"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL PERIODISMO EN LA TECNOSOCIEDAD DEL SIGLO XXI


Este año, la Feria del Libro de Granada tiene como leit motiv al periodismo. IDEAL publicó el viernes un interesante suplemento en que varios colaboradores escribimos sobre las relaciones entre literatura y periodismo, la irrupción de Internet y su influencia en los diarios así como los retos de futuro y las interrelaciones con Foros, Blogs, etc.

Ésta fue ni colaboración...





- ¡Extra, extra! ¡Últimas noticias!

Una noticia de impacto, no hace tanto tiempo, se transmitía de esta forma tan peculiar y característica: las redacciones enloquecían para componer una sábana que, en grandes titulares y a cuatro columnas, contaba lo que había pasado. Las máquinas funcionaban a todo trapo y, con la tinta aún fresca, cientos de chiquillos vociferantes se echaban a las calles a vender la exclusiva.

Eso, en las grandes ciudades. Porque a las zonas rurales, un última hora podía tardar semanas en llegar. Después aparecieron la radio y la televisión. Y empezó a dudarse sobre la idoneidad de la prensa escrita como vehículo de transmisión de noticias, una vez perdida su capacidad de velocidad e inmediatez. Debate que sigue abierto.

Ahora, sentado frente a un terminal de ordenador en una remota aldea y a golpe de click, un usuario conectado tiene a su alcance los periódicos del mundo entero, las noticias de última hora y la posibilidad de acceder a las más variadas fuentes de información. Por tanto, ¿para qué sirve un periódico impreso, en la era de Internet, en pleno siglo XXI?



Paulatinamente, los periódicos están cambiando su rol. De transmisores de noticias, están pasando a ser analistas e intérpretes de la actualidad. Cada vez más, los buenos periódicos se van destacando por la calidad y certeza en sus análisis de la realidad, la profundidad de sus reportajes y la habilidad y el genio de sus columnistas de opinión.

Una pantalla de ordenador, hoy por hoy, permite una lectura cómoda y atenta de, aproximadamente, dos/tres minutos. No más. Las ediciones digitales de los periódicos, por tanto, además de ser visualmente muy potentes, son instrumentos idóneos para una escueta y fría emisión de noticias y para una gráfica transmisión de datos en forma de barras, quesos, diagramas y demás brillante parafernalia de la infografía más moderna. El multimedia informático permite acceder a pequeños y escuetos bocados de una realidad que no puede durar más allá de un puñado de segundos.



Internet, por tanto, no ha venido a sustituir a la prensa tradicional, sino a complementarla. Porque los artículos de opinión, las entrevistas y los reportajes, para ser bien deglutidos por el lector, siguen pidiendo a voces estar impresos, negro sobre blanco. El papel sigue apareciéndose como elemento necesario e imprescindible a la hora de practicar un detenido y atento ejercicio de lectura que propicie la reflexión, el análisis y la generación de ideas.

Después podremos volver a la versión on line del periódico y participar en los foros de discusión abiertos al efecto, opinar y discutir, con razones y fundamento. O podremos entrar en las bitácoras personales de los columnistas de opinión para refutar sus tesis, corregir sus errores, matizar sus puntos de vista, refrendar sus ideas.



Igualmente, los blogs especializados permiten un tratamiento intensivo y permanentemente actualizado acerca de los temas más variopintos. Sean deportivos, cinéfilos, musicales, económicos, viajeros o gastronómicos; a través de las bitácoras es posible disfrutar del día a día de nuestras aficiones e intereses, interactuando con el dueño del blog y con otros lectores y usuarios que comparten gustos semejantes.

Pocas veces ha estado más vivo el periodismo que en este arranque de siglo XXI. Un periodismo que se cuela en la vida de los lectores a través de innumerables vías, lo que permite sentirlo más propio, más cercano, más accesible. Nunca ha sido tan estrecha como ahora la relación entre el periodista y el lector y, por tanto, de éste con su diario de cabecera.



Ello conlleva, lógicamente, una imperiosa necesidad de cambios y adaptaciones a esta nueva realidad, poliédrica, interactiva y bipolar. Cambia el lenguaje, la forma de escribir y, sobre todo, la forma de relacionarse con unos lectores cada vez más formados e hiperespacializados.



El periódico del futuro será, pues, el que sepa conectar con sus lectores, el que mejores plataformas les brinde no sólo para que accedan a una información de calidad, sino para que, después, puedan comentarla, discutirla y ponerla en tela de juicio, contribuyendo a un mutuo enriquecimiento. Sin olvidar que hoy, como antaño, el fin último del papel de periódico es servir como envoltorio para un buen par de lubinas.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.



12 comentarios:

El Foces dijo...

Jesus que verdad mas grande, yo llegue a conocer a los mozuelos que vendian el periodico por las calles, daban voces... por las noches, los domingos "Goleada" y asi se sacaban unas perras.

Pero sentarte, tomar cafe, abrir un periodico, encender un pito... oye, un placer aunque algunas veces, las mas, las noticias ya las conoces por Internet. !Viva lo escrito! Y la radio, que no obsta.

Javier F. Barrera dijo...

Qué gran verdad¡ Que el siglo XXI es el de la Comunicación, ergo en gran parte del Periodismo, pero tb. de la Publicidad etcétera. Qué grana verdad, que el papel de los diarios se está redefiniendo. Qué gran verdad que no sobrevive el más grande, el más fuerte, el más hábil el más guapo o el más rico, sobrevive el que mejor se adapta. Y si quieres m;as, te dego mis conclusiones tras el Congreso de Periodismo Digital de Huesca, de hace un mes? http://periodismoalpilpil.blogspot.com/2008/03/25-ideas-para-periodistas-que-pretenden.html

Anónimo dijo...

Ya te lo lei el viernes, porque al ver el suplemento en el Ideal, me dije: Jesus ha escrito algo aqui. Y te busqué. Y te encontré. Y cada dia escribes mejor macho. Pepe

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Muy bueno el post. Es un análisis de la realidad a la que no podemos cerrar los ojos. De todas formas, aunque la versión online de la prensa ha sido un gran avance para el lector (desde casa tenemos toda la información), los asiduos de la prensa escrita nunca la abandonarán. La pregunta del millón creo que es la siguiente:

¿Y nuestros alumnos/as? Me refiero a esos críos/as de Educación Primaria que han nacido y convivido con mandos a distancia a su alrededor. ¿Qué ocurrirá cuando dicha genereción sea adulta?

Parte de la culpa quizás sea nuestra, de maestros/as y padres/madres.

Un saludo

El Pinar dijo...

Creo Gregorio, que mientras los críos nos vean leer a los padres, estamos salvados.

En casa siempre se compraba el periódico a diario. Ahora con internert, sólo algunos días en semana. Yo personalmente también prefiero el papel impreso, es mucho más cómodo para una lectura con detenimiento.

Estupendo artículo Jesús.

Abel dijo...

El bit forma parte de la inmediatez, lo efímero y fugaz, por el contrario el papel es más deletereo, permanente y sosegado.
Hay sitio para ambos, solo hay que saber encajar uno con otro.
Por cierto, comparto plenamente que sobrevive el que mejor se adopta, pero bueno, en eso consiste la evolución ¿no?

paco Montoro dijo...

Todos los días entro en varios periódicos por internet, y la verdad es que es muy útil. Pero me pasa como con las revistas y libros, donde pongan un papel impreso que me quiten de la pantalla. Me he descargado libros, y soy incapaz de leer 2 páginas...al o mejor es cuestión de costumbre...pero un periódico, revista o libro, impreso por favor.
Saludos

Jesús Lens dijo...

Pero Gregorio lo ha dicho. ¿Qué pasa con los chavales? Nosotros somos de la generación del papel y luego nos ha llegado el ordenata. Así que seguimos aferrados al papel. Pero ¿y los niños de ahora?

¿Leen los periódicos?

No dejéis de leer lo que comentaba Barrera. Excelente.

Anónimo dijo...

Creo que nuestra éoca, la digital, es la de las grandes síntesis. Papel y pantalla son dos formas complementarias, no excluyentes.
A las 6 de la mañana leo varios periódicos online y a las ocho y media voy al quiosco y compro uno o dos periódicos.
Conozco las noticias de internet, pero necesito oírlas en rdio y, leerlas en prensa y verals en un telediario.
Paradókicamente, creo que tal exceso nos llevará a una trivialización de la información, a un empacho en que el lector se haga cada vez más pasivo-pasota y más deshumanizado, ya que una catástrofe humana pasa a ser una escena cotidiana.
Rigoletto

Jesús Lens dijo...

Y, sin embargo, querido Rigoletto, los gurús de la cosa piensan muy al contrario. Que el lector no sólo es cada vez más exigente, sino que quiere ser portagonista del nuevo periodismo, generar noticias, ser actor y no mero consumidor pasivo...

A ver si Javier Barrera no ampliara algo más sobre esta cuestión.

Alfa79 dijo...

Jesús, cuando escribes sabes sacar conclusiones muy acertadas y, además tienes la "finura" de producir un debate bloguero de intensidad.
Creo que ningún medio informativo sustituye a otro, todos son complementarios, y desde luego que el papel es imprescindible para poder leer en condiciones y con comodidad.

Decían que la TV.acabaría con la radio, pero está siendo casi al contrario (como ej. "Hoy por hoy" de la SER es escuchado por más de 3 millones de oyentes. Pocos programas de tv. tienen tanta audiencia).

El papel: importantísimo. Hace poco intenté leer un libro en la pantalla del pc. y terminé "mareao", "destrozao".

Saludos en un buen día de lluvia.

Alfa79

Jesús Lens dijo...

Alfa, es la clave. Complementariedad. Pero eso te obliga a ser el mejor en muchos frentes, lo que compliza las cosas.