"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

JOHN ADAMS

La columna de hoy de IDEAL vuelve a mostrar que la tele puede ser de lo más ilustrativa y educativa...

Su efigie no ocupa ninguno de los billetes estadounidenses ni su rostro está esculpido en el Monte Rushmore. Aunque fue el Presidente de los Estados Unidos que ocupó el cargo entre Washington y Jefferson, participando activamente en la redacción y aprobación de la Declaración de Independencia y Constitución estadounidense; John Adams es uno de los presidentes yanquis más desconocidos de la historia.



Por eso me ha resultado especialmente grato ver la miniserie que la cadena HBO ha dedicado a Adams, un hombre íntegro, trabajador, vanidoso, egocéntrico y profundamente comprometido. Muchas veces hemos comentado que el mejor cine del siglo XXI lo están haciendo las televisiones. De la Fox a esta HBO cuyos guionistas nos traen historias y personajes complejos, duros, ásperos, malhablados y violentos. Series repletas de sangre, sudor y lágrimas. De los Soprano mafiosos a los peleones Hermanos de Sangre, pasando por los pistoleros de Deadwood y los libertos de Roma.



Lo mejor de las series históricas de la HBO es que sus guionistas nos cuentan episodios de un pasado más o menos lejano, pero con la vista siempre puesta en la actualidad más reciente. Si todo el diseño de producción de “Roma”, con sus grafittis urbanos por doquier, nos recuerda a las megalópolis del siglo XXI, “John Adams”, contando la génesis del sistema político estadounidense, nos habla de la política norteamericana de aquí y ahora.

Tenemos, por un lado, la siempre tensa dialéctica entre el poder federal y la autonomía de los estados. Por otro, las celeras y puñaladas traperas entre candidatos... de la misma cuerda, con la presión de los tabloides y medios de comunicación en el día a día de la política.



A través de Adams entendemos la extrema importancia que juega el papel de la Primera Dama en las decisiones del Presidente o la poca relevancia de la Vicepresidencia, “el cargo más insignificante de la historia.” Y es que esta serie de televisión está cuajada de perlas como: “Cuando se disfruta del poder, es muy difícil dejarlo”. “Un buen diplomático observa mucho, actúa poco y habla con suavidad”.

Y, teniendo en cuenta que Adams no permitió que su recién nacido país interviniera en la guerra anglo-francesa, aguantando estoicamente el acoso de la prensa, le oímos frases como éstas: “La guerra nunca es inevitable. Sólo es el último recurso. ¡Cuán grande sería la culpabilidad de una guerra innecesaria!”



Después, cuando en pro de la seguridad nacional se limitan las libertades constitucionales, escuchamos al Presidente sostener que un gobierno del miedo no es un gobierno digno y, más adelante, cuando pierde la reelección por su neutralidad militante, se defiende con otra sentencia magistral: “Mantenerme en el poder con sangre en mis manos no habría sido una victoria. Nunca podrán acusarme de haber llevado el país a una guerra ruinosa”. ¿Nos suena? Sin olvidar otra clarividente opinión: “Desapruebo la especulación: permite rodearse de lujos con las propiedades de los demás.”

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , ,

12 comentarios:

Sielitolindo dijo...

HBO está realizando un trabajo genial, no en vano, ha sido vetada en multitud de ocasiones por los más conservadores de yanquilandia... es muy la sexta de aquí, pero con series de producción propia que hablan de realidades que "los otros" no quieren hablar...

Por otro lado, a cerca de Adams, suscribo todas tus palabras y añado que su historia ha sido maltratada hasta por los más demócratas, quizá a sabiendas de que hoy en día en los EEUU, ningún político, por muy reluciente que sea su obama-armadura, llegará a ser tan integro y leal a los intereses solidarios del pueblo...

Yo conozco una Adams, "una mujer íntegra, trabajadora, vanidosa, egocéntrica y profundamente comprometida"...son los mejores, pero sus virtudes acaban volviéndose autodestructivas y la historia tiende a desdibujar y olvidar...

No existe el político perfecto, pues son representantes de un pueblo imperfecto.

Perdón por la parrafada, me has inspirado...

Salud y cariño

Vane

El Foces dijo...

Jesus, muy apropiada tu columna, muy "al dia". La coincidencia política con lo actual se destaca, mas que nada, en "las lentitudes de respuestas".

Anónimo dijo...

Otra serie de impecable factura, tanto en continente como en contenido
Jorge

Anónimo dijo...

Pues queda clarísimo por qué no aparece en lo billetes, ni está en el Monte Rushmore, ni nadie se acuerda de él. Para la mentalidad americana, éste no era un hombre honesto: fue un pringao. Decir que no a la especulación...
Rigoletto

javi dijo...

De impecable factura tu columna, amigo. Cuando estudiaba en la facultad Historia y Literatura de los Estados Unidos, a este hombre se le hacía una pequeñísima mención; tan sólo me quedó claro una cosa de aquellos años: este presidente no quería guerra. Los yanquis jamás hicieron justicia a este presidente.
Saludos

Anónimo dijo...

El día 7-11-2007 leí un artículo que me impresiono, y decidí guardarlo en mi ordenador, pues pensé ¿a quien el tiempo le dará la razón? La historia no se vive ni se escribe con rigor, pues todo depende del cristal con que se mire. Os mando el artículo para que opinéis.

El temor contenido a una posible crisis económica ha impregnado el ambiente que se respiraba en el salón de actos del Colegio Mayor San Pablo CEU, donde se ubica el rectorado de la universidad, y que ha sido el escenario escogido por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) para celebrar su XI Observatorio Económico.

El profesor Juan Velarde, premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales y presidente del Observatorio, acompañado de Fernando Fernández, rector de la Universidad Antonio de Nebrija, Joaquín Trigo, profesor de economía y Luis de Guindos, presidente de Lehman Brothers para España y Portugal, han desbrozado concienzudamente las causas y efectos de las turbulencias internacionales y su posible impacto en la economía española.

El final del ciclo expansivo de nuestra economía preocupa en tanto en cuanto el Gobierno, lejos de acometer las reformas estructurales necesarias, se ha entregado al triunfalismo presupuestario y tira de chequera con la mirada fija en las próximas elecciones. Una decisión, que para los economistas del Observatorio, puede provocar una deriva que "aterra" al profesor Juan Velarde quien teme un "cataclismo a la Argentina".

La carencia de un mercado unitario, unido a la incertidumbre que reina en el sector privado y aderezada por el fuerte celo de las entidades crediticias "que no se fían de cuantas manzanas podridas tienen los bancos" hacen pronosticar fuertes nubarrones. Una tormenta que parece inevitable a tenor de la escasa flexibilidad laboral, la creciente inflación y la fuga de inversiones extranjeras que arrastra consigo, cada vez más, a las inversiones nacionales.

La coyuntura internacional, con la posibilidad de que EEUU entre en recesión, así como una creciente pujanza de los mercados asiáticos -acompañada de fuertes repuntes en los precios del crudo y la devaluación del dólar-, parece no dar demasiado margen de error en los pasos que debe seguir nuestra economía.

Quizá por estos motivos, los economistas del Observatorio de FAES han decidido dar curso a sus respectivas cartas a los Reyes Magos. El estado de nuestras cuentas y los riesgos que acechan su estabilidad y crecimiento, hacen temer el "efecto Argentina" y por eso, los analistas ya han hecho sus encargos a sus Mágicas Majestades.

Sirva como ejemplo la carta de Velarde quien ha solicitado nuevas medidas que dinamicen la competitividad de los mercados y que la Opinión Pública esté al tanto de los peligros que nos acechan. También les ha pedido que disuadan a Zapatero de su afán por el gasto desmedido y permitan que apriete el cinturón a las arcas públicas. Además, anhela la creación de un mercado único donde no haya dificultades y se favorezca la flexibilidad laboral. Por último, el control de la Inflación sería la guinda del pastel que Velarde desea por Navidad. Un pastel amargo y "desagradable" pero necesario para evitar que una nueva crisis invada nuestra economía.
Noticia publicada el 07-11-2007

LD (Luis F. Quintero)

Rash dijo...

Esta chula la serie, y me ayuda da sobrellevar el mono ahora que se me ha terminado el Ala Oeste (a ver si te pones con Barlett).

José Antonio dijo...

Se demuestra que EEUU a ido a menos en cuanto a presidentes, sin que el actual sea el peor sino el más innecesario y perverso. Gracias a tu columna, Alter, muchos hemos tenido ocasión de conocer a un personaje que desconocíamos y que articulaba ideas que hoy día son plenamiente vigentes, como la de la especulación. Gracias por ofrecernos esos datos. Una columna muy útil.

Jesús Lens dijo...

Son las cosas de la HBO, tirar por lo marginal para contar historias de la historia pero de aplicación aquí y ahora.

Lo de Adams lo están dando en Canal + y supongo que dentro de poco lo pasarán por Cuatro. Muy recomendable!!!!!

La verdad que llevo dos columnas muy televisivas y HBOs consecutivas. Hay que cambiar de registro para la semana que viene porque ademas tenemos un reportaje para Vivir, en IDEAL, muy cinematográfico y televisivo...

Me alegro de todas formas que os haya parecido interesante

eltercero dijo...

Yo me quedé en la quinta del ala oeste, creo que hay dos más. Las tengo en dvd. Esta seria pinta bien, dónde puede verse en internet?

Rafael dijo...

Sabes que soy un obseso de las series, pero a mí el Adams este me pareció un tostón (Vi los cuatro primeros capítulos y llegué a la conclusión de que siempre ha habido trepas y ególatras en este mundillo político)

Jesús Lens dijo...

El tercero, esa me toca a mí a mí pronto. Muy pronto.

Rafa, los dos primeros capítulos eran colosales. Luego bajó. Pero el último es una maravilla.