"Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo. Nos hemos mudado. Pincha enlace rojo.

EL FACTOR EINSTEIN


¿Sabían ustedes que, antes de la Guerra Civil española, durante los tiempos de la República, se tanteó a un tal Albert Einstein para que, tras haberse exiliado de una Alemania que ya olía a nazismo y antisemitismo, se instalara en España, a través de una cátedra que se le daría en la Universidad madrileña? ¿Sabían ustedes que, a resultas de esas gestiones, Einstein hizo buenas migas con algunos científicos españoles que, finalmente, también terminarían exiliados en los EE.UU?


Pues sí. Todo ello es cierto. Y partiendo de esa anécdota, el escritor Andrés Pérez Domínguez ha construido una sólida historia titulada “El factor Einstein”, publicada por Martínez Roca, una novela ambiciosa, voluminosa, en la línea de los mejores libros de espías de los más reputados autores internacionales.



Porque “El factor Einstein” transcurre en los EE.UU de preguerra así como en el Berlín enfebrecido con los nazis. Uno de los mejores capítulos de la novela se encuentra al principio de la misma, cuando Frida ha de encontrarse con un sujeto en un café de la capital alemana. La tensión en que transcurre la persecución y abordaje está perfectamente lograda.



Hablamos de una historia tradicional de espías, con agentes dobles, estrategias, persecuciones y asesinatos en la que el mejor papel corresponde a Frida, una Matahari de los nazis que, convencida de su misión, aún tiene resabios conservadores que la hacen desdoblar su personalidad entre la Frida científica, ilustrada e intelectual y la Frida asesina, convencida de que tiene una misión entre manos que la obligará a mentir, engañar y, llegado el caso, hasta a matar.



Pero ¿cuál es el McGuffin de la historia? ¿Qué pone en marcha a Frida y por qué un Einstein en horas bajas como científico aún tenía un importante papel que jugar en el concierto de la alta política mundial?



Una palabra, o mejor dicho, un concepto nos lo explica ya que a medida que los años treinta se ven abocados a una conflagración internacional, un mineral comienza a cobrar una importancia capital: uranio. Uranio para fabricar bombas. Unas bombas muy especiales: las bombas atómicas que pudieron ser posibles “gracias” a la famosa teoría de la relatividad de un científico genial que, en esta novela, también es una persona entrañable, cálida y cercana, al que descubrimos en la intimidad de su exilio americano, tocando el violín, navegando en barco o haciendo gala de sus notables dotes de seductor.



Una novela de espías que, como todas las que se precian en este sector de la literatura, tiene cerca de seiscientas páginas, necesarias para contar una historia de largo alcance y amplio recorrido, con unos personajes muy bien perfilados y una atractiva trama, bien trazada y mejor resuelta.



A quién le gusten las novelas de intriga (que no negras y policíacas propiamente dichas) basadas en un periodo de la historia tan excitante como el de entreguerras, en “El factor Einstein” encontrará una extraordinaria novela con la que entretener las todavía largas noches de este extraño invierno que ya toca a su fin.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

PD.- Más información: en el Blog de El Factor Einstein.

16 comentarios:

Twister dijo...

Einstein, uno de los grandes genios del siglo XX, de él me acuerdo de la Teoría General de la Relatividad y del efecto fotoeléctrico, aunque tuvo muchas teorías que sentaron las bases de la moderna mecánica cuántica, ays que pena que el cerebro no almacene todo lo estudiado. Buen tipo.

El libro apuntadito, claro está.

Nefer dijo...

Tiene buena pinta; apuntado. Ya va engordando la lista de "próximas lecturas"... se me acumulan.
Saludos literarios.

Jesús Lens dijo...

Néfer, dímelo a mí, que mira la lista de la derecha de Libros que van llegando. Yo es que soy un adicto, maldición.

Twister, tú que eres de ciencias... creo que te gustará. Me ha molado que las ciencias y las letras confluyan en un libro. Aunque las ciencias, lógicamente, a nivel básico.

Nefer dijo...

Ya la he visto... impresionante. Mi lista se queda de momento un poco más cortita, aunque barrunto que irá aumentando en los próximos meses. Yo no sé de donde sacas el tiempo para buscar, escribir, leer, ver, correr... hay más de un Jesús verdad? ^_^

Jesús Lens dijo...

Nefer, las ojeras me delatan. Dormir poco, ver poco la tele (que no los DVDs) y aprovechar el tiempo al máximo. Aún así, ahora estoy leyendo demasiado poco.

Twister dijo...

Estoy con Nefer, seguro que tiene un clon :))

Intentaré hacerme con el libro...

paco Montoro dijo...

Einstein se me viene a la cabeza cuando veo mi admirada película Calabuch. Como te fue en Albolote???Un saludo

Alfa79 dijo...

Pues si el efecto Einstein es similar a su gran fórmula E = m . c2, entonces sí que debe ser bastante interesante.(lo malo son las "600 páginas"...)

Estoy convencido que Jesús tiene que multiplicarse de alguna forma (Jesús, Jesús Lens, Patón...).
Si aplicamos la teoría de la "relatividad", entonces sí que hay "un sólo Jesús", dispuesto o repartido en varias "dimensiones" o "planos" del espacio.

"Calabuch", muy buena película hecha en Peñíscola.

Saludos desde "el desierto". Alfa79

Jesús Lens dijo...

Calabuch... guardo vago recuerdo pero me gustó.

La cosa es tener un Yo Virtual que trabaje mientras el Yo Real hace otras cosas.

Paco, regular nada más en Albolote. Salí demasiado rápido para mis condiciones y me ahogué.

¿Tenéis pensado leer la novela? Si es así, propongo un foro virtual con el autor.

¿Hace?

Anónimo dijo...

Me encantaría participar en un foro con el autor. Leí La clave Pinner y me gustó mucho. Y El factor Einstein me ha gustado más todavía

Jesús Lens dijo...

Pues amigo ANónimo, vaya preparando sus preguntas, a ver cómo lo hacemos...

Chao dijo...

Acabode leer el factor Einstein y me ha gustado, pero va demasiado lento, explica muchas veces todo y acabas diciendo, "que ya me lo se, venga un poco de emoción". Me ha gustado por la mezcla entre historia y realidad de la novela y como gente tan radical puede jugarse la vida por una idea, aconsejo leerlo

el_chao@hotmail.com

Jesús Lens dijo...

Chao, pienso que el autor no ha querido ir a borbotones, apabullando al lector, sino despacito, a través de una prosa muy bien cuidada. Una historia muy interesante ¿verdad?

Andrés Pérez Domínguez dijo...

Hola, Jesús: me alegra ver en tu blog algunos comentarios sobre mi factor Einstein. Los agradezco todos. Y aciertas cuando dices que el autor prefiere ir despacio. Todo lo de la bomba atómica, etc, no es más que una excusa. Lo que a mí me importa de verdad son las pasiones que mueven a los personajes, y para esas emociones no hacen falta demasiados tiros ni sobresaltos, más o menos lo que traté de hacer con La clave Pinner, que me consta que leíste. Si me lo permites, dejo aquí la dirección de un blog, en el que he incluido las entrevistas y reseñas que han aparecido sobre El factor Einstein. La tuya también está, por supuesto: www.elfactoreinstein.blogspot.com
Un abrazo
PD: en septiembre u octubre está prevista que salga mi nueva novela, El síndrome de Mowgli. Tal vez los de Algaida preparen algunos ejemplares antes del verano, para la prensa y la crítica. Les pediré que te manden uno.

Jesús Lens dijo...

Andrés, ganas tenemos de leer esa novela. He puesto el enlace con el Blog del Factor Einstein en el texto, para que sea más fácil de consultar.

¿Irás a Gijón este año?

La Clave Pinner, notable ejercicio de novela de espías. Buen regusto nos dejó.

Andrés Pérez Domínguez dijo...

Pues no sé nada de Gijón, Jesús. Si al final me llevan estaré encantado de veros por allí.
Un abrazo