"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

LA NIEBLA DE STEPHEN KING

Suele pasar. Está uno revisando la cartelera y lee que han estrenado “La niebla de Stephen King” y, automáticamente, piensa en subproducto de terror para adolescentes, película de verano basada en un best seller, remake de una película anterior de John Carpenter... y todo ello le lleva a despreciarla, olvidarla y, en pocas palabras, a no hacerle ni puñetero caso.



Lo que constituiría un craso y grave error de juicio, como el Irreverendo Álex se encargó de advertirnos hace unos días.

Veamos las razones.

Primero, porque al género terrorífico le pasa como al policíaco: está muy minusvalorado y se cataloga, habitualmente, como algo inferior al Arte, con mayúsculas. Los intelectuales tienden a despreciarlo, los alternativos lo miran por encima del hombro y el gran público, por lo general, pasa de él. Sin embargo, todavía quedamos algunos que pensamos que no hay géneros de primera y de segunda categoría, sino películas individuales y concretas que, con independencia del género al que teóricamente se adscriban, son buenas, malas o regulares. O, como en el caso de esta Niebla, inmejorables, espectaculares, fantásticas, colosales y otros muchos más epítetos, todos ellos positivos y grandilocuentes.



Segundo, porque el género de terror, como el negro y criminal, puede ser un inmejorable medio para contar un montón de cosas, más allá de los típicos sustos de cualquier película de miedo que se precie y de los asesinos en serie, sádicos y desequilibrados, cargados de traumas imposibles. En este caso, “La niebla de SK” es una prodigiosa película que utiliza la técnica de las cebollas: cada capa que aparece alberga, debajo de ella, otra aún más jugosa, más interesante, más ácida, más concentrada.

Tercero, entrando más en el fondo de la cuestión cinematográfica, porque el guionista y director de la película es Frank Darabont, autor de otra celebrada adaptación de Stephen King, “La milla verde”, en la que se contaban muchas y muy buenas historias, partiendo de un drama carcelario con tintes paranormales.



Cuarto, por el reparto coral de actores y la excelencia de los muy variados personajes que protagonizan la película, del héroe de toda la vida, menos heroico que nunca, a la vieja profesora del colegio, pasando por la iluminada religiosa, el paleto converso, el encargado del supermercado, la rubia guapa y voluntariosa, el abogado negro con ínfulas y un largo etcétera que conforman un riquísimo y abigarrado microcosmos que sirve para explicar cómo se comporta el género humano al enfrentarse a una situación desconocida.

Quinto, por la dimensión política y social que adquiere la película, directamente vinculada con la actualidad del mundo en que vivimos. Una película de las que, al terminar, provoca discusiones, charlas y conversaciones que, a nada que los contertulios tengan las neuronas mínimamente despiertas, prolongarán la velada hasta altas horas de la madrugada, dada la riqueza y generosidad de matices con que decenas de gestos, discursos y comportamientos de los protagonistas van pespunteando la trama.




Sexto, por el final. Joder, con el final. Uno de los finales más impactantes de la historia del cine. Un final sin concesiones para la galería. Un final de antología que será estudiado por las generaciones venideras como ejemplo de rotundidad y sobrecogimiento. Un final que, pasado un buen puñado de horas desde su visionado, aún no me lo creo. Un puñado de fotogramas que se quedan impresos en la mente del espectador a sangre y fuego.



Sexto, en pocas palabras más: porque estamos ante una de las películas más alucinantes del año. Memorable. Grandiosa y espectacular. De visionado obligatorio.

Valoración: 9

Lo mejor: todo. Especialmente, la actualidad y valentía de su propuesta y, por supuesto, el antológico final.

Lo peor: algún tentáculo y una levísima bajada de ritmo, en la parte central de la película. Apenas nada. Apenas perceptible.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , ,

PD.- Otra reseña de La Niebla, muy interesante, la de J.P. Banco en nuestra página hermana de Séptimo Vicio.


17 comentarios:

Paco Montoro dijo...

Cuando te hice un comentario sobre La niebla, ignoraba que fuera esta película, para mi que era la de Carpenter.
Con esta reseña que has hecho,se me han puesto los dientes largos, el género de terror me gusta (Posesión infernal está entre mis preferidas del género).
Mañana espero verte en la Calahorra, sin duda va ha ser un lugar de encuentro entre internautas-corredores....
Saludos

Alberto Bueno dijo...

Puede ser una obra maestra, que no digo yo que no, pero a mi el género de terror... como que no. Prefiero algo que te haga sufrir menos: un Indiana Jones, por ejemplo.

Un saludo

PD: hombre, Jesús, vale que a mi me guste más montar en bicicleta que correr, pero para que me borres de tus enlaces de blogs... :-(

Twister dijo...

Yo que me considero un critico advenedizo, he de aprender a hacer críticas como estas, que llegan, que dan ganas de verla....

¡apuntadísima!

Un abrazo, grande...

lo de las 65 horas va para adelante, menuda campaña...

Jesús Lens dijo...

Alberto, que no hay géneros mayores y menores, sino películas grandes y chicas. Y ésta es muuuuy grande. Anímate a verla.

Paco, me verás. Seré uno de los más grandes (físicamente hablando) que desafiemos la montaña. No dudes en ver "La Niebla". Te gustará.

Twister, cuando una peli me entusiasma, procuror transmitir ese entusiasmo, pero txatxo, tus reseñas son coxonudas!!!!

Jesús Lens dijo...

Alberto, perdona el descuido en el Blogroll. Al cambiar el formato he dejado algunas direcciones imprescindibles en el tintero. Ya estás ahí de nuevo!!!!!!!!

El Pinar dijo...

Ibamos a verla ayer tarde, pero el papá no se encontraba bien y eso que era su santo.

A la noche leo tu artículo Jesús, viene ahora gente a casa.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Esto del cine es una de mis aficiones abandonadas. Tuve una temporada Canal+ y estaba bastante puesto. Pero llegué a saturarme tanto con las películas que quizás hará 3 años que no veo una de ellas. Bueno, en la playa cae alguna en el cine de verano de La Herradura, que sienta bastante bien con el fresquito nocturno. Pero es que ya me faltan horas para atender a tanto hobby y, por supuesto, a la familia.

Rash dijo...

Mu chula la peli, la fanatica es uno de las cosas mas terrorificas que he visto en mucho tiempo.
Mas que tu reseña de la peli, me ha gustado tu defensa de los generos (te ha faltado reivindicar el genero fantastico, por quejarme), que los eruditos tienen la mania de utilizar lo "de genero" para descartar historias cuando el genero solo es un marco para contar lo que quieras, por citar una de tus preferencias (¿y de quien no? "Centauros del desierto" es una del oeste y acaso eso hace que la historia que cuenta sea inferior a una neorelista o dogma (¿eso no es un genero o cuando es culta es solo "una corriente"?).
Visto lo que te ha gustado la Niebla debo pasarte los tebeos de "Los muertos vivientes" de R. Kirkman.

Jesús Lens dijo...

Pinar, qué malo soy con el santoral... Ay. Gregorio, el cine es (casi) lo mejor que se ha inventado!!!!

Rash, me alegro de que te haya gustado mi reseña... Oh, espera... que no te ha gustado, maldito perro sarraceno.

Alberto Bueno dijo...

Sabes que no hay problema, que yo sé que lo haces sin maldad (la pluma -entiéndase por lo que se ha entendido toda la vida por una pluma- también es el reflejo del alma??).

Si tú dices que hay que verla... no nos quedará otra.

Un saludo

Jesús Lens dijo...

Alberto, reconozco que soy tan contundente porque además de Rash, el perro sarraceno, también son fans de ella el Irreverendo Álex, y dos Verdes de pro, Antonio y José Antonio, mi alter.

Tanta coincidencia en el gusto nos permite ser defensores a ultranza de la misma y recomendarla vivamente.

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Hay que ir a ver la Niebla. Porque nos vamos a encontrar una película distinta. Un ambiente lovecraftiano como pocos. Unos diálogos conseguidos. Un terror cósmico sin igual. Unas relaciones humanas complejas y muy cercanas a la vida isma. Y un final....increíble. Todo un descubrimiento.

Álex dijo...

Pues mira por dónde, suscribo al cien por cien lo que escribes en tu crítica, Jesús. Yo sólo eliminaría una escena de esta película casi perfecta: ese diálogo en las taquillas, que marca de forma demasiado obvia a dos fiambres inminentes (cuando alguna película comete torpezas de este tipo, siempre me acuerdo de "Hot Shots", concretamente del personaje llamado Fiambre).

Debo reconocer que me ha sorprendido que la película siga gozando, en su tercera semana, de buena salud comercial (¡o eso parece!). En EE. UU. se hundió casi de inmediato, lo cual no me extraña ni una pizca porque, a poco que se lea entre líneas, el mensaje con respecto al clima moral de la América contemporánea es inusitadamente agresivo. ¿Qué papel cumplen, por lo que respecta a la gente de a pie, los reclutas que marchan a Irak? Véase lo que ocurre con el tercer soldado.

Aquí "La niebla" se encontraba con los obstáculos que tú señalas en tu crítica: en principio podría echar atrás al público más propenso a disfrutarla, y chasquear profundamente a los atraidos por su envoltorio. Porque no nos engañemos, una considerable proporción del género de terror (que, conste, me apasiona) se dedica, al cabo, a tranquilizar a su público en lugar de perturbarlo. Sacamos a pasear a los monstruos durante hora y media pero al final todo debe volver a su sitio: hay que restablecer el orden. Y un aspecto fundamental de ese orden es este: los buenos nunca se equivocan. Ay de aquel que se separa del grupo del protagonista: le espera la muerte más truculenta. Esto lo empezó a trastocar George Romero en "La noche de los muertos vivientes": Harry Cooper (más conocido como "el calvo") era un pedazo de cabrón pero al final estaba en lo cierto, el lugar más seguro era el sótano. "La niebla" se enmarca en esa corriente "perturbadora" que con frecuencia tiene pésimos resultados en la taquilla: ahí están los ejemplos de las otras dos grandes películas lovecratianas (sin adaptar directamente a Lovecraft) que dirigió John Carpenter, "La cosa" y "En la boca del miedo". La de Darabont va por ahí, pero felizmente, parece que se está corriendo la voz.

A todo esto, me siento casi en la obligación de romper una lanza a favor de King. He leído unas cuantas críticas que despachan "La niebla" como novela "menor", o insisten en que Darabont ha conseguido trascender la mediocridad de su fuente. No puedo discrepar más. Sin duda Darabont ha puesto la guinda con su final (King lo deja todo en el aire, y si no recuerdo mal termina con la palabra "esperanza") y ha pulido un par de detalles en la estructura (sobre todo, prescindiendo de un episodio que, aunque quizá hiciese más humano al protagonista, forzaba un tanto la verosimilitud), pero casi todo lo que elogian los críticos ya estaba en King: los personajes, los diálogos, la atmósfera, la "moraleja"... Es un escritor capaz de grandes logros y también de meteduras de pata monumentales. Pero cuando acierta, creo sinceramente que está a la altura de lo mejor de la narrativa contemporánea: "Misery", "El resplandor", la propia "La milla verde", "Verano de corrupción", "Salem's Lot", "La historia de Lisey"... no tienen nada que envidiar a Ellis, DeLillo, Auster o cualquier otro niño bonito de la crítica. Casi diría que al contrario. Por supuesto, si tomamos lo peor que ha hecho (pongamos "Los Tommyknockers"), o para ser más injustos, la mayoría de las películas que adaptan su obra (que casi siempre se quedan en la superficie) como base para la comparación, la cosa cambia... Y aun así, incluso en tales casos, el estilo está mucho más cuidado de lo que dejan entrever las traducciones al castellano.

Ah, me sumo a la recomendación de Rash: el tebeo de Kirkman, "Los muertos vivientes", es modélico. Lo fundamental, antes que la acción y las escabechinas, son los personajes, de excelente construcción, y sus relaciones. Kirkman se ha planteado la serie como novela río, virtualmente infinita, y no le duelen prendas a la hora de sacrificar a cualquier personaje para hacer justicia a la incertidumbre que reina en un mundo sumergido en el caos. Imprevisible, emocionante y con una factura magistral. Una joya.

Álex dijo...

La virgen, vaya parrafada. El entusiasmo, ya se sabe.

Jesús Lens dijo...

Bueno Alex, has provocado una peregrinación a las salas, en busca de la Niebla. Ahora está Sacai viéndola, con sus padres y su prima.

De King no digo nada. Es que como tb. me lance al género de terror, en libros, me muero. Literalmente.

Rash, aunque tenga su punto de mala hostia, es un crack.

Alter, posiblemente el visionado de "El incidente" nos lleve a hablar de nuevo de películas, atmosferas malsanas, etc.

Rash, ¿que pasa con los tebeos?

ANTONIO AMPAND dijo...

Hola. Aún no he visto ni La Niebla, ni El Incidente...aunque las tengo apuntadas en mi lista.

Si he visto en dvd por recomendación del señor Lens la del Nicolas Cage "El señor de La Guerra"...menudo coñazo, tio...
estos dias tambien he visto American Gansters que me parecio un peliculon setentero la primera hora pero fue decayendo y llegó a aburrirme despues de tres horas de la versión extendida que me puse.

Y en esas, me aburri soberanamente con la ultima de Claude Chabrol: "Una mujer partida en dos"...da ganas de no volver a Bretaña nunca más....aunque la peli se rueda en Lyon....pero yo soy mas breton, que le voy a hacer¡...y sobre todo que el gabacho se retire ya...y se lleve con él a todos los hijos que colaboran de una manera u otra en esta petardo burgués trasnochado....Qué pena¡ con lo que ha sido el cine francés....

Pero vayamos ahora a cosas mucho mas excitantes...

Hace unos meses viendo a esos chicos tan simpaticos de las noticias de la dos, comentaron como si nadie les escuchara que habian ido juntos al cine...que habian disfrutado con una pelicula indie y que a ella le encantaba la música. Esa pelicula se llamaba ONCE...

La tenia apuntada en mi listado de peliculas del 2007, pero la habia olvidado...

Hace unas semanas la puse en mi aparato casero...desde entonces no la he olvidado.

Mi caracola salvaje me regalo el viernes,dia de mi santo, el cd envuelto en papel bonito del corte ingles..y desde entonces no paro de escucharlo en el coche...

ONCE, uno de los mejores musicales que recuerdo haber visto.... Alguno me dirá que le recuerda a "The Commitments", otros que es un bonito videoclip. Para mi es una pequeña gran pelicula irlandesa sin grandes alardes, rodada con cámara en mano con un presupuesto ridiculo de 180.000 euros.

Me enamore de la música, solo adornada con una guitarra y a veces, solo a veces, con un piano. El director ha buscado musicos que se interpretaran a si mismos y Glen Hansard, ademas de hacer de actor, canta y escribe las letras.

Despues recorde que "Falling Slowly" habia ganado el Oscar a la Mejor Canción. A Rosa que ahora vive en Sevilla le encanta esa canción. Es muy bonita la escena en que él y ella tocan esa canción en el piano prestado de la tienda musical.

Pero a mi, lo que mas me gusta de la pelicula es disfrutar con el plano secuencia de la protagonistas Masketa Inglova cantando, por la calle en la noche con el discman prestado, la cancion cuya letra ha compuesto ella misma con las notas que él no ha sabido nunca cómo llenar. IF YOU WANT ME....

Es una historia de amores rotos, de amores separados. Una historia para la esperanza, para rebuscar viejas fotos y pensar en circulos concentricos....en que aun podemos darnos otra oportunidad...que no todo esta perdido...que aun nos queda tiempo....

Jesús Lens dijo...

Quillo, te prodigas poco pero cuando apareces... ;-) A mí el señor de la guerro me impresionó, Buenísima.

Y American Gangster, efectivamente va de más a menos.

Las otras no las vi. APunto ONCE. Ya pronto en Madrid!!!