"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

CÓMO PERDER UN CLIENTE EN MEDIA HORA

El viernes por la mañana me tengo un curso en la ESNA, sita en lo más alto de la calle Reyes Católicos. Como empezamos a las 9 de la mañana, me gusta llegar a las inmediaciones a eso de las 8.15 u 8.30 para tomar un par de cafés y media tostada de mantequilla, echando un vistazo a la prensa, que compro en el quiosco de Plaza Nueva.

El Café Lisboa siempre está atestado, pero hay uno en las inmediaciones que está bien: buen decente, varios periódicos para los clientes y música agradable. Nada especial, pero un sitio agradable.

Ayer viernes, de primeras, el bar no estaba abierto cuando subía a comprar el periódico, pero alzó la persiana justo en ese momento, así que entré. De primeras, no había pan del día para las tostadas. Así que me pusieron medio mollete revenido. Y, además, no había periódicos, claro, con lo que me quedé sin la ración matutina de Marca

En la radio, un cutreprograma mañanero, bien estridente. Se notaba que habían cambiado de camarero. Tuve que pedir hasta tres veces el segundo café. Porque habían entrado cuatro clientes y el nuevo no daba abasto. Y ya llegaba tarde al curso. Pedí la cuenta y pagué con 20 €. Me dieron el cambio de diez. Lo hice notar. Me devolvieron los 10 €, sin una disculpa.

Y salí por las puertas, lógicamente, convencido de que no me verían más el pelo por dicha cafetería. Total, en la misma zona y bien pegaditas, hay del orden de siete o diez.

¿Por qué monta nadie una cafetería para dar un servicio tan malo?

25 comentarios:

paco Montoro dijo...

Ante todo darte la enhorabuena por ser tío, debéis de estar como locos con Julia.
Si hay algo que me repatea es una mala calidad en los servicios...de veras, cuando uno va a una cafetería y ve la maná de incompetente me dan ganas de irme, cosa que varias veces he hecho. Debemos de ser profesionales en nuestros respectivos trabajos y no portarnos como verdaderos patanes...Hoy al medio día voy a una céntrica cafetería con mi madre a tomarnos una cerveza, vacía y tuve que llamar la atención al camarero para que me atendiera...esas cosas son de vergüenza para un profesional Un saludo

El Foces dijo...

El camarero? inmigrante, seguro. Pendiente de hacerse un mamografia. (o vasectomia, o lo que sea...) Asi nos luce... Y es que desde que murio Perico Chicote ya no hay un servicio en condiciones.
Mollete rancio, el otro dia me dieron uno, se ponen correosos en la plancha.

Jesús Lens dijo...

Nada de inmigrante. Un gordo de pelo ensortijao que se podría llamar Curro. Producto nacional, querido Foces. Inmigrantes tienen en el Lisboa y en el Central y trabajan perfectamente,

Alfa79 dijo...

Todo esto que relatas ocurre de forma tan corriente como impresentable, pero al menos tú estimado Jesús te has atrevido a contarlo. Y es que lo malo de todo esto es que nos estamos acostumbrando a estos seudo-profesionales y casi nunca nos quejamos.
Pero yo hago o haría lo mismo que tú, un cliente perdido.

También recordaré que existen otros/as profesionales de la hostelería de auténtico medallero.
Propongo publicitarlos -alquna que otra vez-.

Un abrazo. Alfa79

El Foces dijo...

Pelo ensortijao? De ascendencia moruna, seguro. Un "españos" no lo haría. (eso decía un preboste hace poco...)
Pues por criticar el servicio de la hosteleria se cargaron a mi amigo Gregorio.
Jesus, hace muchos años fui barman un verano(para sacarme unas pesetillas) Oye, trabajo duro de cojones...

El Pinar dijo...

Tu lo acabas de decir, un camarero nuevo, acababan de abrir....
Yo les daría a esa cafetería y esas personas que trabajan una segunda oportunidad, porque un mal día lo tiene cualquiera.

Como dices Foces trabajar en este sector es duro y más cuando te ponen a servir en la barra, sin repajodera idea de donde está todo, sin explicarte nada y encima con exigencias.

Jesús Lens dijo...

Pinar, si hubiera sido un chaval joven, vale. No era joven y no era debutante. Sencillamente, y perdón por la grosería, se la sudaba el trabajo, el cliente y el negocio.

Pero lo que dice Alfa es muy cierto: hablemos de grandes y buenos barmans/women. Como Rosa, donde hemos estado esta mañana...

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

Pero ese cabreo seguro se te ha pasado hoy con el buen servicio y las buenas viandas y mejor bebida en tierras lorquianas querido aigo (además Rosa, la camarera, de la zona, conocedora de todo lo que nos ofrecía).

Jesús Lens dijo...

Sin duda. Esta tarde escribiremos sobre esa otra cara de la hostelería que es verdad que sólo escribimos cuando las cosas son malas o negativas.

Twister dijo...

Bien cierto es eso, yo vagabundeaba siempre por algun bar que tras cambio de camarero acaban perdiendo clientes, bien por perdida de afinidad, bien por la bordería del recién llegado..

Saludos.

Gu. dijo...

No le des más vueltas, Jesús. El tema es que el camerero te reconoció!!!

El Foces dijo...

Lo jodio de esa profesion es que el cliente NO siempre tiene la razon pero hay que dársela...

Jesús Lens dijo...

Foces, que yo sepa, eso es lo jodido de cualquier profesión que se haga cara al público.

Y es más fácil llevarse bien con el cliente cuando no le tratas como a un engorro o a un grano que te ha salido en el culo, un fastidio y un incordio, ¿no crees?

¿Nunca os ha asaltado la sensación de que, por entrar en una tienda/bar/cafetería deberías pedir perdón al dependiente, al que interrumpes en su lectura del periódico o rellenado del Autodefinido?

El Foces dijo...

Es verdad Jesus, aunque yo he sido algo cabroncete al comprar y obviamente un pelotas al vender... (he vendido poco, la verdad).
La hosteleria tiene un problema añadido, que el servicio y el consumo es "al momento" y eso crispa.
Claro que hay gente que no sirve para ese oficio. Me acuerdo de un sainetillo de television, la ensaladilla, buenisisma critica sobre el ¿me entiende, me escucha?

Fondo Norte dijo...

¿Nunca tuviste un mal día?

Jesús Lens dijo...

Fondo, claro que sí. Pero procuro que no afecte a quienes me rodean. Y cuando les afecta, al menos, pido disculpas.

Pero si después de tratarte como el culo y de darte un servicio más que deficiente, te intentan escamotear 10 euros (por error, supongo) y ni siquiera te piden disculpas; te aseguro que el problema no es mío y que no me voy a sentir culpable por cambiar de lugar donde tomar un café los viernes por la mañana.

Había una palabra... Profesionalidad, creo que se llamaba...

Fondo Norte dijo...

Hombre, siempre cabe lo de una segunda oportunidad, por la duda del si volverá a suceder. A mi también me ha pasado, estando delante y detrás de un mostrador.

Míralo como un cúmulo de casualidades (que ponen de mala follá), y ya sabemos que en Graná lo de la mala follá es contagiosa. Dale otra oportunidad al muchacho copón.

Jesús Lens dijo...

Fondo, como cliente, si me equivoco pagando un café o los periodicos y doy menos dinero, aunque sean 5 céntimos, me deshago en disculpas.

Un camarero puede tirarte encima un café en un descuido. Lo que no puede es, encima de hacerlo, despacharte sin una mala disculpa.

En Granada, con la excusa de la mala follá, pretendemos camuflar lo que no es si no una falta de profesionalidad de órdago.

Y ojo, que el chaval ya había cumplido los 30.

Fondo Norte dijo...

Hay días de todos Jesús, no creo que lo hiciera intencionadamente. Nopody is nerfect.

En fin, no he dicho nada.

Jesús Lens dijo...

Eso digo, que no creo que lo hiciera a prpósito, lo de equivocarse en el cambio. Pero que si trabajas cara al público, un mínimo de cortesía y amabilidad es exigible ¿no crees?

Ya que te pulen tres euros y medio por dos cafés y media tostada, al menos, que no te traten como el culo.

Jesús Lens dijo...

Por cierto, amigo Gu, que eso sí me habría preocupado. Aunque denotara un interés y un seguimiento por las cosas que escribimos...

No, no. Yuyu, yuyu.

forastera dijo...

Impresionante!!!!en primer lugar el hecho de que lo primero que nos paramos a pensar es que el camarero es un inmigrante, esta España huele a podrido, porque digo yo, es cierto que hay buenos y malos profesionales, lo que pasa es que porque tenemos la suerte de poder acudir a un cursillo y pretendemos que nos tengan el marca y la emisora que nos gusta, pues uno se cabrea si no le tratan como señorito, ese de la España rancia...sigo, quizás seas el típico funcionario, bien de lo público o de lo privado, porque ya en empresas privadas hay funcionarios, esos que también le importa una mierda el público, y te tratan como si fueses a pedir limosna...quizás debes pensar que actitud tuviste tú al entrar al bar, quizás no diste un buenos días amable, sino que te pusiste en la posición que a tí te pareció, tú que tienes el lujo de ir a desayunar a una cafetería, incluso el tiempo suficiente para poder hacerlo...es cierto, quizás sea injusto mi comentario y tú fuiste muy amable con él...sólo te pido que también te analices a tí mismo, y que pienses como te ha dicho alguno por aquí, quizás era un mal día para el camarero, quizás era su primer dia, y el que tenga más de 30 años pues con más motivo...quizás se quedó sin su puesto de interventor en un banco y tiene una familia que mantener y una hipoteca que pagar y a lo primero que se pudo agarrar es a ese puesto de camarero...en fín, yo de tí la lección que sacaría de lo que te ocurrió es que no se puede juzgar precipitadamente a la gente y mucho menos burlarse de su aspecto

Jesús Lens dijo...

Forastera ¿y qué quieres decir con funcionario? ¿Qué son vagos e inútiles en su trabajo? Porque es lo que pareces indicar, juzgando a un colectivo al completo de forma gratuita.

Es lo que tienen las generalizaciones.

Es verdad. Soy un señorito que toma café en las cafeterías. Menos mal que todavía quedamos unos pocos de señoritos ¿verdad? Porque las cafeterías, por las mañanas, están todas vacías, nadie tomando café en ellas.

Por eso, en Granada hay más bares y cafeterías por metro cuadrado que en todo el mundo.

De todas formas, el dueño de la cafetería con el muchacho en cuestión estará encantado de que el chico siga pagando con los clientes sus malos momentos. Es lo que se llama profesionalidad y compromiso con el trabajo.

Por cierto, sí doy los buenos días cuando entro a las cafeterías. Suelo pedir por favor, no atosigar al personal y dar las gracias al marcharme. A veces, hasta dejo propinas.

Pero me ha dolido lo de señorito. Mañana voy a pasar tanta vergüenza por darme el lujo de tomar café en la cafetería que lo tomaré en la máquina de la oficina. Y a los camareros, que les follen. Que se vayan al paro para que no tengan que rebajarse a servir café a los señoritos.

Por cierto, y por curiosidad, ¿sabes cuál es el trabajo de mi pareja? CAMARERA!!!

Anónimo dijo...

Perdona, el termino de señorito no es por tomar cafés en las cafeterías, yo también lo hago antes de entrar a trabajar, y en medio de la jornada...es el hecho de pensar que porque en ese momento estamos al otro lado tenemos derecho a que nos sirvan y no el camarero no sirve, hace su trabajo, pero la época de ser servicial ya quedó anticuada, lo puede hacer bien o mal, estoy de acuerdo, pero ahí queda la cosa, hace mal su trabajo, pero creo que el comentario de que una persona hace mal su trabajo se alargó en decir si es inmigrante, si era españolito pero chusma etc etc...en cuanto a los funcionarios, pues mira, yo no sé pero el trabajar en un lugar en el que tengas que depender de ellos a diario es una pesadilla.Y perdona mi intromisión, en serio, no es lo que has dicho, es como lo has dicho y las conclusiones fáciles que se sacaron de tu comentario.

Jesús Lens dijo...

Me alegro de que reconduzcamos esta charla.

Dos cosas.

Si le molestó lo del comentario del inmigrante, métale caña a la persona que lo hizo. Si comentario, confuso, quedaba aclarado un poco más abajo y hacía referencia a las palabras del señor del PP que dijo que ya no había camareros como los de antes. Pero muy confuso.

En cualquier caso, creo que convendremos en que lo deseable es un trato serio y profesional, en todos los ámbitos. Sea tomando un café, sea en la administración.

Y ahora, le ruego encarecidamente que lea, un poco más arriba, la entrada titulada "Ganar clientes a Cascoporro" ¿de acuerdo?

Buen día.