un amigo, es un señor.
El día que estuvo en BCN, me invitó incluso a una presentación de un cómic, pero llevaba un gripazo de órdago, y mi familia en casa igual. Por eso, Jesús todo lo que digas es poco.
Puñetas aparte, le ha salido un cómic cojonudo, incluso el relato que hace, me lo hubiera guardado, ya que es un regalo.
Siento, responderte tarde ya que tengo jet lag, tu ya lo sabes.
Me dieron unas pastillas, que me han producido una alteración del sueño. Por eso, voy a rastras con el blog y con la cantidad de noticias que hay .... de negrura.
US y UB
José Andrés

Cruce de Cables dijo...

Coño: el preguntando, es preparando.
US
JA

SamurayaCanela dijo...

Cuando leí el título de la novela pensé exactamente lo que tú...¡una mina llamada infierno!. Absolutamente sugerente y como título, envidiable. En Chile usamos la palabra mina, al igual que los argentinos, como sinónimo de mujer, polola, amante,amiga con y sin ventajas, acosadora de turno y todos los etc que se te ocurran. Y lo mismo con los hombres....los "minos".

Jesús Lens dijo...

Cruce, que no había contestado a tu comentario. Razón que tienes mi buen e hiperactivo amigo.

El título, desde luego es una maravilla. Pero Samurayacanela, permítame chafardear y preguntarle cómo ha llegado a este blog, si le ha gustado la novela, etc...

SamurayaCanela dijo...

Te cuento, Jesús, que llegué aquí a tarvés del blog de Escritores y la gangsterera. Soy una escritora chilena de género negro y voy leyendo lo que más puedo acerca de lo que ocurre en otras partes. Buscaré el libro de Alejandro Gallo...Me gusta mucho tu blog.

Jesús Lens dijo...

Muchas gracias Samuraya. Oye ¿tienes algo publicado? ¿Llegó a España? Datos, danos datos.

Mi amigo Domingo, de Santiago, me mandó dos novelas negras chilenas. Una de Eterovic. Aún no las leí. ¿Qué se mueve en Chile en materia negra? Otro cuate es Bartolomé Leal, aunque ahora creo que anda más por Bolivia...

No te pierdad y cuéntamos cosas, por favor.

SamurayaCanela dijo...

Jesús: tengo dos libros publicados en 2006 y 2007.Y uno que me publicaron cuando era muy niña, del que ya no queda rastro.Dudo que hayan llegado a España porque mi editorial es pequeña y en Chile tenemos muchos problemas con las publicaciones y las transnacionales.Ramón Díaz Eterovic, el "grande" en materia policial de hoy, fue mi guía de taller y quien presentó mi primer libro "Asuntos Privados". Ha hecho muy buenas reseñas de él. Mi segundo libro se llama "Con pulseras en los tobillos" y fue presentado en el congreso de minifición. En Chile, el género negro está ganando adeptos, pero los círculos son reducidos. Hay una tendencia a buscar lo "bucólico", sin complicarse. Yo hago taller literario y en el género negro entran subgéneros tan diversos como el gótico, el erótico, el político, etc. Cada vez que leo acerca de esto, me doy cuenta de que en España la cosa es diferente.Sé que lo que escribo puede no gustarle a muchos, pero es lo que yo veo y los laberintos por los que me desplazo.

Jesús Lens dijo...

Aquí no hay talleres especializados en género negro. Una pena. Porque aquí también tenemos una eclosión del género.

Oye ¿no hay forma de que pueda leer alguna de esas novelas?

SamurayaCanela dijo...

No creas que tenemos tantos talleres de "negra", como decimos.Somos pocos y entre las mujeres menos aún.Muchas veces he escuchado "¿por qué tienes que escribir esto cuando hay tanta cosa bonita de la que escribir?". Como te digo, escribo lo que veo, lo que el ojo rehúye, lo que nos obliga a tomar una posición. Soy tercermundista y me declaro marginal en todos los sentidos, incluso en el literario. Me interesa mostrar el mundo de los vencidos, de los jodidos, de la ciudad abyecta. Y escribo cuentos porque el trabajo de lenguaje es más difícil, muy comprimido y fino. La lógica es fundamental y también los conocimientos de criminalística y psicología. ¿Qué opinas de las series de tv norteamericanas de esta línea?. Con respecto a mis libros, veré si puedo enviártelos...

Jesús Lens dijo...

¿A qué series e refieres en concreto? ¿CSI? Oye, me gustan mucho tus planteamientos. Quiero leer esas novelas. ¿nmo hacemos? ¿Vale archivo por internet con promesa de borrado inmediato tras impresión?

SamurayaCanela dijo...

Me refiero a todas las series norteamericanas que están en esa línea hoy día: CSI, Law and Order (las tres),Crossing Jordan, Cold Case, etc. Y también programas periodísticos como City Confidential y Detectives Médicos. Los escritores norteamericanos me encantan, los antiguos, aquellos del Realismo Sucio, hasta los nuevos como Cormac. No tienen miedo ni vacilaciones. Y eso que no han vivido dictaduras como las nuestras, en que queda en la evidencia más descarnada la esencialidad animal del ser humano. Los detalles gore me enloquecen, sin hacer de ellos baños de sangre, sino lo refinado de dejar la herida al descubierto...el que un escritor pueda llevar al lector por un sendero de palabras que actúan como cebo, al abismo de verse a sí mismo en la mente psicopática del asesino. Quizás es eso lo que seduce, aterroriza y duele cuando se lee género negro.
Veré que puedo hacer con lo de mis cuentos.

Jesús Lens dijo...

Apenas CSI. No es igual que USA que Amércia Latina, con condiciones muy distintas. Y los niveles de violencia, o sus tipologías, distintas.

¿Qué nos recomiendas de otros países de Argentina para leer?

Mi mail jesus-lens@telefonica.net