"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL SINDICATO DE POLICÍA YIDDISH

La Wikipedia las define de la siguiente manera: “La Ucronía es un subgénero de la ciencia ficción que también podría denominarse novela histórica alternativa, ya que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como lo ha hecho en realidad (por ejemplo, los perdedores de determinada guerra son los ganadores, etcétera.)



Se relaciona con el término historia contrafactual o historia alterna, que es el proceso especulativo o elaboración de dicho "mundo alternativo" en el que se ambienta la ucronía. Es una palabra elaborada por similitud a la utopía de Tomás Moro, y está compuesta del griego ou, 'no' y cronos, 'tiempo', "tiempo que no existe".

“El sindicato de policía Yiddish”, de Michael Chabon, ganador del premio Pulitzer por “Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay”, parte de la siguiente premisa: “¿Qué habría sucedido si tras la II Guerra Mundial no se hubiese creado el Estado de Israel? ¿En qué situación se encontrarían miles de judíos desplazados por las autoridades internacionales a un lugar como Alaska?”



A partir de ahí, con las mimbres y el esquema de la mejor novela de género negro y criminal, Chabon hace una elucubración profunda, sincera y compleja sobre el ser judío. Porque ser judío no debe ser fácil y en la ucronía planteada por Chabon, después de residir durante años en Alaska, la comunidad judía se enfrenta a una nueva diáspora, lo que parece ser su sino histórico.

En medio de ese caos, un policía que se encuentra en las últimas, alcohólico y divorciado (¡oh sorpresa!) debe investigar el asesinato de un jugador de ajedrez de tercera, judío, que vive en el mismo miserable hotel que él. Por supuesto, las apariencias engañan y nada es lo que parece en los tortuosos días previos a la Gran Expulsión. Además, un puñado de interesantes secundarios harán su entrada en escena, del compañero del detective Meyer Landsman, un nativo de armas tomar, a su ex esposa, convertida en jefa para la ocasión.



Y, como no, la alargada sombra de esos ominosos jerifaltes de la comunidad judía más recta y ultraortodoxa. Y algún que otro mafioso. Y algunos que otros jugadores de ajedrez. Y un sujeto señalado por el destino, llamado a la redención de su pueblo. Porque 400 páginas de letra apretada dan mucho de sí.



Para mi gusto, el reiterativo uso del yiddish en la narración, si al principio resulta novedoso y curioso, termina cansando, por mucho que al final de la novela haya un glosario de los términos usados. De hecho, la mayor parte de las veces, me he conformado con dar por supuesto el sentido de las palabras, para no andar trasteando el libro, adelante y atrás. La trama criminal está bien llevada, aunque se nota que, en realidad, al autor no le preocupa en exceso, estando más interesado en los personajes y sus parlamentos que en la cosa investigadora.




Suelo detestar a los autores que se valen del género negro para, pasando de éste, contar sus cuitas y preocupaciones, pero en el caso de “El sindicato de policía Yiddish”, Chabon usa elementos no sólo del género negro sino también del folletín y de la novela de aventuras, en una defensa de los géneros populares que, si bien no termina de estar bien resuelta del todo, resulta interesante, se lee con agrado y trata un tema como el de las minorías religiosas desde un punto de vista novedoso y atrevido. Sin embargo, y teniendo muchas cosas en común, nos ha resultado mucho más interesante, hablando de judíos y ucronías, “La conjura contra América”, de Philip Roth, también editada por Mondadori, y de la que hablaremos muy pronto. Una editorial ésta que está publicando mucho de lo mejor de la más moderna literatura contemporánea, como ya dijéramos al hablar de la imprescindible “Qué es el qué”.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

4 comentarios:

javi dijo...

Jesús, ¿"yiddish" denota judío con tono peyorativo? Aparecen infinidad de formas de referirse a las distintas etnias en La Hoguera... Curiosísimo, el pasado sábado, en la piscina, Antonio me hablaba de una palabra que le había llamado la atención, y entre calada y calada nos comimos el tarro pensando en el uso de la misma... jeje. Casualidades.
Saludos

Jesús Lens dijo...

Javi, sois unos pésimos verdes!!! jajaja.

Yo creo que no es despectivo. Aunque imagino que dependerá del tono que le den. De hecho, el idioma y la cultura yiddish se llaman así ¿no?

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

La historia del mundo, para bien o para mal, pasa en buena parte por la cultura judia. Que su protagonismo venga dado por su opción biblíca de ser el pueblo elegido; o bien,por eso mismo, no es fácil delimitarlo. Pero si es fascinante todo su entorno. Sin olvidas a nuestros sefardíes, de los que poco se habla y mucho juego dieron.

Jesús Lens dijo...

Los sefardíes, una de las comunidades importantes en Sarajevo, en Estambul, en Alepo... muy interesante.

Es verdad que los judíos siempre están en el meollo de muchas cuestiones y que su historia es (parte de) la historia de la humanidad.