"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

MEDIA MARATÓN DE MONTAÑA DE LA RAGUA

Decir que estoy asustado es faltar a la verdad. Porque, en realidad, estoy total y absolutamente aterrorizado, atemorizado y aterrado. Acojonado vivo, en una palabra.

Preguntas que me hago en alta voz, estos días: ¿Quién me mandaría a mí...?

¿QMM apuntarme a una carrera que va a ser una locura? ¿QMM dedicarme a esto de medio correr, con lo bien que vivía yo siendo un jamelgo vago y trotón? ¿QMM convertirme en Verde?



Sacai lo vio antes que yo. Cuando empezó a ver que tonteaba con esto de las carreras, ya lo anticipó: “Te vas a hacer de ellos”. Y yo: “-Que no, mujer. Que yo seguiré corriendo mi horeja diaria, a mi aire, y ya está.”

Pero no. No está.

Pase que nos apuntáramos al Premio de Fondo de la Diputación, con los amigos de Las Verdes, con Álvaro, con Javi, etc. Pase que no hayamos faltado a ninguna cita del referido premio hasta la fecha. Pase que esporádicamente hagamos algo parecido al Fartlek y que hasta nos gusten las medias maratones. Pero lo de apuntarse a La Ragua... eso ya no tiene pase alguno.

Veintiún kilómetros y noventa y siete metros que parten de La Calahora, a 1.180 metros y culminan en lo alto del Puerto de La Ragua, a 2.030 metros. Bestiales desniveles y un largo kilometraje que me tienen la moral comida, lo reconozco.



De mi época como montañero recuerdo con gran cariño toda esa zona, los pinos, la vegetación, los valles, el alto del Chullo, el refugio del Postero Alto, el Picón de Jérez, el río Alhorí... Cierto que, en este caso, uno de los alicientes para hacer esta Media Maratón ha sido volver a disfrutar de unos paisajes que tantas satisfacciones nos dieron antaño y tantas sensaciones nos provocaron.



Pero bueno.

A lo hecho, pecho.



Este domingo será un día memorable. Sé que, a lo largo de las cerca de tres horas que invertiré en intentar llegar a la cima, me cuestionaré eso de “Quién me manda a mí” y, sobre todo, lo que Bruce Chatwin tantas veces se preguntó a sí mismo: “¿Qué hago yo aquí?” Máxime, después de ver algunas de las fotos con que nuestro amigo Gregorio nos ha asustado, más aún, desde su bitácora.



Espero llegar a la cima y terminar la carrera. No sé si lo conseguiré. Ahora mismo, procuro no pensarlo. Pero, a ratos, me asaltan las dudas, claro. Leo a los amigos de Las Verdes, en la bitácora de mi Alter Ego, el inalcanzable Jose Antonio Flores, y me da depresión. Van a subir a degüello, con el cuchillo entre los dientes. Yo los veré abajo y, horas después, con suerte, en el autobús que nos bajará de lo alto de La Ragua a La Calahorra. O, directamente, de vuelta en el pueblo, prestos a comer ese arroz popular que nos van a preparar. O en “El Manjón”, donde procuraremos ponernos púos de comer, en un merecido homenaje a esta temeridad no suficientemente ponderada, la verdad.

Jesús Lens.

15 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Todos tenemos el susto metido en el cuerpo. Pero, como tú dices, a lo hecho pecho. Tres horas tardarás si es que te lesionas. Seguro que lo haces en mucho menos. Yo espero hacerlo en menos de 2 horas y media. A lo mejor me tengo que tragar las palabras. Vamos a sufrir pero vamos a disfrutar. Con esto de los blogs vamos a conocer a bastante gente que escribe y que no nos hemos visto personalmente. Seguro que la experiencia será inolvidable y espero que sea en su aspecto positivo.

Paco Montoro dijo...

Ya somos dos jesús, pero iremos CON las cuestas y no CONTRA ellas, aguantaremos el esfuerzo a un ritmo trotón pero imparable, controlaremos la respiración y lucharemos por el NO PARAR pero sin llegar a extremos insufrible...llegar a lo alto es nuestra meta, sin mirar tiempos ni rivales....nuestra recompensa es llegar arriba.
Saludos

Twister dijo...

ánimo con ello....

yo sólo de leerlo he entrado en un sofoco terrible...

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Alter, lo que dice Paco, aquí en este tipo de terreno no existen estrategias ni tiempos, hay que subir una rampa trás otra, sin pensar en la de antes, ni tampoco en la siguiente. Y saber sufrir, que sí que sabes sufrir, ya lo has demostrado en Tiena, en Alhama, en Órgiva.
Esas rampas, le comentaba a Gregorio, me recuerdan mucho a las de subida al Torreón de Albolote. Lo que dicen Antonio: ¡¡¡Lo que haya!!!

Por cierto, para reservar aún nos faltan confirmaciones, pero con seguridad, creo yo: Los que corremos y parejas, a falta de lo que diga Víctor, que siempre tiene más complicado quedarse. Abel lo dirá en unos días y de los demás nada sabemos.
Lo suyo tapear esa paella popular e irnos a comer de verdad.
¡¡¡A LA RAGUA!!!

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Por cierto, hay que preguntarle a Paco Montoro si se queda a comer. Sería excelente.

Sacai dijo...

Siento decirlo pero.....TE LO ADVERTÍ!!

Te has hecho de ellos y te has picado, ahora no digas.

Pero bueno, hay que entenderte,el grupo de Los verdes en total(mujeres incluidas) son una "jartá" de buena gente,hacer nuevos amigos, y sobre todo BUENOS amigos siempre es un placer.
Como dice "el compae". Saludos a la buena gente!!

Abrazos Sacai.

Anónimo dijo...

Pues me está dando envidia de no poder ir a sufrir. La verdad es que si no fuese porque me tengo que or a Milán ese mismo día me apuntaba sin dudarlo. Mucho ánimo a todos y cuidadín con las verdes si después hay que conducir.

Un abrazo a todos los valientes.

Javi

Anónimo dijo...

LAVIN LENS, EN QUE LIO TE HAS METIO, me han comentado que los últimos repechos no lo suben ni las motos en primera,.
Quiero una foto del grupo en la salida y otra en la llegada, seguro que por esas rampas os dejais 5 ó 6 kilos.
Como bien dices, a lo hecho pecho, apretar los dientes y tirar parriba.Fijate que yo estoy nervioso y no la voy a correr.

RECIBE UN ABRAZO COMPAE LENS.

Alfa79 dijo...

Jesús, ¡ Por "Dio" ! me he cansado y tan sólo con leer el post.
Yo que tú ponía a la Sacai con el coche camuflado entre los pinos y ... "una pequeña trampa" ¡ pa aligerar un poco !

Nada, voy a tomar el aire. Que me falta el oxígeno.

Saludos. Alfa79

Cruce de Cables dijo...

Es una animalada. Pero en mis épocas mozas ya hice alguna de estas. Pero en bicicleta, que supongo que esas rampas ni en una mountain bike.
Suerte, eso sí. Acuerdate que el cuerpo humano tiene un límite.

US
JA

Antonio dijo...

El sufrimiento prolongado en el tiempo produce indiferencia.

Ánimo, a por la Ragua.

Jesús Lens dijo...

Antonio, ¿indiferencia? ¿Seguro? No sé yo... Bueno, tenemos preparado un tema sobre el particular que, espereo, suscite debate.

Sacai, los y las Verdes son unos crocks. Y unas cracks. ¡¡¡Qué lío con el lenguaje no sexista!!!

Cruce, como le digo a Antonio, este desafío me ha hecho reflexionar. Ya os contaré y hablamos.

Javi, compae se os echará de menos!!!

Alfa, ya pronto te veo corriendo en estos líos.

javi dijo...

No hay miedo, Jesús, sino respeto máximo.Pero estoy convencido 100% en tus posibilidades, ¿no viste cómo subías en ÓrgivA? Además, tienes muchos kms de fondo. Distinto sería si afrontaras esta prueba sin apenas correr, pero estás más que preparado.
A mí también me suscita muchas dudas, pero creo que hay que hacer gran acopio de fuerza mental, sobre todo y tirar p'arriba como sea. Total, cuando lleguemos ya estará allí Antonio y Víctor preparándonos la tajá de sandía...

Jesús Lens dijo...

Jajajjaa. Es verdad. Allí estarán, hablando del Veleta, como si nada, Antonio y Víctor. Y tú, que llegarás con ellos o muy cerca. Y José Antonio... cachis.

Es verdad que confío en el fondo que tengo, para subir al tran trán, pero será mi desafío mayor como trotón. E impresiona!!!

victor dijo...

Jesús, si estas carreras son más llevaderas que las rápidas. Hay que correrla sin presión, aquí no hay ningún problema en pararse a comer una tajada de sandía o caminar en las rampas más duras. Ya verás como te gusta.
Yo estoy asustado porque Antonio intentará llevarme tras él y me irá espoleando y me temo que terminará por reventarme porque no veas como sube el tío...
Un abrazo.