"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

DESAGRAVIO

Mensaje recibido de Alejandro Gallo, con respecto a mi metedura de pata en el pie de foto correspondiente a la entrada sobre “La última fosa”, detectada por Cristina.


Querido amigo: El señor que sale conmigo en la foto y que se parece a Mallo, es Emilio Frechilla, profe de la Universidad de Oviedo de Crítica Literaria. Que fue quien me presentó la novela en la Librería Cervantes de Oviedo y que recogió en foto el periódico El Comercio. Y fue uno de los coorganizadores del I Congreso Internacional de Ficción Criminal, en abril, en la Uni de León. También presente en la SN2008 en la mesa redonda: La novela negra vista desde la universidad.
Aunque si sirve, Emilio Frechilla es un gran lector de Enesto Mallo.
Un abrazote.
Alejandro.

Estimado Emilio Frechilla, le presento mis excusas por el error cometido. Y es que los miopes sin gafas somos un peligro. Vaya en mi descargo el hecho de que si con alguien me gustaría que me confundieran, sería con Ernesto Mallo, mejor persona que escritor. Y, créanme, como escritor, Ernesto es muuuuy grande.

Siempre suyo, Jesús Lens.



Etiquetas: , , , ,

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parto, Jesús, jajaja.

Claro

Jesús Lens dijo...

Apollardao es la palabra, Clarito. ¿Qué tal la vuelta a casa?

Lía Vega Erao dijo...

Capi, todos cometemos errores... es la salsa de la vida!!! (siempre en su justa medida... claro)

Anónimo dijo...

Es un error imperdonable que se te perdona porque eres muy buena gente.
Abrazos mil,
Rigoletto

Lía Vega Erao dijo...

Ri!!!! Voy a poner esa frase en mi sección de Frases Aprendidas.... Besos!!!

Jesús Lens dijo...

¡¡¡Sois de un apañao tremendo!!! Me da rabia haber metido la pata. Las prisas nunca fueron buenas consejeras!!!!!!!!!

El Foces dijo...

Paton, he mirado, bueno medio mirado... y el hijo del cacique sigue alli, en su casona, en la primera plaza... con 90 y tantos años... dicen que tiene el sillon encima de la losa, por si acaso...

Ya te dije una vez que los pueblos rumian y rumian y no olvidan. Y claro cuando se les mete una historia en la cabeza...