"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

DE VUELTA EN TWIN PEAKS

Hemos vuelto a “Twin Peaks”. Deben de haber pasado unos quince años desde nuestra primera visita y, al menos, doce o trece desde que fuimos allá por segunda vez. Y, curiosamente, nada ha cambiado en ese maravilloso y atormentado pueblo de la frontera entre los EE.UU y Canadá.



A la primea persona que encontramos en esta tercera visita a Twin Peaks fue a la Señora del Leño, esa entrañable mujer que, metida en canas y en años, acuna permanentemente a un trozo de madera que, en realidad, sabe mucho más de lo que su arbórea presencia parece delatar. Lady Leño hace una somera introducción de las cosas que van a pasar en el pueblo, a su estilo, entre lo enigmático, lo místico y lo que dicta el sentido común (Véase el vídeo, pinchando un poco a Lady Leño).

En Twin Peaks fue donde, todos lo sabéis, asesinaron a Laura Palmer. ¿Os acordáis? El caso hizo derramar litros de tinta en la prensa de todo el mundo. Las portadas de los periódicos más importantes abrían con aquella pregunta que, por desgracia, hizo famoso al simpático pueblo maderero: ¿Quién mató a Laura Palmer?



Es curioso. A la vuelta de tanto tiempo, la pregunta sigue viva en Twin Peaks. Nadie ha podido olvidar a Laura y, en cuanto llegas a la localidad, es como si todo volviera a ocurrir. Un cierta sensación de deja vú que, paradójicamente, no se hace en absoluto reiterativa.



Porque, al ser más mayores, caemos en detalles que se nos pasaron en las ocasiones anteriores. Y miramos las cosas y a las personas con otros ojos. Por ejemplo, recuerdo que, antes, lo que más me interesó de aquella historia fue, precisamente, encontrara una respuesta satisfactoria a la pregunta dichosa: ¿quién mató a Laura Palmer?

Ahora no. Porque, en realidad, el quién-lo-hizo era secundario en la historia. Y por eso, si antaño me dio un enorme bajón la resolución de dicho enigma, esta vez, descubrir tal extremo no ha hecho sino espolear la curiosidad y el interés por el resto de subtramas y de personajes que habitan el pueblo, y que tenía grande e injustamente olvidados, dicho sea de paso. Y es que David Lynch, el fundador de Twin Peaks, aunque rarito, es todo un genio.



Será la herencia de haber visto tanto “24”, “Perdidos”, “Prison break” o “Mujeres desesperadas”. Que nos dejamos atrapar por las tramas complejas y complicadas, con toques entre lo humorístico y lo surrealista, protagonizadas por personajes raros, peculiares y singulares.



De Twin Peaks, como del cerdo, nos gusta todo. Hasta los chulescos andares del capullo de Bobby Briggs. Nos gusta el agente Cooper y nos encanta la pérfida candidez de Audrey. Donna sigue siendo un poco idiota y James, cargante. Pero es que la gente no cambia y la vida necesita de esos diferentes caracteres. Que en la variedad está el gusto. Le coges cariño a la pobre Nadine y te solidarizas con Norma. ¡Si hasta la modosita mosquita muerta Jocelyn, que es una arpía, se deja querer! O al mamón de Benjamin Horne, convertido en chiflado general Lee.



Pero, en esta (pen)última visita al pueblo, el nombre por excelencia es el de Windom Earle, uno de esos villanos malos, malísimos, al que Cooper compara con un diamante: duro, frío y brillante. Uno de esos archienemigos que pondrán a pruebo el talento de nuestro agente favorito del FBI, con permiso de Mulder. Por cierto, impagable el personaje de Denis-Denise, interpretado por el mismísimo David Duchovny. Y no olvidemos al agente Albert, un auténtico grano en el culo que, cuando revienta, produce un intenso bienestar. Porque... ¡las lechuzas no son lo que parecen!

Twin Peaks está lleno de personajes maravillosos, de los que no se olvidan, a los que coges cariño y cuyo recuerdo te acompaña toda la vida.



Así, noche tras noche, Sacai y yo nos citamos en la Doble R y nos sentamos en la mesa de todos estos seres parasimpáticos, dejando que nos cuenten sus historias. Ahora, el protagonismo es para Windom Earl. ¡Qué nervios! Y, además, nos han dicho que como fin de fiesta, antes de que nos vayamos, en esta ocasión nos vamos a encontrar nutridos y golosos extras que nos permitirán profundizar, un poco más, en el fascinante universo de Twin Peaks, un destino vacacional que viene envuelto en una seductora Caja Dorada, pero que nada tiene que ver con Marina D’Or, afortunadamente.



Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

PD.- ¿Y que me dicen de esa musiquilla de Angelo Badalamenti que, en cuanto pones los pies en el pueblo, ya no deja de sonar en cada rincón, en cada calle, en cada casa, en cada habitación del Gran Hotel del Norte...

12 comentarios:

Fran J. Ortiz dijo...

Yo también revisé la serie recientemente en DVD, era la 3ª vez que la veía al completo, y 1ª en V.O. Y, efectivamente, no pierde con el tiempo.

Lo único que no me gusta de la serie sigue siendo de la 2ª temporada, la subtrama criminal que emparenta a James Hurley con la femme fatale rubia y el asesinato del marido urdido junto al "hermano" de la pájara. Una narración arquetípica del género noir que no aporta nada.

Hasta algo que en su día no me gustó, la historia de Ben Horne convertido en general Lee, me ha acabado entusiasmando, por lo que tiene de remisión para el personaje.

Y Richard Beymer, el actor que lo interpreta, mítico protagonista de WEST SIDE STORY, está inconmensurable, en uno de los mejores trabajos actorales de la serie (que ya es decir).

Pues eso: larga vida a Twin Peaks. Y sigo albergando la esperanza de que Ed y Norma han terminado, de una u otra forma, siendo felices.

Jesús Lens dijo...

Totalmente cierto. Lo de James y la rubia rompe el ritmo de la narración, que nunca debió salir de Twin peaks, la frontera y los bosques.

Estoy disfrutando cada capítulo y mi Sacai está enganchada. Ella ama a Albert. Y yo. Cuando se funde en el abrazo con Truman estallamos en carcajadas.

paco Montoro dijo...

Hace cuestión de un par de meses vi la película por primera vez, ya que lo que si ví fue la serie. Y a mi todo lo que hace David Lynch me fascina, desde Carreteras perdidas, Cabeza borradora y la reciente Inland Empire (por cierto hoy he conseguido el nº de Enero de Cahiers du cinema). Coincido con lo que dices de Twin Peaks me gusta todo.
Ayer disfruté viendo en el cine y en vose Promesas del este, verla sin doblar (como todas) es ver la película entera. Esos acentos rusos-ingles tan bien logrado da al film otra imagen, es ver la película de verdad. Un saludo y como ves soy un gran defensor de las películas en vose.

SACAI dijo...

Me parece que la muerta de la foto es Madeline no Laura,jejeje,es broma,pero creo de verdad que ese fotograma pertenece a la escena en la que encuentran a Mady,¿¿Laura no tenía los ojos abiertos??¿¿o el pelo mas claro??

Bueno,este es mi primer visionado de la serie y me encanta todo,todo y todo.Dentro de unos años la volveré a ver y espero que me siga gustando tanto o incluso más,como a vosotros.
Reitero las palabras de Jesús,amo a Albert(y a Gandhi y a ¿Nelson?como él).

QUE SERIÓN,QUE SERIÓN!!!!!!!!

Sacai.

SACAI dijo...

Y a KING!!!!AMO A KING!! eso es lo que Albert decía.

Sacai.

Twister dijo...

Nunca me he enganchado a una serie de televisión, tendré que empezar a haceros caso, Indagaré esto del Twin Peaks....

Jesús Lens dijo...

Twister, si Twin Pekas no te engancha desde el principio es que no nos conocemos tan bien ;-)

Twister dijo...

Es que desde tiempos inmemoriales lo único que veo en la T.V. es mi reflejo porque siempre la tengo apagada salvo casos de resaca extrema o para los simpson

Anónimo dijo...

Sobre todo "Twister", para hartarme de reir me quedo con Homer Simpson.
Indiscutiblemente es el "rey" de los dibujos animados en el siglo XXI.

Saludos desde "la rosa del desierto".

Alfa79

Jesús Lens dijo...

El personaje de Albert es memorable, sin duda.

Twister, la respueta se encuentra en el DVD. Series que valen mucho más de lo que cuestan.

Alfa, los Simpson son demoledores.

Jesús Lens dijo...

Paco, vamos a ver como llevamos la parte surrealista de Twin Peaks. Si me veo seducido por ella, prometo un maratón caótico de David Lynch.

Jesús Lens dijo...

Promesas del Este. ¡Qué peliculón! Yo soy vago la VOSE. Pero es verdad que cuando la ves en VO luce más el trabajo de los actores.