"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

SUBCRIME ORGANIZADA

La columna de hoy de IDEAL, en clave crítica, claro.
.

Qué cínico es el sistema. Tras más de un año de sesudos y complejísimos análisis sobre la crisis provocada por las subprime americanas, uno de los más lúcidos, sinceros y creíbles análisis de su origen no lo he leído en ningún periódico, informe o revista económica. Lo vi en la televisión. Pero no en el Bloomberg o en la CNN.

La auténtica verdad sobre esta crisis la dijo Tony Soprano cuando brindaba con un político corrupto y un respetado agente social afroamericano no menos sucio: “¡Por el gobierno federal! Nunca pensé que brindaría por ellos.” Y Tony se reía. Porque gracias al gobierno federal, había conseguido pegar un pelotazo inmobiliario de muchos quilates.


A los economistas y analistas les encanta echar la culpa de todo este caos en que estamos sumidos a la ingeniería financiera, la ausencia de controles, la falta de ética y, en última instancia, a la codicia, como si de una maldición bíblica se tratara. Y de todo ello hay, claro. Pero de lo que no se habla, quizá para no enervar aún más a los estupefactos contribuyentes que vamos a pagar el pato, es de la corrupción sistémica, el latrocinio y las tramas criminales organizadas que están detrás de tanta mandanga económico-financiera.







En un puñado de fotogramas, “Los Soprano” nos muestra cómo los mafiosos, a través de testaferros, compraban un puñado de viviendas en ruinas en barrios depauperados, por cuatro euros. Después, se ponían en manos de organizaciones sociales untadas, a través de las que solicitaban sustanciosas hipotecas a los bancos, con la promesa de hacer reformas en los inmuebles que sirvieran para “ponerlas en valor” y, de esa manera, colaborar a la recuperación de las barriadas marginales.


Los bancos, sin estudiar la operación, sin analizar la capacidad de pago de los testaferros, sin preocuparse de nada, sólo con el aval moral de la organización social de turno, aprobaban las operaciones. Porque, si salían mal, alguna instancia gubernamental se hacía cargo de la deuda. A fin de cuentas, para eso eran los programas sociales de apoyo a las minorías ¿no? Una vez desembolsado el importe de las hipotecas, los “legítimos” propietarios echaban a los inquilinos, si los había, por métodos poco ortodoxos.

Expoliaban todo lo expoliable, lo vendían y dejaban que el esqueleto de la casa se pudriera, pasto de las ratas. Y, si alguien preguntaba por la rehabilitación, la organización social que actuaba de tapadera ponía mil excusas: la violencia del barrio, problemas financieros sobrevenidos, líos burocráticos... y a nadie importaba. Porque nadie iba a pagar por esa ruina y esa estafa. ¿O sí?



Resulta que, ahora, de aquellos polvos nos ha llegado un alud de lodo que, en teoría, amenazaba con arrasar el sistema capitalista. Y me imagino a Tony Soprano, carcajeándose, cuando se anunció que el Estado se iba a hacer cargo de los llamados “activos tóxicos”. Seguro que el Capo organizó una memorable fiesta en el Bada Bing, pagada por Papá Estado. O sea, por usted y por mí, querido lector. Una fiesta a la que, por supuesto, jamás estaremos invitados.



Jesús Lens Espinosa de los Monteros.
Etiquetas: , , , , ,


20 comentarios:

El Foces dijo...

Jesus, es de lo mejor que te he leido y podrian hacerse comparaciones odiosas y repelentes.

PERO te leo un poco desesperado...

Anónimo dijo...

Amigo Jesús, excelente columna. Nunca los “analistas” del sistema aceptarán que ellos son parte del problema. Tampoco, en la vereda opuesta, se ayuda a ver con alguna claridad de qué se trata: simplemente disparan con munición gruesa contra todo lo que se mueva. Y en esa línea de fuego cruzado están los de siempre –“la gilada”, como decimos por aquí-: la gente de a pie, los contribuyentes pequeños y medianos, los jubilados o pensionados que una mañana se despiertan y se enteran de que sus ahorros de toda una vida se volatilizaron en algún “canje” de deuda o en un borrón y cuenta nueva de algunos millones de euros o dólares en mercados exóticos.
Tal vez en tu columna te faltó aclarar que Soprano es el Estado, o el Estado es Soprano. Quizás no lo hiciste porque en España todavía esa identificación está por darse pero no es notoria, o se trata de un país menos corrupto que el mío, la Argentina, donde hay ya tanta gimnasia del despojo que los ladrones enfrentan a su público como estrellas del rocanrol.
Triste espectáculo, en cualquier caso, con demoledoras consecuencias para el patrimonio y la esperanza de millones de trabajadores en todo el mundo.

Abrazo desde acá lejos.
Guillermo

Pedro Gª Carrasco dijo...

Se puede levantar mas la voz, pero dudo que se pueda decir más claro.
Sólo, formamos parte a la hora de pagar, para lo demás: somos un cero, para estos "soprano".

Jesús Lens dijo...

Guillermo, más allá de la razón que tiene el fondo de tu Comentario, la forma en que lo expones, la prosa, los razonamientos, los símiles...

¡Cojones! Que diría Lorenzo Lunar

¡Qué cacho de escritor eres! Me quito el sombrero... y me muero de la envidia.

Luego seguimos.

El Foces dijo...

Nacemos en pelotas pues entonces, años despues, nos valdria aquel parrafillo zarzuelero ... de donde saca pa tanto como destaca...

Habra algo escrito, seguro, sobre el origen de los capitales, si fuera asi sabriamos como se pueden tener tantos dineros... que aqui minas de oro no hay y el petroleo no llena mi zippo.

Y cuando me entero de que mas de 12.000 millones de euros estan ahorrados-paralizados en los bancos y cajas de Granada... si que me gustaria saber de donde han salido. Para aconsejar a mis nietos, solo por eso.

Corrupcion? No creo, simple injusticia.

Paton te pregunté fusion o confusion, añado, infusion? de tila para la movida cajera.

Alfa79 dijo...

Tony Soprano (no confundir con quien aquí suscribe), tan solo utilizaba el viejo sistema y ya pre-establecido del ¡ "asustaviejas" ! (no entiendo porque no lo llaman "asustaviejOs").

Después, ... llegarán esos pelotazos, esos puros habanos (saludos a Lorenzo Lunar) y esas brillantes y burbujeantes botellas ¡ de champán ! (saludos a la REPública francesa).

Pero, ¿ a cuanto está el kilo de cemento ?

Salud. Alfa79

Anónimo dijo...

Jesús, tu escribes mejor, erea más alto y mucho más joven, joder! Y hablas de envidia...
Yo corro quince metros y me internan (en el geriátrico).

Abrazo,
Guillermo

Alberto Bueno dijo...

Leía hace poco sobre las mafias del tráfico de drogas en "La Reina del sur" de Reverte... impresionante. Y estos de los que hablan son otros mafiosos no menos impresioantes... ni hijos de puta.

Jesús, a ver si aprovechas un día esa columna que te brinda ideal para hablar de la crisis autóctona, intríseca de España como es la inmobiliaria y la del empleo (y no solo del desempleo provocado por la primera).

Un abrazo

Anónimo dijo...

Gran columna. En cualquier caso, las generalizaciones las veo peligrosas: quiero decir que no todo está comprable y corrupto en todos sitios y en todo momento.
Rigoletto

Paco dijo...

Que buena tu entrada del cuchillo en los dientes....yo conozco a más de uno que no se lo quita ni entrenando ni compitiendo ni na...jajajaj
mucha suerte el domingo. Alli estaremos

Jesús Lens dijo...

A ver. Rigoletto tiene razón. No es generalizable. En España no existe la Subprime. Es cierto. Peroen una economía global, es lo de menos. El efcto mariposa, aplicado a las finanzas, multiplica su efecto por mil, como estamos viendo.

Tony Sopramo promuebe unas subprime en Newark y a un mecánico de Granada no le dan una hipoteca. Así de cruel.

Alfa, la esencia del método Soprano no está en el Asustaviejas. A él lo mismo le da las cosas con bicho o sin bicho. Para que le den la hipoteca, es lo de menos. Pero al ser tan avariciosos, prefieren las casa vacía para vender hasta el cobre de las instalaciones eléctricas o el plomo de las tuberías.

Es un tema, todo el de la Crisis, que me provoca ansiedad. Lo reconozco. Y me temo que seguiré escribiendo sobre él.

Guillermo... me sacas los colores. Pero mejor dejarlo correr, que lo mismo algún malpensado piensa mal ;-)

Gracias por vuestro apoyo y seguimiento, amigos.

José Antonio dijo...

Una pregunta me ha surgido, Jesús, leyendo tu lúcido artículo: ¿Por qué la mafia entiende mejor al Estado que los ciudadanos ?

Jesús Lens dijo...

Quizá porque vive de la carroña del Estado y necesita conocer bien sus mecanismos para lucrarse de las posibilidades que ofrece, máxime dado que no tienen escrúpulos ningunos.

Ahora, más que nunca, me gustaría leer McMafia...

Anónimo dijo...

Los buenos negocios van de la mano con la corrupción, no porque sea imprescindible, pero con negociadores corruptos es más fácil negociar, se compite menos y se gana mucha más pasta.
Y otra obviedad: el capitalismo genera sus propias crisis para "reacomodarse" y sacarse de encima a los perdedores. Así van livianos por la vida para seguir succionando sangre.

Jesús, no va por ahí la cosa, te aprecio mucho pero no me alimento con carne de chancho (me cae pesada al hígado). Pero de verdad envidio eso de correr kilómetros y más kilómetros, cansa mucho más que hacer novelas!

Abrazo,
Guillermo

Jesús Lens dijo...

Jajaja. Eso de la carne de Chancho da miedo.

Lo peor de esta Crisis es que los que sobrevivan, se sentirán omnipotentes. Y la cosa será aún peor que antes.

José Antonio dijo...

Yo aún estoy con él, que necesita una digestión lenta, ya sabes como son los ensayos. Si quieres te lo paso cuando lo lea.

Anónimo dijo...

Jesús, ya poco puedo decir yo que no hayan dicho los demás. Me referiré al aspecto lingüístico y diré que me ha encantado el estilo porque me parece estar sentada en una mesa bajo luz mortecina y humo de puros escuchando todo esto sobre la crisis. Has conseguido estupendamente reflejar ese ambiente en las estructuras de tus frases y, lo que es más difícil, diciéndolo todo claramente.

O sea, que no me has entendido nada, porque no habrás compredido lo que quiero decir, jeje.

Buen finde,

Claro

Jesús Lens dijo...

Clarito, no me digas que me expresado como el bueno de Tony, que miedo me daría!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

jajaja... ¿Hablamos del tiempo? 18 grados ahora. Este otoño que no termina de llegar :-).

Anónimo dijo...

Ah, que era Clarito, q se me pasó firmar.