"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL FÍSICO SÍ IMPORTA

Tres titulares de la prensa más reciente (publicados entre los días 18 a 26 de junio de 2008)

“Condenan a una prostituta de 100 kilos por mentir sobre su físico.”

“La soprano que caía gorda”. Deborah Voigt fue despedida hace cuatro años de la Royal Opera House por su sobrepeso. Con 61 kilos menos, ha regresado dando el do de pecho y ha vuelto a triunfar en el Covent Garden.



“De obesa a reina de la belleza: no creáis nunca a quien os diga que los gordos son felices. El mundo, por desgracia, es de los delgados”.

Así habla Andrea Musella, una venezolana que hace tres años pesaba 107 kilos, que ha adelgazado 44 y acaba de participar en un concurso de misses. Y es que a resultas de la entrada que dedicamos al nudismo, hace unos días, surgió una conversación muy interesante, a través de los comentarios, sobre la importancia o no del físico en nuestra sociedad.



Personalmente, el discurso de que la belleza está en el interior me parece muy bonito y políticamente correcto, pero más falso que Judas: no se lo cree nadie. Porque la belleza interior y la exterior no tienen nada que ver entre sí.

Yo he luchado contra mi físico desde que tenía quince años y, en apenas unos meses, me convertí en una bola de sebo, un Don Pimpón, como decía unos. El hermano del Piraña de Verano Azul, decían otros. Una auténtica guerra sin cuartel que, por ahora, vamos ganando.

El físico importa. Y mucho. Y, curiosamente, quiénes con más ahínco defienden su no importancia, suelen ser sujetos (y sujetas) de lo más repompolludo, guapo y estupendo.

Desde el tiempo de los griegos y los romanos, el físico ha tenido una gran trascendencia, como la historia del arte se ha encargado de acreditar. Los Dioses mitológicos solían ser tipos hercúleos, con poca grasa y mucha energía de forma que, cuando escuchamos la expresión “un cuerpo escultural”, todos sabemos a que nos estamos refiriendo.



Y sí, puede que sean pautas culturales repetidas a lo largo de los siglos, pero no tener sobrepeso, más allá de lo meramente estético, es bueno para la salud. Que las famosas mujeres robustas de Rubens no son sino una celebrada y divertida raya en el agua de la historia del arte.

El físico importa. Y cada vez más. Gimnasios, cirugías, dietistas, entrenadores personales... la industria que se mueve en torno al físico es cada vez más brutal.

La duda me surge, sin embargo, cuando en vez de hablar de físico, hablamos de imagen. Creo que son dos cosas totalmente distintas. El físico importa cuando es sinónimo de salud, física y mental. De bienestar. De serenidad. Sin embargo, la imagen sería su reverso más enfermizo y agusanado. No es lo mismo una operación de reducción de estómago que un lifting, un peeling o cualquier otra intervención de esas que terminan en ing.

Una cosa es la belleza que proyectamos y otra la imagen que damos. O que pretendemos dar. En la belleza, por supuesto, influye el físico. Pero un físico que, además de un cuerpo, incorpora e incluye una compostura, una mirada, una forma de ser y estar. Esa belleza interior que siempre debemos cuidar y reivindicar.


¿Somos lo que somos?

¿Somos como nos vemos?

¿Somos como nos ven?

En la imagen, nada de eso se tiene en cuenta. En la imagen sólo cuenta la coraza, el exterior, la carcasa, el decorado, lo accesorio, lo circunstancial.

¿Es lo mismo el aspecto físico de una persona que su imagen? ¿Estamos de acuerdo en que el físico sí importa? ¿Y la imagen? ¿Hasta dónde hay que sacrificarse por uno u otra?

En fin. Que, aunque hoy juega la Selección, también podemos hablar de otras cosas...

Jesús Lens.

Entradas relacionadas: Las del Proyecto Florens, con "X quería correr" a la cabeza.

Etiquetas: , , , , , , ,

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece especialmente inteligente esa distinción entre físico e imagen. Ahora bien, ¿esa diferencia entre físico e imagen se aprecia de manera tan nítida como pareces señalar, o el recurso al concepto del físico sería una manera, quizás hipócrita, de pretender alejarnos del concepto tan poco alegueño que trazas de la imagen. Y lo dice alguien que, como sabes, también está empeñado en una lucha a muerte, aunque con menos exito que tu, contra los kilos.

Jorge

Alberto Bueno dijo...

Una bonita reflexión la que aquí has hecho.

Nos guste o no (y a la mierda con "lo importante está en el interior"), el físico, así como la imagen (conceptos que, creo, separas muy bien), lo son absolutamente todo. Desgraciadamente, pero lo son. Un ejemplo de ello lo tenemos en cómo nos bombardean los informativos o programas de reportajes con el dichoso temita de los "arreglos" estéticos y demás, más aún ahora con la llegada del verano. Y aquí, Jesús, se podría iniciar perfectamente otro debate (soy un liante, lo sé jeje): el de la cirugía estética.

Mucha tela tiene que cortar este tema que aquí has abierto.

Un saludo

Jesús Lens dijo...

Jorge, es que la línea es tan débil... yo sé que aunque adelgazara otras treinta kilos, mis michelines y triponcio sólo desaparecerían con cirugía, que es lo que plantea Alberto.

Yo estoy dispuesto a hacer deporte y a comer menos, pero jamás a pasar por un quirófano.

A mí me importa mucho menos la imagen que proyecto en los demás que la que tengo de mí mismo. Quiá nos sirva para engañarnos un poco, pero somos capaces de correr 10 kms sin morir y eso es esencial!!!!!!

El Foces dijo...

Esto se puede comentar en broma o en serio. Si, el fisico importa hasta para seleccionar personal y es algo insufrible cuando eres parte de un tribunal... que se ponga encima de la mesa la obesidad o deformidad de un aspirante a cocina, clinica...

Si, el fisico importa, claro, al que le importe... Algunos jugadores de baloncesto, esbeltos, parecen "deconstruidos" y son atletas. Importa cuando importa, no siempre.

Jesús Lens dijo...

Foces ¿Y cuándo no es siempre?

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

El físico sí importa. Vamos a quitarnos máscaras: nadie quiere estar gordo. Lo está por lo que sea, pero nadie quiere estarlo. Todo el mundo quiere gustarse a sí mismo y a los demás, claro que sí. Además existe una relación entre la estética y la relación con el mundo. Una persona de aspecto descuidada, obsea por descuido - no por enfermedad, que eso me parece otro asunto- es una persona que pareciera no importarle la convivencia. Yo creo que ante los demás - y ante tí mismo - hay que presentarse saludable e higiénicamente adecuado. Como bien dices, todos esos discursos de que la belleza es interior, es un mentira piadosa. Otra cosa muy distinta son los valores humanos. Se puede ser un obeso irreductible y una excelente persona (conozco muchos casos), al tiempo que ser un adonis y un perfecto - o perfecta, que ahora con la Aido hay que hablar así- gilipollas, que también conozco muchos casos. PERO NADIE, NADIE, QUIERE ESTAR GORDO!!! Al menos no conozco a alguien que lo quiera. Además, como bien dices Alter, la obesidad no es buena para la salud, lo dicen los especialistas. Ni para la autoestima.

Jesús Lens dijo...

Alter, gilipollas y gilipollos, no los olvidemos ;-)

La duda es, ¿dónde termina la lógica de razón saludable y comienza la tiranía de la sinrazón de la moda y la imagen?

Rash dijo...

Aunque se nota que eres un gordo arrepentido (que son como los que dejan de fumar) has estado bastante comedido.
El caso de la prostituta supongo que será un tema de publicidad engañosa, a fin de cuentas el material que vendía si es relevante.
Sobre la soprano ¿Ahora va la gente a verla por la novedad cual fenomeno de feria en lugar de por su voz que es lo importante? ¿afectaba negativamente su peso a su voz? porque en otro caso sería vergonzoso su despido, su salud es problema suyo y de sus allegados.

El Foces dijo...

El fisico importa, claro que si pero que he mirado por ahí y entre los grandes triunfadores del arte, de la economia, la politica, la ciencia... hay un gran numero de gordos y deformes. !Cogno! tuvimos aqui 40 años a un tapon de alberca... Si tienes dinero o pistola (mejor las dos cosas) el fisico no importa.

Nefer dijo...

El físico importa claro que sí, es lo primero que entra por la vista y el primer producto que nos venden. Otra cosa es la imagen que tú tienes de tí mismo y que quieres proyectar a los demás. Yo soy delgada, delgadísima, entraría en el "canon de belleza actual" pero... a mi la gente me critica por esar delgada... envidia o es que realmente anhelamos una imagen que no se corresponde con los parámetros que nos quieren imponer?... y es que nadie está contento con lo que tiene, el que está gordo por gordo, y el que está flaco por flaco... lo importante es quererse a un mismo y lo que opinen los demás... pues eso (aunque yo tengo complejo de flaca).
Saludos veraniegos.

El Foces dijo...

Y no olvideis aquel piropo antiguo... !!! fea, que de fea que eres vas tirando para guapa...!!!

Fondo Norte dijo...

Es que las tapitas del bar, el aperitivo antes de comer y una buena parrillada a pocos se nos resisten. El físico es salud, pero que no te lo diga uno de bata blanca en un anuncio de la tele o en el típico anuncio con maciza.

Primeras impresiones hemos tenido todos, pero seguro que con el tiempo ni nos acordamos cuando hemos ido conociendo al que va debajo de la coraza. La imagen es el resultado de multiplicar el aspecto de una persona por el mayor o menor grado de prejuicios del observador. Otra cosa, como ya habéis dicho, es la higiene.

Ejecutivo, con traje y la corbata atada hasta las cejas, llegada al aeropuerto a 40 grados en pleno verano y que te venga a recoger tu proveedor en chanclas y camiseta y verle la cara de gilipoyas que pone, no tiene precio.

Ramón José Martínez Cuevas dijo...

Hola!!

Claro que el físico importa, lo que se debería es educar a respetar el que tienen los demás. Diferente es poder aguantar el que uno tiene, aunque yo particularmente cada vez le doy menos importancia.

Buen artículo y buena elección de las fotos!!

Salu2 del tijolero!!

Álex dijo...

Reconozco que no me hace mucha gracia la superstición aristotélica del punto medio virtuoso, pero hay que decirlo: estar demasiado flaco tampoco es jauja. Y lo dice alguien a quien su propia columna vertebral le producía hematomas en la espalda, simplemente por apoyarla normalmente contra el respaldo de la silla.

Mario dijo...

Que esta uno dispueto por un físico agradable?? el injerto de los pelos del sobaco en la cabeza?

El Pinar dijo...

Estupendo post, seguro que más de uno nos sentimos indentificados con todo lo que has escrito,siento no haber entrado antes Jesús, he tenido un día complicado.

Estoy de acuerdo con que el físico es lo que importa hoy día, independientemente de como tú te sientas. Es una pena que se triunfe más por un físico y no por una voz, como en el caso de esta soprano rechazada por su obesidad... imagino lo mal que se ha podido sentir . Y digo imagino, porque soy a día de hoy una mujer con bastante sobrepeso, que a veces se siente mal por como me ven los demás , qué se llevarlo, pero que a veces me siento con la autoestima baja ya que te das cuenta que sólo te tratan por tu fachada y en muchas ocasiones te excluyen por como eres.

En cuanto a tener una imagen, pienso que vivimos en una sociedad tan materialista que hace que las pesonas se vuelvan artificiales a la fuerza. De todos modos me quedo con la imagen de esa persona gorda o delagada que te habla con dulzura.

Nadie quiere estar gordo/a JoseAntonio, ¿ pero y si lo estás?

Quizás esté gorda por que coma mucho, quizás porque tengo el tiroides mal, quizás por ansiedad, que se yo.. pero mientras que estoy con este sobrepeso quiero que los que me rodean me quieran por como soy, nada más que por eso.

Jesús Lens dijo...

¡¡¡ Hey Tijolero!!! Bienvenido. Pues sí. El físico importa. Y mucho. Como decían José Antonio y el Foces, hasta en las pruebas de selección de una empresa.

Mario introduce un matiz: ¿hasta qué punto lucahar, por ejemplo, contra la calvicie? Yo tuve que usar Minoxidil un tiempo, al tenerlo ralo. Pero ahora aguanto. Y claro, no me preocupa la calvicie. Como (aún) no la tengo...

Cada uno con sus manías a cuestas.

Pinar, lo que dices es cierto. Muy, muy cierto. Lo que Jose Antonio quería decir, y matiza muy bien el tema de la enfermedad, es que los sobrepesos "voluntarios" son indicativos de una forma de ser de las personas con la que podemos o no podemos comulgar.

Porque todos conocemos a tipos gruesos que se han currado esos kilazos siendo bebedores compulsivos y fiesteros sin fin. Lo que no es ni bueno ni malo. Pero es indicativo.

En cualquier caso, y como dice Alex, la delgadez extrema que otros propugnan no es sana, ni mucho menos, anorexias aparte.

Y, sobre todo, me quedo con lo que dijo el Foces, y sobre lo que podríamos escribir mucho y bien. Más que el Físico, ¡¡¡¡ hay que apostar por la Química!!!!

Mir dijo...

La culpa la tienen los griegos con esas esculturas que hacían!!! jajajaja Vivan las Tetas Gordas!!

El Pinar dijo...

Jajaja Mir, eso eso vivannn!!.Hay que sacar lo positivoo!

¿Sobrepeso voluntario Jesús? Creo que te equivocas en lo que matizas. Los que tenemos sobrepeso lo podemos tener por muchas maneras.Además la obesidada morbida es ya una enfermedad.

Jesús Lens dijo...

Pinar, cada caso es un mundo. La morbidez, el tiroides o, sencillamente, una época mala de la vida, nos pueden conducir a un sobrepeso.

Más que por estética, hay que cuidarse por salud, física y mental. Que era el tema de la imágen y el físico. Como decía Jorge, van tan estrechamente unidas...

Hay que darle más vueltas a este tema.